¿Quién quiere un tobogán en la oficina? por @Adrenalina_Bcn

    Adrenalina - Blogger en TodoStartupsHagamos un ejercicio:

    Si estás en la oficina, levanta la mirada de la pantalla y observa a tu alrededor; si  no estás en el trabajo, piensa en una oficina normal y corriente, la primera que te venga a la mente. Ahora cierra los ojos un momento e imagina tu lugar de trabajo ideal. Cuando lo tengas claro, abre los ojos y juega a buscar las siete diferencias. Es probable que siete, diez, cincuenta y hasta cien se te queden cortas, porque en muy pocas ocasiones el lugar de trabajo ideal coincide con el real.

    En el ambiente digital, en el que el trabajo debe ser de equipo, aún abundan las oficinas estructuradas en cubículos. Es una estructura que se repite en muchísimas empresas, especialmente las más tradicionales, y que ha sido repudiada por algunas de las empresas más innovadoras del sector tecnológico.

    En contraposición total a las oficinas tradicionales, durante los últimos años han ido adquiriendo popularidad oficinas que buscan que los trabajadores estén cómodos y vayan a trabajar felices para así aumentar su eficiencia. Porque ¿quién no iría feliz a trabajar teniendo toboganes en la oficina, comida gratis, sillones de masajes, gimnasio, billares, futbolines…?

    En las oficinas de Google uno encuentra eso y mucho más.  Si queréis ver cómo trabajan los googlers, os recomendamos que le echéis un ojo a este vídeo, en el que nos muestran algunas de las oficinas de Google que hay esparcidas por el mundo.

    Podría parecer que ahí no se trabaja ni un minuto, cuando la realidad es que todo lo que hay en las oficinas de Google está pensado para que los trabajadores estén a gusto en su lugar de trabajo, haya buena comunicación entre ellos y sean mucho más eficientes. Habrá quien diga que es pura cuestión de marketing, de vender una imagen guay y moderna. Podría ser.

    Sin embargo, los trabajadores de Google están encantados con su lugar de trabajo, y el ambiente es determinante en cómo trabajamos y cómo de eficientes conseguimos ser. Y por supuesto, la estructuración de una oficina tiene un impacto muy importante en la forma de relacionarse de los empleados. Los cubículos no favorecen  en absoluto la comunicación entre trabajadores ni entre departamentos, y aunque la empresa cuente con una sala de reuniones, no se consigue el mismo efecto que si la oficina es abierta, sin separaciones, ya que la colaboración es únicamente momentánea. Un entorno colaborativo favorece el compañerismo y la eficiencia.

    Puede que las oficinas de Google no estén al abasto de cualquier empresa, pero la idea de conseguir una colaboración entre los empleados y un buen ambiente en la oficina, de hacer de ella un lugar donde todo el mundo se sienta a gusto, debería ser la máxima de cualquier empresa.

    Y vosotros, ¿qué opináis de las oficinas de empresas como Google? ¿Son marketing puro o una forma de entender el trabajo?

    Agencia de Marketing y Negocio Online especializada en el posicionamiento SEO en buscadores, campañas de Google Adwords, Analítica web y Social Media

    No hay comentarios