Los artistas también serán #Emprendedores by @JMartinezAmo

    El mundo de los contenidos de tambalea ante la el tsunami de internet y le está costando horrores sobrevivir a la disrupción tecnológica. El especial la música, el cine y la literatura están muriendo como industria de grandes empresas. Sin embargo, el talento no para de aflorar y cada vez hay mas usuarios consumiendo contenidos. Mientras se democratiza la cultura, algunos lo pasan mal para financiar las obras artísticas que la enriquecen.

    En este contexto podemos hablar claramente de una desintermediación del arte. Gracias a internet, las obras pueden fluir directamente de autores a público. Sin embargo esto que ha priori parece algo maravilloso exige un cambio de paradigma y de mentalidad. A partir de ahora un artista es un emprendedor, y su empresa es su proyecto artístico.

    El otro día en Radio 3 escuché algunas de las propuestas que están llevado a cabo ciertos grupos. Una de ellas, de Canteca de Macao consistía en hacer crowdfounding. Ponían un coste al disco y sólo saldría cuando su público lo hubiera financiado (inversión mínima 10€). Al invertir te llevabas el disco antes de su salida al mercado y tu nombre en la portada junto con los otros inversores. A partir de 2000€ hacían un concierto privado donde tú quisieras como contrapartida.

    Otro grupo directamente se había constituido como empresa y había ido a buscar inversores a empresas se capital riesgo de Nueva York. ¿Sabéis que? Lo consiguieron. La empresa se valoró el 200.000 €, que es lo que necesitan para los costes de grabación, edición y promoción. En cuanto haya beneficios se repartirán dividendos, pero ellos tienen un 51% de las acciones que les permiten seguir haciendo su música como quieran.

    Lejos de culpar a internet de todos los males, estos grupos emprenden. Es fácil de entender que no todos los artistas tengan ganas de llevar ellos semejante peso, pero seguro que aparecen fórmulas sustitutorias de las grandes discográficas en las que un miniequipo de emprendedores o amigos gestione a los artistas trabajando mano a mano.

    El primer caso de éxito se dio en España con Vetusta Morla. Ellos se gestionan el merchandising, management, producción y grabación. Se han rodeado de amigos que les ayudan en las labores y cobran por ello porcentajes. Es un modelo muy sano porque todo el mundo se ve obligado a aportar si quiere recibir, aglutinando la empresa alrededor del artista.

    Cada vez vamos a ver más propuestas así. La barrera entre artistas y emprendedores ha caído, pero el sector en España está en sus horas más bajas. Tendremos todavía que esperar un poco.

    Javier Martínez Amo

    No hay comentarios