No más ayudas para las energías renovables por @MejorarNegocio

    Jorge Tres Juncos - Blogger en TodoStartupsSegún el último acuerdo económico de la UE, las energías renovables no recibirán más ayudas estatales ya que son libres para competir en el mercado

    Las energías renovables se han hecho grandes. Y ya no necesitan el “dinero de bolsillo “. Un pensamiento que ha sido diseñado y defendido por la Comisión Europea la pasada semana, y que ha decidido desarrollar en consecuencia una reducción gradual de la concesión de ayudas de Estado a las tecnologías relacionadas con las energías renovables, debido a su estado de madurez industrial como son empresas de energías renovables que ya trabajan en el sector desde hace varios años.

    Así pues, las nuevas normas sobre ayudas estatales con el fin de apoyar proyectos que afectan al medio ambiente y la energía se conforman como un conjunto de directrices que pretenden ayudar a los Estados miembros a alcanzar sus objetivos climáticos para el año 2020. Cosa que representa al mismo tiempo las “distorsiones del mercado” en materia de energías y que podrían tener estrecha relación en buenos resultados gracias a las subvenciones concedidas a favor de verde renovable.

    En primer lugar, la introducción gradual de mecanismos de apoyo a la energía verde basadas en los flujos de mercado ya ha llegado a su punto más alto. Por esta razón, el Ejecutivo de Bruselas ha llegado a la conclusión de que para evitar distorsiones del mercado, se establecerán los procedimientos para una libre competencia, dejando a cada país un margen de seguridad suficiente para que se tenga en cuenta las características nacionales. Aun así, todavía queda por saber si con el fin de equilibrar el mercado, también se borrarán los subsidios para empresas que trabajan en el sector de los combustibles fósiles.

    Por otra parte, según la UE, “ésta es la transición del esquema en el que el Estado se establece como comandante de las energías renovables por un período breve de años y un precio fijo más alto que el precio de mercado”. Es por eso que el recargo se acaba aplicando a los productores como un incentivo para invertir en el desarrollo de tecnologías innovadoras.

    En lo que se refiere al sistema, el precio de la energía renovable se compone de dos factores: el valor de mercado de la electricidad , expuesto a las fluctuaciones en la oferta y la demanda, y una prima fijada por el Estado. De esta manera, las fuentes de energía renovable , según la Comisión , ” serán sensibles a las señales del mercado . Por ejemplo, las plantas pequeñas de hasta 3 MW de energía eólica y 500 kW de otras fuentes de energía también podrán disfrutar de un régimen especial que beneficiará más apoyos externos.

    Así pues, las nuevas normas de la UE se aplicarán a partir del 1 de julio de 2020. Se establecerá una fase piloto para el período 2015-2016 y durante estos meses se pondrá a prueba la competitividad  y los procedimientos en una pequeña parte de la producción de electricidad. Será durante esos dos años que los Estados tendrán que sacar a subasta una pequeña parte de las empresas de energía renovable, y a partir de 2017 se tendrán que poner en toda la carrera las nuevas instalaciones.

    Según declaraciones del Vicepresidente de la Comisión responsable de la Política de Competencia, Joaquín Almunia, “ya es hora de que las energías renovables puedan entrar en el mercado”, sentencia. “Las nuevas directrices proporcionan un marco para el diseño de medidas más eficaces de apoyo público que reflejan las condiciones del mercado de una manera más pragmática y gradual”. Según Almunia, Europa ha de recuperar su energía y su clima ambicioso de objetivos al menor coste posible para los contribuyentes y sin distorsiones indebidas de la competencia en el mercado único .

    La Comisión ha destacado la importancia de ” apoyar la competitividad de la industria europea. ” Muchas empresas , sobre todo las energéticas, tendrán que hacer frente a una carga en la factura de energía más alto que sus competidores internacionales (en particular China e India, donde las preocupaciones ambientales son mucho más bajas) , y que se les conceda un alivio de la carga de este enlace con las directrices para así reducirlo a un número limitado de sectores definidos en todo el territorio de la UE. De esta manera, los Estados miembros también estarán autorizados a realizar la misma operación para las empresas de alto consumo energético en otros sectores. Una especie de ” todo gratis ” que ciertamente no estimula la inversión en eficiencia energética.

    No hay comentarios