Las 6 piedras con las que tropezarás en tu camino Emprendedor por @AlexMorenogc

    Alex Moreno - Blogger en TodoStartups.comJusto hoy me hacían una entrevista en una radio local en la que me comentaban que ayer habían entrevistado a un emprendedor que está empezando a desarrollar su proyecto y les hablaba sobre la dificultad de emprender, lo cuesta arriba que se hace sacar un proyecto adelante y me preguntaron que si para mí también ha sido difícil el camino.

    Le respondí que es difícil, hay muchas piedras que sobrepasar pero no hay que rendirse, que por mucho que te caigas tienes que levantarte, porque una vez superado ese camino de piedras miras hacia atrás y te reconfortas viendo que has podido superar todo ese calvario.

    Unos minutos después recibo un correo de todostartups.com motivando que escriba un artículo como blogger y me decidí a escribir sobre las que yo reconozco que son las 6 peores piedras que te encuentras en el camino del emprendedor.

    1ª piedra:

    Puede sonar típico, pero hay una realidad, y es que todos los emprendedores (salvo una privilegiada minoría) necesita más dinero de el que dispone, o por lo menos desearía hacer cosas que la falta de capital le impide realizarlas. Ya sea una campaña publicitaria, una presentación de su producto, o un mejor acabado final de éste, son situaciones con las que el emprendedor se encuentra y de las que no puede disponer en la mayoría de las ocasiones.

    2ª piedra: Inexperiencia:

    Por regla general emprendedor suele estar asociado a joven, no tiene por qué ser así, pero es lo más común, y esta juventud suele tener asociada una inexperiencia en muchos factores a la hora de llegar a cabo un proyecto. Antes de empezar todo parece fácil y sencillo, pero es una imagen errónea que una vez comenzado el camino se elimina de la mente del emprendedor y se convierte en una experiencia constante que te va enseñando los errores que vas cometiendo paso a paso.

    Me gustaría poder emprender con 20 años con la experiencia de un emprendedor de 10 negocios y con 60 años, seguro que me iría mucho mejor que con mi actual proyecto.

    3ª piedra: Inconformismo:

    No se la razón, pero el común de las aptitudes de mi alrededor emprendedor es el inconformismo, todos y cada uno de los emprendedores que me rodea son inconformistas, y buscan la perfección de su proyecto.

    Imagino que la motivación de querer emprender se basa también en ese inconformismo del estilo de vida del trabajador por cuenta ajena, es algo que corre por la sangre de todos nosotros, los emprendedores y algo con lo que tenemos que aprender a vivir. Vemos proyectos a diario y de cada uno de ellos sacamos una pequeña cualidad que queremos introducir en nuestros productos, vemos a la competencia haciendo una función específica y queremos hacerla mejor. Ésta podría verse como una piedra menos importante, pero para mí es casi tan importante como la anterior.

    4ª piedra:

    Es de agradecer la existencia de sitios como éste, todostartups, ya que ha cada día más hay gente con muy buenas ideas, nacen proyectos muy interesantes, con mucha calidad mental detrás, pero caminan muy lentamente o terminan cerrando ya que no obtienen la promoción que necesitan.

    Yo me sorprendo con la cantidad de buenas ideas que nacen y la calidad de casi todas ellas, pero por desgracia se quedan en el camino muchas de ellas porque no han sabido llegar al público con el mensaje correcto o en el momento adecuado, y es que por desgracia el emprendedor no sólo tiene que saber de su idea o ámbito empresarial, de economía, de contabilidad, de administración, sino también de marketing; sí ser emprendedor es una ‘profesión’ la mar complicada.

    5ª piedra: Todo ser humano sufre en ciertas etapas de su vida unos momentos de decaimiento o desgana que pueden afectar al proyecto, ya sea porque no se cumplen unas expectativas muy altas o porque el esfuerzo que realiza no se ve recompensado de la forma que desea, y ésto en un emprendedor puede hacer pensar en tirar la toalla para buscar algo más estable.

    6ª piedra:

    Y por último, la sexta y última de las peores piedras, que no son las únicas, es la falta de apoyos que tienen muchos emprendedores ya sean por instituciones, como por proveedores, por inversores, por clientes y hasta por personas cercanas al emprendedor; muchas veces motivadas por la incertidumbre que rodea al comienzo de un proyecto que puede ser que funcione como que no funcione, lo que hace que estas personas no presten todo el apoyo que pudieran.

    Superar estas piedras en el camino del emprendedor supone un crecimiento, un aprendizaje para la persona que para mí vale más que todas las piedras que se puedan poner en mi camino. El bagaje que se adquiere al luchar el día a día en un proyecto que es tuyo, y para tí vale mucho más que el que se adquiere trabajando en cualquier empresa. Así que si estás en este camino o piensas tomar esta ruta te recomiendo encarecidamente que no te rindas y allí nos vemos!

    No hay comentarios