“The Fancy”: Un Pinterest mejorado y revolucionador del social e-Commerce por @3punto1

    Carlos Laporta - Blogger en TodoStartups.comYa lleva un tiempo en escena y parece que la prima hermana de Pinterest , TheFancy.com – se está convirtiendo en el modelo de negocio más inteligente y viral del momento. Esta red social comparte grandes similitudes en cuanto a interfaz y funcionamiento con el otro gigante de la compartición de imagenes, pero incorpora una gran ventaja competitiva: permite a todos los usuarios comprar y vender aquello que se comparte.

    De este modo, se convierte en un nuevo filón para las empresas y tiendas online, pues va más allá del simple e-commerce. El “social e-commerce”.

    Fancy tiene sus propios best-sellers: los productos con diseños más cuidados y que se corresponden con las tendencias más relevantes del momento. Aunque las compras más populares pueden variar desde una vela a un viaje, lo mainstream se vende más. Éxito que se ve potenciado también por la presentación de los productos de forma cuidada, fotografías de calidad estética, toques de humor, packaging atractivo, escenografía …

    Es decir, debido a la naturaleza para compartir imágenes de Fancy, la parte visual de los productos cobra gran protagonismo.

    Esta red social se convierte así en una nueva concepción de escaparate. Un nuevo marketplace dentro de una comunidad digital, en el que la propia plataforma nos ofrece la posibilidad de comprar aquello que compartimos o productos similares y relacionados. Por ejemplo, podemos hacer “fancy” sobre una foto de la Torre Eiffel y que nos sugiera comprar un viaje a París.

    Un marketplace que no utiliza publicidad, sino que son los propios productos los que, de forma orgánica suben o bajan “posiciones” en función de lo mucho que gustan a los usuarios, la cantidad de veces que se comparten o se hace “fancy” (el “pin” de Pinterest o el compartir de Facebook) sobre ellos.

    Esto ocurre gracias a una forma diferente de tratar a los productos: considerarlos contenido. De este modo, el producto se autopublicita, fluye a través de entornos digitales, tales como blogs y el resto de redes sociales, llegando incluso a convertirse en meme. Será tarea y nacimiento de una nueva figura profesional que emerge para la competencia de aumentar la popularidad de su producto en cuestión, distribuyéndolo por la red de forma adecuada. Puede decirse que es un “difusor de contenido o Sharer content” el Community manager de estas plataformas sociales.

    Los usuarios, principalmente jóvenes, asiduos de la compra online y de las redes sociales (con mayor porcentaje de hombres que Pinterest), pueden interaccionar con Fancy de diferentes maneras. Desde navegar por la pantalla de inicio y observar los últimos “fancy”, a pedir consejo para hacer un regalo introduciendo información sobre la persona que lo recibirá, navegar a través de las guías más populares, hacer regalos en grupo como si de una plataforma de crowdfunding se tratase, o escoger los intervalos de precio, tipo de producto o incluso la tienda específica de los productos que queremos encontrar.

    Todo ello añadido a la ya famosa y utilizada en muchos sectores tarjeta regalo, para los más indecisos. Además, también existe la opción de escoger la suscripción mensual a la Fancy Box, y recibir así cada mes los productos que más éxito hayan tenido durante esas cuatro semanas.

    Fancy cuenta también con un sistema de gamification que permite al usuario ir desbloqueando descuentos y acceder a ofertas relacionadas con las tiendas y marcas a las que sigue y de las cuales comparte más productos. Cuantos más productos se compartan, más descuentos se obtienen.

    Es aquí donde, con un volumen de transacciones semanal de $50,000, entra en juego un jugoso atractivo comercial para las empresas. Éstas, si juegan bien sus cartas y consiguen posicionarse de forma eficaz relacionándose con los colaboradores idóneos, aumentarán su número de usuarios/clientes, gracias a un mayor número de comparticiones de sus productos. Y es así como, la conversación/escaparate acerca de una marca/tienda, dependerá de la cantidad de productos que tiene en “escena” y de la cantidad de comentarios que éstos generen.

    Son varias ya las compañías que, como Amazon, aprovechan el potencial viralizador de Fancy tanto para dar a conocer sus productos, como para descubrir las opiniones de los usuarios sobre ellos y poder así adaptarse mejor a sus necesidades de consumo.

    Está claro que esta red social apunta a maneras y que su modelo de negocio roza las claves para el éxito.

    No hay comentarios