Venezuela: Es una buena oportunidad para las Startups por @HackerGerencial

    Dentro de la fase inicial de inicio de un negocio, muchos emprendedores aseguran que algo crucial en el proceso es la identificación de una buena oportunidad de negocios.

    Existen coincidencias en que la oportunidad debe contener un mercado, ser una buena oferta de valor, debe ser diferente, aportar una solución a algún problema, sin ser menos importante, debe desarrollarse en un mercado donde el grupo emprendedor tenga una ventaja ante la oportunidad, bien sea la experiencia, los contactos, el conocimiento, así como el insustituible interés de los clientes.

    En mi experiencia he visto emprendedores con mucha experiencia, conocimiento formal acabado sobre los productos y el mercado, con las mejores redes de contactos en los ámbitos de acción de sus emprendimientos. Adicionalmente con procesos bien definidos para demostrar el interés de los clientes en sus productos o servicios innovadores, y sin duda atendiendo problemas en esos mercados que no han sido resueltos antes. Pero también he visto como en algunos casos, estos cocteles de éxito han desaparecido en el tiempo sin dejar rastro.

    La tasa de fracaso de los emprendimientos viene en aumento, como ejemplo tenemos el caso de Estados Unidos,  en donde se presentaron tasas cercanas a cero durante 1992 hasta el asombroso 83% de fracaso que registra en 2007 según el Bureau of the Census produced for the Office of Advocacy of the U.S. Small Business Administration.

    No se trata de una tendencia de aseguramiento de fracaso la que estamos viendo, se trata de la necesidad de un espíritu de lucha e incansable trabajo que se requiere para hacer exitosa nuestra startup.

    Esta información nos aporta confirmación para una hipótesis de raíces muy lógicas, en la medida que avanza el tiempo resulta más difícil desarrollar una startup exitosa, las razones pueden ser de competencia, de intensidad en el número de nuevos emprendimientos, por la complejidad de las nuevas ofertas o bien por la velocidad con la que cambian las necesidades de los mercados.

    Para lo que estamos conversando no resulta muy relevante las razones que conllevan al incremento de las tasas de fracaso en los emprendimientos, sino más bien la característica de competitividad que requieren los emprendedores en sus empresas nacientes,  así como la alta exposición al fracaso.

    Los emprendedores coinciden que la energía para desarrollar sus proyectos es crucial, se conversa sobre la dedicación de 24 horas diarias, 7 días a la semana y durante los 365 al año. Dedicación acompañada de una alerta sostenida de la competencia de mercado, desarrollo tecnológico, marketing, operaciones y relacionamiento con los clientes.

    Es muy claro es que las startups cuentan con requerimientos para sus promotores relacionados con el tiempo y los resultados que son cruciales. Me pregunto de dónde viene la energía del emprendedor.

    Entre las respuestas se habla de la motivación, o automotivación, la tensión creativa, la innovación intrínseca cómo temas altamente desarrollados en estudios teóricos prácticos desarrollados por las mejores universidades del planeta.

    La motivación, resulta crucial, cómo mantenerse motivado en el objetivo de la startup pese a la competencia, a los rechazos, a la falta de apoyo, inclusive ante las complejas relaciones entre los promotores o socios de la startup.

    La tensión creativa, me gusta el concepto, la mirada del lugar en el que nos encontramos y dónde debemos llegar, en una suerte de camino sin salida, siempre conlleva a una tensión o stress tal que desata propiedades emergentes del grupo emprendedor para lograr salir de la situación.

    La motivación intrínseca, con ejemplos tremendos de perseverancia, en donde el emprendedor dedica su vida a la solución de problemas que ha afectado su vida temprana.  Por ejemplo los médicos que dedican su vida al estudio del cáncer por que perdieron a algún familiar en edades tempranas de sus vidas.

    Estoy en el punto donde veo cuadros parecidos en otras situaciones, cómo en los adolescentes que desean ser músicos o artistas a pesar de las constantes insistencias de sus padres. Así como también a padres que apoyan a sus hijos aunque identifican que los menores tienen competencias para otras cosas.

    Recientemente conversaba con un amigo cuyo hijo es un excelente prospecto para estudios diplomáticos, dado que ha hecho una excelente aparición en los ejercicios de simulación de naciones unidas, inclusive ganando el reconocimiento del mejor representante en el ejercicio mundial en la ciudad de New York. Este excelente prospecto diplomático tiene propuestas de becas para estos estudios de varias universidades importantes, pero su deseo y motivación están en el cine, disciplina con la que no cuenta con la misma red a apoyo.

    De nuevo el dilema de competencias o pasión, lo cierto en que para emprender necesitamos la mezcla de competencias, pasión y mercado.

    Cuando un grupo emprendedor me presenta su startup, cuándo preguntan que me parece su idea de negocios, o su planteamiento, no hago más que buscar en su pitch o presentación respuestas a estas preguntas:

    1. La startup busca dar solución a algún problema existente.
    2. Dónde identificaron el problema.
    3. Qué les hace pensar que tienen la competencia para lograr desarrollar la solución.
    4. Qué ganan del punto de vista personal al lograr esta solución.
    5. Quién los apoya
    6. Quién los ha rechazado
    7. Saben por qué los apoyan y por qué los han rechazado.
    8. Cómo se han sentido ante los rechazos.

    Veo el caso de los emprendedores que inventaron un video juego que permite a los músicos jugar una especie de Rock Band pero con instrumentos reales. Proyecto que ya cuenta con financiamientos de primera y segunda ronda.

    El proyecto pollitoingles,  uno de los seleccionados para la academia Wayra en Venezuela 2011, cuya promotora diseña una red social de comercio e intercambio de artículos para bebé, en donde el amor de nueva mamá se desborda en el modelo de negocios.

    Me quedo admirado al ver a nuestro director Gustavo Dudamen, que con su dedicación crea innovadoras formas en la dirección de orquestas, impresionando al mundo entero desde su pasión

    En este momento de mi vida, entonces recomiendo emprendedores que busquen una oportunidad de negocios considerando:

    1. Una oportunidad en la que tengan centrada tu pasión, si eres músico, en la música, si eres deportista en el deporte, si te gusta leer, entonces en los libros.
    2. Identifica un problema en eso que te gusta hacer. Cómo sabes que es un problema, porque ya te ha afectado en el desarrollo de tu pasión.
    3. Diseña una solución para el problema que contenga un modelo de negocios, una oferta de valor y un mecanismo para rescatar el valor de la solución.
    4. Conversa del problema y potenciales soluciones con otros que compartan tu pasión. Esto es innovación.
    5. Comiencen a trabajar.
    Siempre estoy buscando más preguntas y característica para identificar una buena oportunidad para una startup

    Twitter: @HackerGerencial

    HackerGerencial.blogspot.com

    0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

    No hay comentarios