Twitter retrasa su salida a bolsa: El nuevo ROI de la publicidad por @JoseRuizPardo

    Éxito Emprendedor, Emprendedores, motivación, StartupsTwitter, otro grande de las redes sociales, va a retrasar su salida a bolsa tras ver lo ocurrido con Facebook. Cuando las barbas de tu vecino veas pelar…

    Y ¿por qué Facebook cae en picado en bolsa?, si todo el mundo tiene Facebook, todo el mundo usa Facebook y todo el mundo conoce Facebook. Lo lógico es que Facebook fuese poco menos que el Apple de Internet. Pero no es así. No ha parado de bajar casi desde que su fundador hizo sonar la campana en Wall Street.

    Y es que una cosa es la cantidad de usuarios que tiene la red social y otra muy distinta su modelo de negocio. Que no es que sea malo, si no fuese rentable no estaría donde está. Pero una cosa es ser rentable y otra muy distinta inspirar suficiente confianza como para que gente que busca ganar dinero inviertan en ellos. No hay más que ver la famosa Prima de Riesgo de nuestra España.

    Y es que Facebook tiene muchísimos usuarios en todo el mundo, pero esos usuarios, entre los que me incluyo, no queremos ver publicidad. Y si la vemos no prestamos toda la atención que debiéramos y, sin atención, no hay pasta, sin pasta no hay negocio y sin negocio no se atraen a inversores.

    El modo de hacer publicidad está cambiando. Algo que no paramos de oír pero que no terminamos de entender bien en qué consiste. La publicidad tradicional, la que invade nuestras vidas en forma de anuncios, interrumpiendo lo que realmente nos interesa, está muriendo. Por eso, fundamentalmente, la publicidad está cambiando. Ya no prestamos atención a los anuncios, ni en la tele, ni en los periódicos, ni siquiera en las redes sociales, si se hace del modo tradicional.

    No es que no queramos publicidad, los consumidores siguen interesados en los productos, en las marcas. Pero no en todas, solo en las que les interesan. La publicidad está cambiando, pero hay un problema. Cambia el modelo de hacer publicidad, pero no estamos cambiando la manera de medir el retorno de esa publicidad.

    O sea, que sabemos que al cliente solo le interesa ver anuncios de lo que realmente le importa, pero seguimos obsesionados por saber cuántos clientes nuevos han venido gracias a la publicidad que hacemos. Algo falla. Si cambia el modelo, debe cambiar también la forma en la que se mide la rentabilidad.

    Vale, sí, pero en qué consiste este nuevo método para medir el ROI. Cómo lo hacemos. Quizás este sea uno de los grandes problemas de Facebook, que está haciendo publicidad al estilo clásico, en un medio moderno. Y que además mide el retorno, también, al modo tradicional.

    Creo que ha llegado la hora de añadir un nuevo parámetro para medir el retorno de la publicidad en cualquier medio. Ha llegado la hora de medir las emociones y tenerlas en cuenta en el retorno. ¿Por qué las emociones?, porque es el lenguaje del ser humano. Alguien nos cae bien o mal por lo que nos hace sentir. Nos enamoramos de alguien por como nos trata, por como nos sentimos cuando estamos a su lado, por las emociones que remueve dentro de nosotros.

    Si las marcas tienen que emocionar a los clientes. Si las marcas tienen que enamorar a sus consumidores para convertirlos en fieles, … ¿Por qué ignoramos las emociones al valorar el retorno de la inversión en publicidad?.

    A lo mejor un cliente no ha hecho click en el anuncio, a lo mejor no se ha hecho fan de la marca, a lo mejor no ha compartido el contenido en su perfil, pero a lo mejor sí se han removido en él sentimientos, sensaciones que más tarde harán que sea cliente, consumidor de la marca.

    Claro que en este punto podréis decir, muy bien, pero ¿cómo se mide una emoción?, ¿Cómo se compara un sentimiento?… ¿Y si le preguntamos al neuromarketing?.

    No hay comentarios