Pon un poco de Halloween en tu Empresa por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsY llegó este día en el que parece que Halloween parece estar imponiéndose a nuestro tradicional Todos los Santos. Digo parece, porque aunque es una evidencia la americanización de nuestra fiesta, aún hay gente que se resiste al truco o trato, por lo menos hasta que los americanos tengan Semana Santa, Fallas o Tomatina.

    Me llamaba la atención esto esta mañana y voy a compartir con vosotros algunas reflexiones, visto desde una empresa, que es el punto de vista que nos interesa aquí.

    Esta vez la “invasión” no es fruto de una campaña como la que volvió rojo a Papa Noel, o el Día de los enamorados para salvar la cuesta de febrero. Es la gente la que ha decidido celebrar Halloween. No lo ha hecho famoso ni una multinacional, ni una acción publicitaria, ni unos grandes almacenes. Halloween es famoso entre nuestros niños porque es divertido. En Halloween se pasa bien, eso lo ha implantado y lo está arraigando. ¡Y qué aún haya gente que piense que hacer sentir cosas a los clientes no sirve de nada!

    Es curioso, miramos a USA para importar modelos de negocio, estrategias, éxitos, es el país de referencia en marketing… Pero cuando se trata de importar tradiciones, la cosa cambia. Quizá nos agarramos demasiado a las cosas, que se haya hecho siempre no quiere decir que se tenga que seguir haciendo para siempre.

    A veces nos resistimos demasiado a los cambios. Es como cuando vamos a conferencias, seminarios, talleres, impartidos por grandes profesionales y especialistas en sus áreas, que nos dicen las tendencias, nos dicen cómo tenemos que hacer las cosas y luego, … Cuando nos sentamos a revisar las notas decimos, es que eso no se puede aplicar a mi empresa ¿lo has intentado? O lo has dicho para tener una excusa.

    Somos máquinas de fabricar excusas para no mover un dedo, biológicamente buscamos ahorrar energía permanentemente. Lo mejor viene cuando uno descubre que la mayoría de los motivos para no hacer cosas no son realmente motivos y son excusas. A partir de ese momento lo que uno ve es la cantidad de cosas que ha dejado de hacer, porque no ha querido hacerlas. Porque siempre había una excusa.

    No se si Halloween es bueno, malo, mejor o peor que nuestras costumbres estos días. Tampoco me interesa saberlo. Lo que me importa es la cara de ilusión por disfrazarse y “pasar miedo” de los pequeños. Ilusión que me recuerda aquello de que la pasión es la que mueve montañas, porque con pasión no hay resistencia al cambio ni “stand by” que valga.

    No hay comentarios