Samyroad: Nueva plataforma de contenidos que quiere cambiar el mundo por @3punto1

    SamyRoad - Nueva plataforma de contenidos sociales

    No todos los días te topas con proyectos tan ilusionantes como SamyRoad. Esta iniciativa internacional ha nacido en España y apenas cuenta con unos meses de vida. No es una red social ni tampoco una e-Commerce aunque compartan similitudes con este tipo de plataformas.

    SamyRoad es una plataforma de contenidos selectos con tinte social. Este contenido es generado por influencers para el consumo de early adopters. La plataforma es formada por su comunidad de usuarios que se registran gratuitamente. Una vez has completado el registro tienes siete categorías (llamadas pasiones) en las que colgar tu contenido: moda, arte, música, aventura, viajes, startups y solidaridad.

    Son los usuarios influencers quienes suben sus creaciones, productos y recomendaciones a estas “pasiones” como contenido para que el resto de usuarios de SamyRoad, los early adopters, lo compartan en otras redes sociales, compren y consuman en definitiva, única.

    Pero, ¿qué hace a SamyRoad diferente a Pinterest o The fancy?

    Su contenido y los valores por los que fue creada. Su logotipo está formado por triángulos, y esto no es casualidad. El triangulo es un símbolo de equilibrio. Cuando mira hacia abajo es cuando la divinidad está haciendo algo por el hombre, cuando está orientado hacia arriba es que el hombre está haciendo algo por la divinidad. La idea de SamyRoad es hacer algo divino ya que de todo lo que genera la plataforma, un porcentaje va destinado a un proyecto solidario concreto. Actualmente hay acuerdos firmados con World Vison, Intermon Oxfam, AccioNatura, Síndrome de Down Madrid y Ayuda en Acción.

    Estos valores tan entusiastas consiguen llevar a este proyecto a la realidad haciendo algo por las personas, potenciar profesionalmente las nuevas pasiones creativas y digitales, y favorecer el cambio de valores tanto comerciales como sociales con su dedicación a las organizaciones con fines solidarios. Intentar cambiar el mundo.

    Además de esta finalidad social, SamyRoad es especial ya que el material colgado pasa unos filtros determinados que lo convierten en una corriente contraria al mainstream y generador de contenidos de calidad. Los potenciales usuarios de SamyRoad son aquellos apasionados, cazadores del buen gusto y creatividad. En defintiva: trendsetters. Sólo un 10% de la población son early adopters o trendsetters,

    Qué ofrece

    Actualmente esta nueva plataforma de sorprendente e innovador diseño tiene apenas dos meses de vida y ya cuenta con 30.000 visitas diarias y más de 7.000 usuarios registrados, de los cuales 700 son creadores de contenido.

    SamyRoad ofrece un nuevo modelo de hacer publicidad ya que ponen en contacto a los creadores con mayor karma en la plataforma (un indicador de prestigio y actividad), con marcas para generar branded content. Sin duda, un atractivo para content curators, y trendsetters. Los creadores con mayor karma son aquellos quienes tengan mayor número de seguidores y tengan más repercusión en la comunidad “Samy”. Esto hará que estén mejor posicionados, lo que se traduce en un mayor karma, mayor relevancia, más influencia y por lo tanto más notoriedad por los contenidos generados.

    En breve esta plataforma permitirá al usuario monetizar su contenido como vendedor siendo usuario regular. El usuario que contribuya a que un producto se venda, se llevará un 10% de comisión o un 80% si el producto vendido ha sido creado por él mismo. Esto convierte a SamyRoad en una alternativa a tener una tienda on-line ya que el usuario podrá utilizar su perfil “Samy” como una pequeña e-Commerce.

    Y esto no acaba aquí, desde SamyRoad nos avisan que en breve tendrán disponible la posibilidad de generar eventos con sus respectivas venta de entradas y una APP para móviles en los que gestionar todo lo mencionado anteriormente.

    “Do more of what makes you happy”

    Comparte lo que te apasiona y abraza lo nuevo. En Love The New ya estamos samyficados.

    No hay comentarios