Tú no vendes, te compran por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsEsta semana Microsoft anunciaba el inminente cierre de uno de los servicios que, en otros tiempos, fue uno de los más populares. El Messenger llega a su fin.

    Hace algunos años, todo el mundo tenía Messenger. Y era, sin duda, el servicio más usado entre los adolescentes y jóvenes. Los mismos que hoy usan Whastapp para esas comunicaciones.

    Si en aquellos tiempos de gloria para la mensajería instantánea de Microsoft, alguien hubiese adivinado lo que venía, lo lógico es que hubiese pensado que todo el mundo usaría Windows Live Messenger en sus smartphones.

    Pero no, no es así. Tanto no es así, que Microsoft adquirió Skype para dar la puntilla a la que fue la aplicación de mensajería instantánea más usada.

    Da igual que seas Microsoft, que seas freelance o que tengas una pequeña empresa con varios empleados. Las reglas son las mismas. Si te duermes en los laureles te quedas fuera.

    Puedes crear el producto del momento, el más vendido, el más usado. Da igual que sea el mejor, no triunfa lo mejor, sino lo que mejor se adapta al mercado. Y precisamente ese es el motivo por el cual no debes pensar que siempre va a ser así.

    Si vendes es porque aquello que vendes (o como lo haces), se adapta a las necesidades de tu mercado. Y los mercados cambian. Y lo hacen porque las personas cambian. Cambian sus gustos, sus prioridades, sus preferencias…

    Muchas veces nos olvidamos que quien compra son personas. Pensamos que tenemos un producto y ese producto “hace” ventas. Y no es así. Nuestro producto vende porque le es útil a las personas que lo compran. Pero no va a serlo siempre. Porque las personas cambiamos.

    Tanto para tener éxito, como para mantenerlo la clave es satisfacer necesidades. La historia está llena de productos que, sin ser los mejores, han triunfado incluso por encima de otros que eran de mejor calidad. ¿Por qué?, porque satisfacían mejor a su mercado.

    Lo importante no es desarrollar el mejor producto, sino el que mejor se adapta al mercado y luego tener la capacidad suficiente para que el producto evolucione con los gustos y necesidades del mismo.

    No hay comentarios