Sobre las víctimas de la ignorancia financiera por @JuanjoDonaire

    Juanjo Donaire - Blogger en TodoStartupsEn el año 1992, glorioso por lo que a la Expo de la isla de la Cartuja se refiere y porque iba a ser el año donde el empleo y el bienestar económico en nuestro país iban a alcanzar cotas “inimaginables “ ( pero de signo negativo ,claro ), iba diciendo , que en ese año finalizaba mis estudios de económicas en la facultad.

    Un buen día acompañé a mi padre a la entidad financiera donde tenía concedido un préstamo hipotecario de los de entonces ( ya saben tipos de interés entre el 10 % y el 12%.)

    En la referida entidad financiera se jubilaba el director de toda la vida y se incorporaba un nuevo ejecutivo para hacerse cargo de la oficina. Fuimos presentados mi padre y yo al nuevo directivo y la presentación  terminó con la siguiente frase del director saliente al recién incorporado :

    “Su hijo  ( por mí ) tiene cultura financiera…..”

    Aquella referencia en principio ni a mi progenitor ni a mí nos llamó en absoluto la atención . Sin embargo al finalizar la visita en la que íbamos a tratar una modificación del tipo de interés del préstamo hipotecario que nos habían aprobado , mi padre me comentó , cuando íbamos de regreso a casa,que el trato y la información recibida en la reunión a dúo con los dos directores, habían sido muy distintas en comparación a la reunión en la que estuvo él a solas, es decir , información más detallada y por escrito ( ya que así la solicité personalmente ) , sin ambigüedades, sin compadreos y sin brindis al sol .

    En la tarjeta de visita de mi padre rezaba la leyenda “ Industrial “ : había heredado un comercio de alimentación de mi difunto abuelo, y con esta empresa nos ganábamos la vida toda mi familia.

    Al escuchar ó leer términos como tipo de interés de salida, T.A.E , revisión sobre el EURIBOR, amortización parcial anticipada, I.R.P.H , cláusula suelo, valor de tasación , valor catastral , C.I.R.B.E ….y otros más , se pueden imaginar que una persona con estudios básicos cuyo digno oficio es la compraventa de productos alimenticios, no pueda enterarse , aunque ponga mucho empeño de todos los detalles de una operación financiera.

    El concepto clave es: si me conceden el pŕestamo ó no y cuánto voy a pagar todos los meses .

    Y esto las entidades financieras lo saben……MUY BIEN….

    Son muchos los criterios que tienen dichas entidades de clasificar a su cartera de clientes , y uno de los más utilizados es clasificarlos en dos grupos:

    Clientes con cultura financiera.

    Clientes sin cultura financiera.

    Ya pueden ustedes intuir las posibles consecuencias de esta clasificación , sobre todo los del segundo grupo , para unos directivos de oficina bancaria ( por cierto no todos, afortunadamente ) que anden muy justitos de escrúpulos, y con el objetivo de comercializar productos de activo y/ó pasivo, sí o sí .

    Por supuesto , cobrando la correspondiente comisión en su nómina a final de mes , por habernos “colocado ” el producto “estrella” del momento. ¿Les suena el asunto de las participaciones preferentes, ó las hipotecas subprime? ,por poner  dos ejemplos de actualidad.

    Es como si vd. va al sastre y éste le vende un traje, le quede bien ó no , porque tiene que vender trajes como sea; y además una vez que vd se lo prueba le dice el sastre que le queda de miedo ( aunque parezca una lagarterana ) y además le mete prisa para que lo compre , porque “esta  oportunidad de inversión “ se la están quitando de las manos otros muchos clientes si vd no se decide .

    Durante el año 2003 , en plena euforia inmobiliaria y financiera nuestro mercado de bienes y servicios estaba inundado hasta la extenuación de liquidez. Dinero abundante y muy , muy barato , como nunca antes habíamos conocido .Una orgía de consumo sin límites.  Consecuencias de estar en el Euro, ya saben.

    Dicen que la euforia es un estado emocional de excesiva alegría y felicidad , sin control ( sobre todo relacionada con lo inmediato y la adquisición de lo material ). En esta situación de efervescencia optimista, el sentido común queda totalmente KO. Las decisiones se toman por impulso y la influencia del entorno social y personal ( familia, “amigos” , “profesionales “ … ) tienen  calado relevante en el consumidor.

    Si además , añadimos un poco de envidia ( muy extendida en nuestros hispánicos genes) de tal forma que si mi vecino se acaba de comprar un Audi A3 refinanciando su hipoteca a 40 años, yo que no voy a ser menos y que “también tengo derecho” quiero un Audi A4 como mínimo; que el director de mi banco ( que es muy “ amigo mío “ por cierto ) me ha dicho que me lo consigue si mis padres me avalan con sus dos pensiones y refinancio a 55 años mi préstamo .

    Y si por último incluimos dosis suficiente de Incultura Financiera…….

    El desenlace de la película , no se lo cuento porque de sobra lo saben .

    En el año 2003 proliferaban las agencias de intermediación financiera.Recordarán aquellos anuncios en todos los medios de comunicación habidos y por haber:

    “AHORRE HASTA EL 50 % EN SU HIPOTECA TODOS LOS MESES UNIFICANDO TODOS SUS PRESTAMOS”

    “CAMBIE DE COCHE, CAMBIE DE CASA REFINANCIANDO SU HIPOTECA”

    Todo eran facilidades , “alegría “, maná y cuerno de la abundancia. Y nadie se preguntaba cómo era posible todo esto. Más bien corría como la pólvora la expresión “tonto el último”.

    Casi todo el mundo se tiró a la piscina, incluso sin saber nadar.

    En el actual año 2013 lo que proliferan son los intermediarios de compra venta de oro y papeletas de empeño . El escenario es justamente el opuesto al 2003 : escasea la liquidez del mercado financiero y su “amigo” el director de la sucursal bancaria cuando va vd a pedir un crédito, pone cara de póker , porque aún sabiendo que no le van a conceder la operación , seguramente le dirá que consultará su expediente con la dirección de área .

    Somos un país pendular, de extremos ( decía mi abuelo , el Industrial : “ o calvo ó con tres pelucas “ ). Nos cuesta Dios y ayuda quedarnos en el punto medio , en el punto de equilibrio , donde descansan la sensatez y el sentido común.

    Tener cultura financiera , aunque sea elemental , en los tiempos que corren , no es que sea necesario, es casi imprescindible .No estaría de más incluir algunos módulos sobre estos asuntos en el sistema educativo obligatorio.

    El que no sabe es como el que no ve.Y si no entendemos lo que nos “explica” nuestro banco cuando necesitamos contratar sus servicios , busquemos un experto que nos acompañe y asesore. Es preferible pagar estos honorarios y dormir tranquilos, que tener que pagar a un abogado para evitar un deshaucio por impago en el futuro.

    “LA CULPA DE LA SITUACIÓN ACTUAL ES DE LOS BANCOS

    Esta afirmación la llevamos escuchando desde que comenzó toda esta crisis. Pero creo que también deberíamos hacernos las siguientes preguntas:

    * ¿No teníamos el mejor sistema financiero del mundo  mundial , que nos financiaba el bienestar hasta el infinito y más allá…. ?

    ** Si los bancos son los culpables de la crisis ¿ qué parte de culpa tuvo en todo este follón  el Banco de bancos , es decir el Banco de España ?

    *** ¿Cuántos clientes de hipotecas , préstamos y productos de inversión se asesoraron por profesionales independientes, antes de firmar los  respectivos contratos que los vinculaban  casi de por vida con su entidad bancaria ?

    Podría plantear muchos otros interrogantes, pero no serían objeto de este post .

    Y para terminar un consejo ( si quieren aceptarlo claro ) :

    NUNCA CONTRATEN un producto financiero que NO ENTIENDAN . Busquen los servicios de profesionales independientes y competentes que los asesoren.

    Y si van al sastre….. que les acompañe   alguien de su  confianza , no vaya a ser que necesiten un traje de etiqueta y le acaben vendiendo  un traje……de Baño…..

    No hay comentarios