Por qué contratar a una persona mayor de 45 años por @IEBSchool

    IEBSchool - Blogger en TodoStartupsEs cierto, contratar a una persona mayor de 45 años trae consigo una gran experiencia, pero también acarrea mayores costes que contratar a un perfil más joven.

    Y es que los trabajadores experimentados aspiran a conseguir estabilidad y  calidad de vida, por lo que muchas veces las empresas prefieren contratar trabajadores más jóvenes, con aspiraciones mucho más bajas de las que una persona mayor de 45 años pueda tener.

    Superar cierta edad no implica carecer por completo de oportunidades laborales, aunque también es cierto que es mucho más difícil encontrar empleo. Sin embargo,  un candidato de mayor edad, a pesar  de que pueda carecer de las destrezas tecnológicas propias de un “nativo digital”, aporta un bagaje y una experiencia a las que, por lo general, los aspirantes más jóvenes no pueden hacer frente.

    Es verdad, a partir de los 45 un trabajador cuenta con ciertos aspectos diferenciales como pueden ser, por ejemplo, su experiencia vital adquirida a lo largo de su carrera profesional, una mayor destreza en ciertas áreas, constancia, un mayor control emocional y, por norma general, un mayor grado de lealtad hacia la organización y su equipo.

    6 motivos por los que contratar a un trabajador mayor

    Los trabajadores mayores de 45 años normalmente tienen las habilidades comunicativas ya desarrolladas por completo.  Con ello no nos referimos solo a una mayor soltura al tratar con clientes o proveedores,  estos perfiles tienen sus habilidades de negociación mucho más desarrolladas, por lo que será conveniente contar con ellos en los procesos de negociación para conseguir alcanzar mejores acuerdos.

    Además, son personas laboralmente estables. Normalmente tienen restricciones tales como la familia o hipotecas que restringen su capacidad de movimiento. Por otro lado, los profesionales más jóvenes están mucho más predispuestos al cambio.

    Asimismo, esta búsqueda de estabilidad normalmente implica una mayor lealtad hacia la empresa y el resto de la organización (por supuesto siempre que el trabajador se encuentre motivado e identificado con los valores de la empresa).

    Su mayor experiencia vital y su mayor control emocional les predispone positivamente para asumir puestos de responsabilidad, puestos en los que a menudo es necesario tomar decisiones difíciles a los que un trabajador poco experimentado no sabría cómo hacer frente.

    Los  trabajadores mayores de 45 años ya cuentan con una amplia red de contactos de su negocio fruto del networking realizado durante años. Estos perfiles llevan años tratando con otros profesionales  del sector con los que ya han creado y desarrollado relaciones estables y duraderas.

    La empresa podrá valerse de esta red de contactos para encontrar oportunidades de negocio tales como encontrar nuevos proveedores, socios, inversores o, incluso, clientes.

    Y, por supuesto, contratar a un trabajador mayor de 45 años cuenta con beneficios fiscales con los que otros perfiles no cuentan. Por ejemplo, cada contrato indefinido hecho a un trabajador mayor de 45 años dará derecho a una bonificación de la cuota empresarial por contingencias comunes. Y estas bonificaciones se amplían en aquellos casos en los que el perfil contratado sea una mujer desempleada.

    Los responsables de Recursos Humanos lo saben y, por ello, muchas empresas están reforzando su plantilla con la experiencia que aporta este colectivo de trabajadores. ¿Te gustaría aprender a gestionar el capital humano de las empresas? En ese caso… ¡Pulsa el enlace!

    No hay comentarios