Verdades y mentiras de los pactos de Socios por @JavierCidGil

    foto javier cidEn la búsqueda de financiación para startups, si se tiene éxito y se consigue un Business Angel u otro tipo de inversor interesado en entrar en la compañía inevitablemente se llegará a este punto. Yo diría que es crítico para el emprendedor, ya que la diferencia entre firmar un buen o mal pacto de socios para sus intereses no se verá hasta unos años después.

    En este pacto, aunque la confianza entre las partes es la base de la negociación, es normal ponerse en el peor de los escenarios, ya que los inversores quieren seguridad y asegurarse previamente de que los problemas futuros con el emprendedor quedan atados desde ya.

    El pacto de socios no es asunto de buenos y malos, sino una negociación entre dos partes que, aunque tienen un interés común, defienden posiciones distintas. A continuación describo algunas realidades desde los dos puntos de vista:

    LA CLAÚSULA DE ARRASTRE ES PARA QUITAR LA COMPAÑÍA AL EMPRENDEDOR: MENTIRA

    La cláusula de arrastre pretende dar facilidad al inversor para salirse en un futuro, ya que es más fácil encontrar un comprador que quiera asumir el control de una empresa en marcha, que uno que quiera sólo entrar en minoría. En todo caso es mejor tener el 10% de una empresa que vale 100MM que el 51% de una empresa que vale 1MM. Lo importante es establecer un suelo mínimo en cuanto al precio de venta en el propio pacto de socios.

    LAS MAYORÍAS CUALIFICADAS EN EL CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN SON PARA CONTROLAR LA COMPAÑÍA: MENTIRA

    Son para controlar qué se hace con el dinero que ha puesto el inversor. A nadie le gusta invertir en un negocio y que al día siguiente la empresa compre un coche de lujo al CEO emprendedor. Con mayorías cualificadas en el consejo los inversores pueden vetar decisiones que hagan que el dinero se emplee en fines ajenos a lo verdaderamente importante: el negocio.

    LA CLÁUSULA DE NO COMPETENCIA FACILITA LA VENTA FUTURA DE LA PARTICIPACIÓN DEL INVERSOR: VERDAD

    Es muy difícil vender una participación de una compañía en la que se arrastra al emprendedor si luego éste puede al día siguiente replicar el mismo negocio y aprovechar su know how, contactos, etc. De esta manera el inversor podrá vender su participación a un tercero que tendrá seguridad en que en este negocio el emprendedor no le hará la competencia durante un tiempo, normalmente 2 años.

    LA CLÁUSULA DE NO VENTA (LOCK UP) ASEGURA LA IMPLICACIÓN DEL EMPRENDEDOR: VERDAD

    Normalmente el emprendedor es la pieza clave de la empresa y el inversor quiere asegurarse de que se implique en el negocio al menos el tiempo en el que el inversor esté. Si el emprendedor no puede vender y además no puede dedicarse a la misma actividad centrará todos sus esfuerzos en la empresa.

    LA CLAÚSULA DE INDEMNIZACIÓN ES PARA OBTENER UN BENEFICIO EL INVERSOR: MENTIRA

    La cláusula de indemnización establece que si el emprendedor no cumple el pacto de socios, deberá indemnizar al inversor con una cantidad establecida en el propio pacto (normalmente muy alta). Esta cláusula pretende disuadir a los emprendedores de incumplir el pacto de socios, pero por supuesto no es voluntad del inversor el hacerla efectiva, ya que éste sería el peor escenario posible.

    Éstas no son las únicas cláusulas que se pueden incluir en un pacto de socios, pero sí algunas de las más importantes. Como siempre recomiendo estudiar muy bien el pacto, sentido común, flexibilidad para negociar y si se puede….contratar un buen abogado.

    No hay comentarios