¿Por qué crear una App no es tan complicado? por @Upplication

    Dani Garcia - Blogger en TodoStartupsYa sabemos que como negocio o profesional tenemos que estar online para darnos a conocer o vender. Pero en nuestra proyección mental nos imaginamos a alguien delante del ordenador buscándonos de una manera u otra, y estamos equivocados pues el comportamiento de los que pueden ser nuestros clientes demuestra que el consumo empieza a ser mayoritariamente desde dispositivos móviles.

    Como negocio o profesional tenemos que estar listos para que el cliente tenga un acceso online lo más cómodo posible no solo a través del ordenador sino a través de dispositivos móviles. Y ello pasa por adaptar la imagen del negocio o profesional a lo mobile (la web es hoy en día el epicentro de la imagen).

    Llevar el negocio al móvil no es una elección, es una obligación. Para captar, fidelizar, vender a clientes, como negocio o profesional debemos tener una web adaptada a móvil, una aplicación móvil o ambas en algunos casos. Es una realidad, no una novedad.

    Es totalmente necesario que un negocio tenga una app, o al menos una web multidispositivo: la cuestión es que sin presencia móvil, un negocio o profesional no va a ningún lado siendo la sociedad que somos hoy en día. Pero el problema, como negocio o profesional, cuando nos viene a la cabeza el iniciar este proceso de crearnos una aplicación móvil es que lo vemos todo difícil tecnológicamente y a un precio que no nos podemos permitir. A ello se le suman barreras añadidas como no tener control sobre el producto (al menos para aquellos que les gusta tener todo controlado y externalizar poco) y el tiempo que se tarda en hacer una app.

    Afortunadamente, la tecnología está para facilitarnos la vida. Hace unos años veíamos crear una página web como algo muy complicado, hoy sabemos que lo puede hacer cualquiera con gestores de contenidos como WordPress, como el ejemplo más claro de muchos.

    ¿Por qué no también que cada uno pueda hacerse una app? Para eso están los creadores de apps, o app builders como es la denominación en inglés. No es un mercado con mucha competencia hasta el momento, hay varias plataformas pero está todavía por explotar. Algunas firmas destacadas son Mobicart, The App Builder, Goodbarber, AppMachine o nosotros, Upplication, como representación de startup hispana.

    Hay cuatro cosas en común en todas estas herramientas: cualquiera puede hacer apps sin necesidad de saber de programación (eliminando la barrera tecnológica), en poco tiempo (acabando con los procesos largos de ir a un desarrollador freelance o una empresa de desarrollo móvil), tienes la app bajo tu propia gestión (en un panel de administración generalmente, tú la ves y cambias, sin necesidad de ir de nuevo al desarrollador o empresa) y con menos costes (y es que una app no suele bajar de 600 euros-800 dólares). Esto significa fulminar todas las barreras de una.

    Unas son mejores o peores, más fáciles o menos fáciles, tienen más atención al cliente o menos, sus plantillas (templates) son más o menos bonitas, la usabilidad del panel de administración es mejor o peor,  los precios son más para empresa grande o más para pequeña y mediana empresa, el producto final (la app) tiene más o menos calidad en comparación con cualquier app de una store.

    Lo que queda claro, es que existe la tecnología para que cualquiera se haga una aplicación móvil, y que no es nada complicado. Así podemos eliminar esa losa mental que tienen muchos cuando piensan en procesos de creación que implican a la tecnología. A día de hoy, no solo existe esta democratización sino que estas herramientas están hechas para aprender. 

    Copywriting, relaciones con los medios y content manager de startups. Periodista y escritor. Especialista en deportes americanos de Onda Cero.

    No hay comentarios