Para reducir costes es necesario un criterio por @NegoZiador

    Negoziador - Blogger en TodoStartupsLa reducción de costes es un verdadero reto para cualquier empresa o entidad pública. Lo vemos en los medios de comunicación y lo vivimos también en primera persona.

    Cuando nos vemos obligados a ahorrar y reducir costes empezamos eliminando lo superfluo, pero enseguida se complica el proceso: todos los departamentos nos dicen que han reducido al máximo, que no se puede recortar más. ¿Qué podemos hacer entonces para reducir costes? ¿Dónde podemos recortar?

    Para reducir costes hace falta un criterio, un paradigma para poder reestructurar nuestra empresa. Pero… ¿Por dónde empezar a ahorrar?

    Criterios para el ahorro de costes

    Sabemos que nuestros costes son excesivos, que debemos reducir costes si queremos que nuestro negocio sea viable. Pero a veces es complicado poner a nuestros empleados o departamentos de acuerdo. ¿Quién debería hacer un mayor esfuerzo? ¿Cómo determinamos que función o qué tarea es indispensable y cuál debería ser eliminada?

    Una opción es contar con empresas especializadas en reducir costes, como NegoZiador, que evaluarán cada uno de nuestros procesos para encontrar dónde se encuentran nuestras oportunidades de ahorro. Pero también existen algunas técnicas que nos pueden ayudar a hacerlo nosotros mismos.

    Estos son algunos de los criterios que podemos aplicar para ahorrar costes:

    Reconstruir nuestra empresa desde cero

    Durante años y años de actividad, una empresa termina acumulando procesos que sin ser esenciales, la costumbre los ha hecho parecer indispensables. Para poder reducir costes debemos detectarlos.

    Este método que proponemos consiste en reelaborar nuestro presupuesto desde cero, evaluando cada una de las necesidades de nuestros departamentos e incluyendo por orden aquellos servicios que consideremos esenciales. Cuando lleguemos al final del proceso empezaremos a encontraremos que algunos de los servicios del final de la lista son prescindibles en relación a los verdaderamente esenciales.

    Introducir una competencia externa

    El método consiste en comparar el rendimiento y los costes de cada uno de nuestros departamentos con lo que costaría externalizar ese mismo servicio. Por poner un ejemplo, planteemos cuáles son los costes de pedir a nuestro departamento de laboral que elabore nuestras nóminas y comparémoslo con el coste que nos supondría externalizarlo. Hagamos lo mismo con el departamento informático, el de márketing, etc.

    Este método nos puede aportar una solución para evaluar el rendimiento real de nuestros departamentos, darles una motivación extra y, en último caso, aclararnos las ideas sobre las posibilidades de externalización.

    Reducir costes por decreto

    Este método consiste en determinar de manera arbitraria cuáles deben ser los costes de cada departamento y obligar a este a que se ajuste a ese presupuesto sí o sí. Este método tiene la desventaja de que podemos estar afectando a funciones que se pueden considerar esenciales, pero puede ser muy efectivo y rápido para desatascar situaciones en las que el ahorro de costes de presenta como urgente.

    ¿Te preguntas cómo ahorrar dinero en tu empresa? ¿Te gustaría reducir costes y no sabes cómo? ¿Te gustaría aumentar tus beneficios pero no consigues aumentar las ventas? Si tu coche se estropea llamas al taller, cuando tienes una duda legal llamas a tu abogado, si te duele la cabeza vas al médico… entonces, ¿porque no llamas a tu Negoziador cuando quieres reducir costes?

    No hay comentarios