¿El Equipo de tu Proyecto balconea? por @KarlitaRosillo

    Karlita Rosillo - Blogger en TodoStartupsEn la vida de los negocios y más aún de las pequeñas empresas existen situaciones por las que todos los empresarios tienen que pasar.

    Definitivamente como dice Carlos Aliaga en su libro “Si mi empresa tuviera ruedas”, no se necesita ser un estudiado para tener una empresa de éxito, basta con ser visionario y trabajar bien duro para que esto se logre y coincido con él, aunque creo que una persona que se ha dedicado a estudiar, tiene los conocimientos para “quizá” y solo quizá, equivocarse menos (Al menos eso pensaría yo aunque existen excepciones)

    Sin embargo aún con todos los estudios que una persona tuviera, existe un algo en las empresas que por más estudiado, es el coco de pequeñas, medianas y grandes compañías. Me estoy refiriendo  al “personal”.

    Y antes de comenzar quiero contarles la experiencia.

    Generalmente durante la semana laboral que comprende de lunes a viernes, suelo comprar comida en un restaurante pequeño para llevar a casa y comer con mi hermosa familia, ya que debido a las ocupaciones, pocas veces me da tiempo de cocinar personalmente.

    En ese lugar trabajan varias señoras adultas, pero hace poco más de 2 semanas, llegó un chico de 17 o 18 años a laborar en el lugar, atendiendo  específicamente a todas las personas que llevamos comida a casa.

    La cuestión es que existe una señora, que se le nota la inconformidad con la presencia de este chico y no digo esto solo porque yo lo crea así, (Si algo tiene esta servidora es que es bien observadora).

    Me ha tocado presenciar en distintas ocasiones, que la señora tiene algunas actitudes mal intencionadas con el pobre chamaco, es grosera con él, lo regaña enfrente de los clientes y lo humilla si pregunta algo, el chico por su parte, a leguas se ve que teme encontrarse con ella de frente.

    Ciertamente los seres humanos somos muy complicados, pero en una empresa las complicaciones deberían pasar a segundo término, pues se trabaja para un mismo objetivo. En ese ambiente debería  existir si no armonía, por lo menos empatía para que la labor se realice de la mejor manera posible y  entregar un excelente resultado al cliente.

    No existe nada más desagradable que los clientes/proveedores se enteren de los conflictos que existen al interior de una empresa.

    Para evitar que los trapos sucios salgan al sol como decimos en México es importante:

    1. Comunicar el objetivo:

    Si el personal no tiene claro cuál es el objetivo de la empresa y hacia donde se avanza, difícilmente existirá un compromiso por parte de los empleados

    2. Capacitar al personal:

    Nada es magia, ni siquiera la capacitación, pero son herramientas que permiten a los empleados de cualquier nivel crecer personal y profesionalmente, además de abrir un abanico de oportunidades e ideas que bien pueden aprovecharse en pro de la empresa.

    3. Formar equipos de trabajo:

    Es una forma de dividir la responsabilidad, siendo también una excelente manera de formar nuevos líderes.

    4. Líder con enfoque:

    Enlistado en el último lugar, pero no por ello menos importante. Para que exista una dirección, debe existir un dirigente que tenga entre muchas cualidades, enfoque, pasión, ideas y disponibilidad de mejorar y trabajar con el equipo.

    Como siempre espero que este post haya sido de tu agrado y te invito a que me dejes tu comentario ¡Me encantará leerte!

    Soy Karla Rosillo y soy consultora desde el 2009. Estudie Comercialización y actualmente me encuentro cursando un diplomado en COACHING HUMANISTA NO DIRECTIVO, en la escuela Creo Coaching. En mi vida profesional, he tenido varios logros, entre ellos formar parte la creación de una empresa en la que he dejado todo el corazón, MGM Asesoría y Capacitación donde inicié en este camino de la capacitación – consultoría y desde entonces encontré mi pasión.

    No hay comentarios