¿Toda innovación es cara? por @JorgeFdzc

    Jorge Fernandez - Blogger en TodoStartupsUno de los conceptos que más se maneja en el mundo emprendedor es el de la innovación, la mayoría de la veces entendido como la invención de algo novedoso que supone la creación de un nuevo mercado. Pero abrir mercado es muy difícil, por todo lo que conlleva de costes para la empresa.

    Entonces ¿existe otra manera de innovar? Por supuesto que sí. También es innovación el dar a un objeto que ya existe en el mercado una configuración, estructura o constitución de la que se derive una ventaja apreciable para su uso o fabricación, es decir, una buena forma de innovar también puede ser pensar en lo cotidiano e intentar simplificar las cosas. Con esto consigues una importante ventaja y es que te costará mucho menos explicar para qué sirve o qué hace tu producto o servicio, ya que aportas mejoras sobre algo que ya se conoce. Eso sí, de lo que no te libras es de tener que definir tu público objetivo.

    Tendrás que concretar si tu target estará formado por los ya clientes de la versión más compleja o si por el contrario tu simplificación puede llegar a hacer que más públicos se conviertan en potenciales clientes. Este último caso es el que considero más atractivo.

    Como ejemplo de esto, hace unos años una empresa del norte de Europa (perdón porque no recuerdo su nombre) tuvo gran éxito vendiendo pequeños gallineros con gallina incluida y con el aliciente de que lo dejaban todo listo para que pudiera poner huevos desde el primer día. La verdad es que su producto final estaba muy cuidado y a priori incorporaba los ingredientes necesarios para triunfar, como así fue.

    En primer lugar incorporaron diseño, algo que nunca nadie pensó que hiciera falta en un gallinero. Se trataba de un pequeño habitáculo de un metro cuadrado con un diseño exclusivo y con una gama de colores llamativos a elegir.

    En segundo lugar, el gallinero venía equipado con todo lo necesario para que la gallina se encontrara lo más cómoda posible, incluyendo la instalación de luz y agua listas para conectar a la red.

    Evidentemente, este producto no resultaba tan atractivo para aquellos amantes del campo y de los huevos frescos, pues estos ya disponían de su gallinero particular. Pero sí consiguieron uniendo sencillez y diseño que mucha gente a la que le gustaría consumir huevos caseros, pero que no se atrevía por el engorro que suponía, se animaran a hacerlo.

    Este es un gran ejemplo de innovación. Simplificaron y le facilitaron las cosas al cliente y como premio encontraron un nicho en un mercado que se podía pensar saturado.

    No hay comentarios