PRISM y los servicios de emails encriptados, un buen negocio

    Cierre de Lavabit - sistema de emails encriptados

    Imagino que, a estas alturas, todos conocéis a Edward Snowden, el ex-espía de la agencia de seguridad NorteAmericana NSA que se hizo famoso hace unos meses por destapar las técnicas que ha estado usando – y aún hoy usan – los EEUU para espiar las comunicaciones electrónicas de todo el planeta mediante su sistema PRISM.

    A partir de aquí se han desvelado prácticas de espionaje de todo tipo y hacia todo tipo de objetivos. Evidentemente, el Gobierno de EEUU, se ha defendido de estas acusaciones – que ha reconocido – poniendo encima de la mesa que este programa lo puso en marcha como sistema de prevención de ataques antiterroristas, lo que han intentado demostrar hace unos días lanzando una operación de desalojo mundial de muchas de sus embajadas en países árabes por la interceptación de mensajes electrónicos que hacían suponer un ataque inmediato a objetivos americanos pero …. nada más lejos de la realidad.

    Prácticas de espionaje en las que han participado muchas de las grandes empresas de internet facilitando miles de datos personales y de uso de sus plataformas – por parte de sus usuarios – a las agencias del Gobierno de EEUU que las han sometido a grandes presiones para colaborar en esta tarea de “Vigilancia OnLine”.

    Todo esto ha generado miles de noticias y de opiniones en todo el mundo sobre el poder de algunos Gobiernos para hacer lo que quieran, cuándo quieran y con quién quieran. Porque una cosa es que hagan esto para prevenir ataques terroristas pero … ¿ Y si alguien usa esa información para realizar espionaje industrial ? …. tan grave es que nos espíen a nivel personal como a nivel Empresarial dando la opción a otras personas a enriquecerse y a crear grandes imperios con esa información.

    El asunto es complejo y creo que va a suponer un antes y un después en cuanto a las precauciones que van a tomar muchas personas en cuanto a sus comunicaciones electrónicas algo que está muy perseguido por EEUU porque, claro, no pueden espiar esa información.

    Un buen caso de lo anterior es la empresa Lavabit, una empresa con más de 10 años de historia que ofrecía un sistema de emails seguros mediante el que se aseguraba la confidencialidad de las comunicaciones entre sus usuarios porque sólo ellos podían ver los emails enviados y recibidos al desencriptarlos con sus claves.

    El Gobierno de EEUU ha sometido a su Fundador, Ladar Levinson a una presión tal para que le permitieran “leer el contenido de sus mensajes” que ha decidido cerrar la compañía antes que cambiar su sistema de encriptación para que los emails de sus usuarios pudieran ser leídos por terceros “en caso de necesidad”. La imagen de este artículo muestra el mensaje que Ladar ha puesto en la home de su Proyecto anunciando el cierre del servicio.

    Ojo con algunas de las declaraciones que ha hecho Ladar como consecuencia de la decisión a la que le han obligado tomar porque hay algunas en las que afirma que “Si supiéramos lo que él sabe sobre los sistemas de emails acutales, dejaríamos de usar el correo electrónico” ó que “No es recomendable ceder nuestros datos personales a empresas con vinculación física con EEUU” …

    Y es ahora cuándo este tipo de servicios adquieren especial valor y Kim Dotcom ha visto el momento para volver a generar noticia con algo que ya anunció hace unos meses: Que está apunto de lanzar su servicio de email encriptado.

    Ha aprovechado toda la polémica generada por el programa de espionaje PRISM para asegurar que con los nuevos servicios de su plataforma – MEGA – va a ser capaz de encriptar el 50% del contenido de internet en un plazo de 5 años – un objetivo poco realista a mi entender -. Servicio que podrá lanzar porque la legislación de Nueva Zelanda – dónde tiene alojado sus servidores – permite este tipo de servicios.

    Sea el servicio de Kim Dotcom u otro, lo que está claro es que si antes este tipo de servicios tenían su mercado y sus clientes, ahora lo tendrán más. Estoy convencido que los sistemas de emails encriptados que garanticen la confidencialidad al 100% de los mensajes de sus usuarios se pondrán en valor y ganarán adeptos – usuarios VIP – que son aquellos que están dispuestos a pagar un precio razonable – incluso elevado – por este tipo de servicios.

    Ahora falta ver quién se atreve a lanzar un tipo de servicio así sometido a tantas presiones nacionales e internacionales y, lo peor de todo, cuya viabilidad legal está en manos de políticos que quieren controlar todas las comunicaciones electrónicas. En el análisis PEST del asunto, la valoración política de la situación política al respecto sería negativa con signos de exclamación y en negrita 😉

    La polémica está servida. Si nos paramos a pensarlo unos minutos, es un asunto muy grave pero … ¿Hasta qué punto nos importan este tipo de prácticas si podemos usar servicios de email como Gmail, Outlook ó Yahoo! de forma gratuita? …

    ¿Qué opináis?

    No hay comentarios