Los Trabajadores: ¿Principal activo de las Empresas? por @JonathanRiveroA

    Jonhatan Rivero - Blogger en TodoStartupsEn muchas ocasiones se escucha en las organizaciones, foros empresariales, aulas universitarias…  que los recursos humanos son el principal activo que tiene toda empresa.

    Efectivamente, creo que es evidente que la diferencia entre el éxito o fracaso de una organización radica en un importante grado en las personas de la misma. Ya desde hace varias décadas se considera el capital humano  una fuente de ventaja competitiva esencial.

    Pero ¿es real  la frase de las empresas cuando dicen que sus trabajadores son su principal activo? ¿La realidad está en consonancia con esa afirmación? Peter Druker dijo: “Hoy en día todas las organizaciones dicen eso de que las empresas son nuestro principal activo. Pero son pocas las que practican lo que predican y menos aun las que lo creen de verdad”  Druker sigue  diciendo: “los directivos  siguen pensando, quizás inconscientemente, lo mismo que las empresas del siglo XIX: el personal nos necesita más que nosotros a ellos”.

    Nos podemos preguntar a qué es debida esa disfunción entre la praxis y las ideas teóricas. Friedman piensa que el problema no es que las empresas no valoren a su personal; es que no saben cómo hacerlo; no han encontrado una forma fiable de medir su valor ni de revalorizarlo con una mejor gestión.

    Para este autor, decir que hay capital humano dentro de una empresa supone muchas cosas:

    a. Que los seres humanos que emplea no sólo sirve para mover otros activos; ellos mismo  son activos que hay que valorar, medir y desarrollar.

    b. Que son activos dinámicos que se pueden revalorizar con el tiempo, no activos inertes que se deprecien.

    c. Que son el más importante de los activos. Capital es sinónimo de valor neto: los activos de un negocio después de deducir sus obligaciones.

    d. Que, como tales, los procedimientos utilizados para reclutarlos, compensarlos y desarrollarlos constituyen uno de los capítulos importantes del valor de una empresa, tanto o más que el capital financiero, las instalaciones, los equipos o la propiedad intelectual.

    e. Que el valor de una empresa, y por lo tanto, el valor para los accionistas, puede deteriorarse si el valor humano es gestionado incorrectamente.

    Las personas,  son la base fundamental de los procesos de cambio, innovación y aprendizaje que, a largo plazo, son vitales para la supervivencia y el éxito de cualquier organización.

    La creatividad y la innovación, intangible fundamental para las organizaciones, y sobre todo en estos tiempos de crisis, solo son fruto de las personas. Como afirma Ricardo Riccardi: “En nuestra óptica, la creatividad se constituye así, en la única garantía de una competitividad continuada a lo largo del tiempo y da un sentido a las secuencias del proceso tecnológico únicamente cuando ésta se oriente a reconocer la supremacía del hombre sobre cualquier tipo de máquina”.

    Y por tanto, debido a este carácter estratégico de las personas, las organizaciones deberán prestar una atención preferente a las prácticas de recursos humanos que utilizan para atraer a los trabajadores más adecuados a sus necesidades, desarrollar su capital humano, mediante la formación especializada, y retener a los trabajadores más valiosos mediante sistemas de motivación y recompensas.

    No hay comentarios