Tres claves para aplicar gamification en e-commerce por @Wonnovacom

    Aunque las mecánicas y dinámicas del juego pueden ser aplicadas a casi cualquier ámbito, bien es cierto que hay campos que son más susceptibles de ser gamificados que otros.

    El e-commerce es uno de esos terrenos en los que la gamificación encaja a la perfección. Con esta técnica se consigue fidelizar y generar engagement en los clientes potenciales, pero también es uno de esos campos en los que las mecánicas del juego deben estar implementadas con la máxima precaución.

    El fin de una tienda online es la venta de un bien o servicio y para lograr esto hay que simplificar y facilitar el proceso de compra del consumidor. El cliente quiere comprar lo antes posible y con el mínimo esfuerzo. Atendiendo a ésta necesidad la gamificación en e-commerce debe seguir 3 reglas básicas.

    Desarrollar la estrategia pensando en el cliente tipo de la tienda

    Al implementar gamficación hay que tener en cuenta que existen diferentes tipos de jugadores y que las necesidades de éstos atienden a las motivaciones por las que participan en el juego.

    Es importante que al implementar gamfiicación en e-commerce se conozca a la perfección cómo es el cliente tipo de la tienda con el fin de que la estrategia principal se dirija al mismo. Aunque el cliente tipo se encuentre el punto de mira, no se deben olvidar las necesidades de el resto de consumidores potenciales. Por ello, es importante desarrollar una estrategia 360º en la que el cliente tipo habitual tenga un mayor peso en la creación de la misma.

    No implementar procedimientos que incrementen el esfuerzo de compra del cliente

    En la gamificación se pueden desarrollar un gran número de mecáncias y dinámicas del juego que favorecen el engagement y la fidelización del usuarios gracias a la motivación que éstas generan. En e-commerce estas técnicas deben simplificarse para evitar que se entorpezca o se dificulte el proceso de compra.

    Establecer objetivos para el usuario a corto, medio y largo plazo

    En el binomio gamificación/e-commerce hay que distinguir entre el cliente potencial, en cliente ocasional  y el cliente fiel a la marca.
    Atendiendo a estas tres tipologías es necesario desarrollar objetivos a corto, medio y largo plazo que permitan incrementar el número de clientes fieles.

    Dosificar las recompensas según la interactuación de los usuarios es una manera de conseguir que la relación con la marca se prolongue en el tiempo con el fin último de conseguir que los clientes potenciales pasen a ser clientes fidelizados.

    No hay comentarios