Qué debemos considerar para escalar un modelo de negocio en Latam por @JoserPaz

    José R Paz - Blogger en TodoStartupsValidar la hipótesis -o propuesta de valor- con clientes y usuarios, optimizar el modelo de negocio mediante el ciclo de ajuste-medición-aprendizaje y –con base en un crecimiento sostenido- escalar nuestro producto o servicio en el mercado regional. Luce fácil: ¿Verdad?

    En la práctica es una tarea ardua y complicada. En un mercado maduro para emprender, como el de EEUU  existe un balance entre la oferta de productos y servicios –por parte de los emprendedores- y la demanda de propuestas de valor innovadoras, de la comunidad de inversores.

    Esta situación facilita el financiamiento de iniciativas de emprendimiento que compiten por recursos en incubadoras y aceleradoras. Es un mercado abierto, de ensayo y error pensado, desde el principio, para competir  en una cultura empresarial con una altísima rotación de ideas que facilita, además, el pivote de propuestas de valor para adaptarlas a la legión de los VC (inversores de capital de alto riesgo) y sus necesidades.

    En nuestra región, la cultura empresarial es diferente. El inversor exige pruebas de éxito tempranas al modelo de negocio: ingresos recurrentes y un alto grado de crecimiento son ambos pre-requisitos para obtener fuentes de financiamiento en Latam. La comunidad de inversores y los recursos financieros disponibles son escasos, en la mayoría de los mercados locales. En estas circunstancias los procesos de incubación y aceleración  resultan más largos en duración y requieren de un mayor énfasis en la preservación de los recursos financieros.

    Otra diferencia entre los mercados de América Latina y los de los países desarrollados es el tamaño de los mercados objetivo. No existe en la región un mercado común que facilite el libre acceso a los países con mayor población, como México y Brasil, por lo que se hace necesario considerar, para escalar un producto o servicio, alianzas con actores establecidos en esos países.

    En resumen, para emprender en América Latina, es necesario tomar en consideración las diferencias estructurales de nuestros mercados en relación a la cultura empresarial de los países más desarrollados: los procesos de aceleración de las iniciativas son más largos y con énfasis en demostrar un modelo de negocio que genere ingresos recurrentes y cuente con una alta tasa de crecimiento.

    Antes de considerar la posibilidad de réplica en el mercado regional, las diferencias existentes entre los países de la región aconsejan la búsqueda de alianzas con actores locales.

    No hay comentarios