Tuenti: ¿Éxito u oportunidad perdida? por @PabloAtreides

    Pablo Canca - Blogger en TodoStartupsCon frecuencia se dice lo importante que es llegar primero a un determinado nicho de mercado para asegurarte una posición de dominio a medio o incluso largo plazo, pero la práctica demuestra que tras el impacto inicial, si no lo acompañamos de una estrategia y posicionamientos bien definidos las posibilidades de estancarse o incluso desaparecer son máximas.

     Vale para ello el caso de Tuenti. Haciendo un poco de historia,  Tuenti nació en 2006 (el mismo año que Facebook) fundada por Zaryn Dentzel, americano que estaba en un programa de intercambio en España y pronto creció de manera espectacular entre los universitarios y adolescentes, posicionándose como un “Facebook juvenil”.

    Su progresión fue meteórica y fue por eso que se produjo la adquisición de esta red social por Telefónica / Movistar por algo más de 70 millones de euros.  Con la entrada de gran capital en la empresa y la presencia de Dentzel y parte del equipo fundador de Tuenti todo hacía indicar que la expansión de la red sería aún mayor.  Hasta aquí, la parte triunfal de esta historia.

    Ahora, el lado menos triunfal. Tuenti cuenta actualmente con 15 millones de usuarios, algo que aunque a priori es una buena cosa, si echamos la vista al crecimiento de otras redes sociales como Pinterest o Foursquare que igualan o duplican su número de usuarios en la mitad de tiempo, tenemos que preguntarnos si la empresa ha ido en la dirección que debería.

    Tuenti cometió un error estratégico que es difícilmente comprensible si tenemos en cuenta que su fundador no es español:  su posicionamiento casi exclusivo al mercado nacional, y durante demasiado tiempo.  Que el mundo de internet y las “cibertendencias” está dominado por lo sajón no es ninguna novedad.

    Algo que viene de Estados Unidos tiene mayor probabilidad de “arrastrar” a las masas que si lo hiciera de cualquier otro país. Por eso, dominar el mercado americano ha de ser una prioridad absoluta para toda startup que quiera ser realmente global.   Esta primacía de usuarios españoles ha hecho que Tuenti  llegue a una posición de estancamiento y que ahora busque nuevos posicionamientos, como tratar de difundirse por el mercado latino o sobre todo, el ofrecer servicios de telefonía móvil, valiéndose de la infraestructura Movistar.

    La realidad es que Tuenti es apenas conocido fuera de nuestras fronteras, pese a la monumental inversión y esfuerzo que Movistar está haciendo para darle relevancia internacional.  Y es una pena, realmente.

    Tuenti lo tiene (o tenía) absolutamente todo: Un nombre pegadizo y “juvenil” , un logo simpático y reconocible, un nicho de mercado apasionado de las nuevas tecnologías, el amparo de Movistar… todos ellos factores ganadores.

    Y sí, Tuenti es una red social de éxito y con mucha vida por delante.  La pregunta es:  ¿Podría haber sido realmente “el hermano pequeño de Facebook”  no sólo en España sino en todo el mundo, si se hubiera posicionado de otra manera allá por 2006?

    ¡Os toca a vosotros opinar sobre el tema!

    No hay comentarios