¿Y la ley de #Emprendedores? por @JorgeFdzC

    Cada día indigna más ver con qué frivolidad se habla de los miles de millones de Euros necesarios para sanear nuestro sistema financiero; el mismo que, en palabras del anterior Presidente del Gobierno, era la “champions bancaria”.

    He perdido la cuenta de la cantidad de dinero público que ya se ha inyectado con la promesa de que serviría para que fluyera el crédito a las pymes. Por si alguien se lo había creído, cada día nos llevamos una nueva sorpresa en forma de cantidad necesaria para tapar el agujero, la última que he oído es cincuenta mil millones de euros más.

    Es evidente que la prioridad es salvar los ahorros de millones de personas pero me temo que, cada día que pasa, tal sangría de millones supone que poco va a quedar para poner en marcha la prometida ley de emprendedores.

    La paradoja de este caso es que las entidades que tenían la responsabilidad de ofrecer liquidez a las empresas van a ser las que se lleven hasta el último céntimo que tanto sacrificio, a base de subidas de impuestos, nos está costando a los que, a buen seguro, no tenemos ninguna responsabilidad.

    Nuestras cajas de ahorros no han sido más que pseudoentidades financieras, politizadas hasta la médula y en consecuencia regidas por criterios políticos, muy por encima de los financieros. ¿Y dónde están los responsables? Como muy bien dice Manuel Sevillano en su twitter @nuvinoal: “Vivimos en una sociedad en la que los fracasos son colectivos y los éxitos individuales” y éste es justo el escudo de muchos para irse “de rositas”.

    Como ciudadano me siento estafado y, no pido, exijo responsabilidades. Los puestos de los consejos de administración de las cajas de ahorros están ocupados en su mayoría por políticos, nombrados a dedo por partidos y sindicatos, y todos ellos con sueldos que rondan los 600.000€ al año. Si alguien puede tener un sueldo así también puede pagar la parte que le toca.

    Es probable que, si a día de hoy, seguimos sin noticias de la ley de emprendedores sea debido a que el Gobierno no encuentra dinero con que ponerla en marcha. Si es así, no estaría de más que se les exigiera un sacrificio económico mayor a todos estos consejeros que han recibido sueldos multimillonarios por no hacer nada.

    Espero que el gobierno se dé cuenta pronto de que la ley urge y halle los medios necesarios para poder articularla eficazmente de tal forma que se convierta, como espero, en la ley clave para sacarnos de esta situación y comenzar a generar empleo. De lo contrario, me temo, que se quedará sólo en un brindis al sol.

    No hay comentarios