Para #Emprendedores:Un ejemplo para el Mundo:Saquemos España adelante…trabajando! by @CarlosTapiador

    Hace pocos días, un joven de unos 28 años me paró por la calle. Tenía un aspecto cuidado. Pensé que me pediría dinero. Pero no. Me pidió trabajo. Con la única pretensión de que le contratara y le pagará lo que pudiera. Según dijo, tenía un bebe y su esposa no ganaba lo suficiente. Me impactó.

    Cuando yo tenía veinti pocos años, para obtener formación práctica y experiencia, se trabajaba de pasante en un despacho, o en prácticas en una empresa, con mucha ilusión, trabajando mucho y cobrando muy poco, o nada.

    Lo que voy a presentar hoy sería un disparate plantearlo en cualquier otro momento, pero no en el actual en el que todos contemplamos impertérritos como España se hunde. Espectadores de una muerte dulce.

    Sin embargo, yo me imagino una mañana en la que, los 5 millones de desempleados, unidos, con el interés común de sacar España adelante,  salen de su casa, vuelven a las empresas, a trabajar, a generar más productividad, sin barreras, sin trámites, sin sindicatos, pero sin perder el derecho a percibir las ayudas al desempleo que aún les correspondan. Generando riqueza entre todos.  Reduciendo el desempleo a una velocidad inimaginable. Pensando no sólo en su situación individual, sino en la del país que heredarán sus hijos.

    Y a tal fin:

    1. Todos los parados se incorporan súbita y paulatinamente a las empresas, según su formación y especialidad. A trabajar, y España generaría un gran incremento en el valor añadido, una mayor productividad de la esperada. Aumentaría el PIB significativamente.
    2. Y como las empresas no pueden pagar los costes sociales que establecen los Convenios Laborales, pactan de mutuo acuerdo con los desempleados incorporarlos a la empresa con un mínimo salario, el que sea que puedan asumir las partes y así lo pacten, y sin cotización a la Seg. Social.
    3. Los parados continúan cobrando el “paro”. No sólo no dejan de ingresar lo que actualmente ingresan, sino que tienen la oportunidad de ingresar un poco más a través de su trabajo en la empresa, y sobre todo, de demostrar  su valía, su capacidad, y su compromiso.  Qué empresario no va a valorar su esfuerzo cuando esta situación pase?
    4. La relación pseudolaboral que se establece entre los parados y las empresas no está regulada por ningún contrato laboral existente, ni interviene sindicatos. El acuerdo es, exclusivamente, por acuerdo  de las partes.

    Parece una utopía…

    Pero mucha, mucha gente, al igual que el chico que me abordó por la calle, estarían encantados de no estar “parados”. De hacer algo útil, por su propio desarrollo intelectual y profesional, por mantenerse vivos en su profesión, por tener la opción de encender una luz al final del túnel.

    Y los empresarios, los que aguantan como pueden esta terrible crisis, estarían encantados de incorporar nuevos trabajadores, que les ayuden a producir más, a buscar más oportunidades, a salir de la situación.

    Y los salarios, no importan. Importa la oportunidad de empujar todos en la misma dirección. La oportunidad de eliminar las cifras oficiales de paro y llevarlas a ratios de hace 5 años.

    Y, así, hasta cuándo?

    1. El aumento de la productividad, sin incrementar los costes directos de producción ni las cargas sociales originará una mayor facturación.
    2. El incremento del valor añadido se percibirá comparando el I.V.A. repercutido en las autoliquidaciones  trimestrales o mensuales de I.V.A. con las del ejercicio anterior.
    3. Cuando se produzca un incremento en términos de base imponible suficiente para que la empresa pueda asumir los costes laborales de cada parado que se ha incorporado a la empresa,  ésta recibirá del Estado una ayuda de 3.000 euros para facilitar la contratación de cada trabajador. Y, a partir de ese momento el Estado transforma un parado en un cotizante a la Seguridad Social.
    4. La transformación de los contratos pseudolaborales  se irá regularizando y transformando en contratos laborales en la medida en la que las autoliquidaciones I.V.A. reflejen, comparativamente con las de periodos del ejercicio anterior, incrementos que favorezcan la contratación.

    Cualquier empresario, cuando pudiese permitírselo, contrataría a uno de estos parados que ha estado “de pasante” en su empresa. Sin ninguna duda.

    Y, desde el punto de vista macro, es preferible mantener una situación con parados trabajando y percibiendo las ayudas al desempleo, que seguir en la situación actual, pagando  ayudas al desempleo y conscientes de que buceamos en una tremenda economía sumergida y creciente.

    El paro así descenderá vertiginosamente. Las empresas producirán más y se incrementará el valor añadido.

    Son momentos de Emergencia Nacional.

    Carlos Ruiz-Tapiador