Los Business Angels a examen por @JavierCidGil

    Javier Cid Gil - Blogger en TodoStartupsEn el proceso de búsqueda de financiación todo el mundo asume que las miradas se centran sólo en el emprendedor y su proyecto.

    Si ha identificado bien el mercado y la competencia, si se ha rodeado de un equipo competente y con experiencia, si tiene un buen modelo de negocio, si el proyecto es escalable, si soluciona un problema real con una propuesta de valor por la cual los clientes pagarían…

    Parece casi un proceso por el que el alumno (emprendedor) se somete a las incisivas preguntas y al sesudo análisis del sabio profesor (inversor). Pero ¿quién examina a los inversores?, ¿son los mejores para mi negocio? ¿verdaderamente es “capital inteligente”? ¿me van a ayudar a desarrollar el plan de negocio?

    No por ser el lado más débil de la negociación los emprendedores deben renunciar a evaluar también a sus potenciales inversores. Aquí resumo algunas cuestiones sobre las que los emprendedores deberían pensar a la hora de elegir compañero de viaje y antes de embarcarse en un “matrimonio de conveniencia”.

    Conocimiento del negocio. Verdaderamente tiene experiencia en mi sector y nicho de mercado y me va a aportar conocimiento o sólo es apariencia. Cuidado que no es lo mismo saber de un sector en general que conocer en profundidad un nicho de mercado.

    Capacidad económica. Invierte en mí todos sus recursos o tiene capacidad para sumarse a futuras rondas de financiación que pudieran ser necesarias en el medio plazo. Además si no tiene muchos recursos forzará antes una salida.

    Experiencia inversora. Si soy su primera inversión probablemente el proceso sea muy desorganizado y se extienda mucho en el tiempo. Puede que sea menos exigente que un VC institucional o un inversor más sofisticado, pero por el contrario dudará mucho más en todos los pasos y decisiones.

    Contactos en el sector. Me puede presentar a personas relevantes que me van a ayudar a impulsar el negocio o le va a costar el mismo esfuerzo que a mí llegar a esos ejecutivos relevantes.

    Contactos en el mundo financiero y otros inversores. Esto puede ser crítico de cara a cerrar futuras rondas de financiación o incluso para que pueda gestionar su propia salida de la compañía.

    Química personal. Aunque a priori pueda parecer irrelevante, para el inversor hay una gran parte de la decisión enfocada en la persona del emprendedor y para el emprendedor al final vas a tener sentado en el consejo de administración a una persona con la que debes tener buen “feeling”.

    Evidentemente esto sería lo ideal, no sólo que los inversores elijan los proyectos en los que invierten, sin que también los emprendedores pudieran filtrar a los inversores que más les interesan. Como siempre lo mejor es recabar toda la información posible sobre las personas y empresas con las que se hacen negocios.

    No hay comentarios