4. La cuenta de resultados

El resultado del ejercicio viene determinado por la suma de todos los ingresos del periodo menos la suma de todos los gastos.

Resultado = Ingresos – Gastos

De tal forma que si:

Imagen del resultado del ejercicio que viene determinado por la suma de todos los ingresos del periodo menos la suma de todos los gastos

La idea de lo que es un ingreso y ejemplos de ingresos nos vienen rápidamente a la cabeza (la cifra de ventas, esto es, lo que se obtiene por vender los productos o prestar los servicios a lo que se dedique nuestra empresa). Algo más difícil puede resultar la idea de gasto, pero también nos vienen a la memoria ejemplos de gastos (lo que nos ha costado la mercancía que luego vendemos, la nómina de los trabajadores, el consumo de luz, etc.).

4.1. ESTRUCTURA DE LA CUENTA DE RESULTADOS

La cuenta de resultados (o de pérdidas y ganancias) es el documento financiero que recoge todos los gastos e ingresos de un periodo de tiempo que, generalmente, será un año, aunque se puede obtener para periodos más cortos.

Para obtener más información sobre la formación del resultado obtenido y del análisis del mismo, será preciso realizar una clasificación a nivel de diferentes estratos o resultados parciales. Por tanto, la estructura de la cuenta de resultados debe permitir a los gestores de la empresa conocer los diferentes márgenes o resultados que la empresa puede llegar a tener y que permita dar pautas sobre cómo funciona el negocio.

Se trata de elaborar un documento con una estructura analítica que permita conocer cómo se ha desarrollado la actividad y que, además, permita la toma de decisiones en la gestión empresarial. Un posible formato de la cuenta de resultados es el siguiente:

Concepto
Ventas netas
‒ Coste de producción (gastos variables)
= Margen bruto
‒ Gastos de explotación
= Resultado bruto de explotación (EBITDA)
‒ Gasto de amortización
= Resultado neto de explotación
‒ Gastos financieros
+ Ingresos financieros
= Resultado antes de impuestos
‒ Impuesto sobre beneficio
= Resultado después de impuestos

Para poder construir una cuenta de resultados deberán tenerse en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Ventas netas. Incluyen la totalidad de los ingresos de las actividades de explotación, una vez descontados los importes de las devoluciones y descuentos.
    Ventas netas = Ventas brutas – Devoluciones ventas – Rappels sobre ventas
  • El importe de ventas netas también se conoce como cifra de negocios, expresión muy común en la terminología financiera y fiscal.
    También se tendrán en cuenta, como ingresos de la empresa, los importes recibidos a fondo perdido, generalmente de una administración pública, y que tienen como finalidad tratar de cubrir déficits de explotación o asegurar una rentabilidad mínima de la explotación.
    Finalmente, y al margen de los ingresos que se originen por el desarrollo normal de la actividad empresarial, la empresa puede obtener otros recursos derivados de ingresos que no estén afectos a la actividad principal, por ejemplo, el caso de un local propiedad de la empresa y que actualmente no utiliza, por lo que decide alquilarlo. Estos deberán ser tenidos en consideración, pero diferenciándolos de los que constituyen la actividad principal de la empresa.
  • Coste de producción. Recoge todos los gastos en que se ha incurrido por la adquisición o el coste de producción de los bienes que se han vendido. Su consideración como gasto variable obedece a que son proporcionales al volumen de actividad (ventas).
  • Margen bruto. Es la diferencia entre las ventas netas del periodo y el coste de la mercancía vendida.
  • Resultado bruto de explotación o EBITDA (Earning Before Interest Taxes Depreciation and Amortization). Se obtiene de restar al margen bruto los gastos de explotación, sin tener en cuenta las amortizaciones.
    Para desarrollar su actividad, la empresa incurre en una serie de gastos como son los sueldos de los empleados (salvo que tengan un componente que lo relacione con el volumen de actividad), el alquiler de locales y maquinaria, recibo de la luz de las oficinas, etc.
    Todas estas partidas se deben considerar gastos del ejercicio porque son necesarios para generar los ingresos del periodo. Por tanto, han de registrarse en la cuenta de resultados. No obstante, no dependen del nivel de ventas que se haya producido, por eso se denominan gastos fijos.
    También se los denomina gastos generales, de explotación o de estructura.
  • Resultado neto de explotación o beneficio antes de impuestos e intereses (BAII) o EBITEarning Before Interest and Taxes. Se obtiene deduciendo del resultado bruto de explotación el gasto por amortización de los activos no corrientes. Representa el resultado obtenido antes de retribuir los fondos ajenos que figuran en el pasivo del balance.
    Los activos fijos no corrientes que permanecen en la empresa durante más de un año van a participar en la obtención de ingresos durante más de un ejercicio. Al mismo tiempo, por su uso (y/o otras causas), van a ir perdiendo valor. No sería correcto imputar el importe total de esa inversión como gasto del ejercicio en el que se han adquirido.
    Surge la necesidad de «repartir ese gasto» en varios años (los que tenga de vida útil el bien al que nos estemos refiriendo). El concepto financiero que refleja el desgaste que sufren los elementos del activo no corriente es a lo que se denomina amortización.
    Las amortizaciones son el reflejo de la transformación en gasto de la inversión realizada en determinados activos como consecuencia de la depreciación a que están sometidos por su uso, paso del tiempo u obsolescencia tecnológica. De esta manera, se considera como gasto del periodo la parte de la inversión que se haya depreciado por este motivo durante dicho intervalo de tiempo. El método de amortización más usado (que no es el único) es el sistema lineal, que consiste en calcular la cuantía proporcional a los años de vida útil.
    El resultado de restar al resultado bruto de explotación los gastos por amortizaciones se denomina resultado neto de explotación.
  • Beneficio antes de impuestos (BAI) o EBTEarning Before Taxes. Se obtiene a partir del escalón anterior deduciendo los gastos financieros.
    Cuando en el transcurso de la actividad empresarial se solicitan deudas bancarias, estas habrá que devolverlas y supondrán también la obligación del pago de intereses y comisiones derivados de la financiación obtenida.
    Así, nos encontramos que estos intereses y comisiones han sido un gasto necesario para generar los ingresos del periodo, por tanto, deben pasar a la cuenta de resultados. No obstante, conviene tener claro que la devolución de parte o toda la deuda no constituye gasto, sino simplemente una disminución del pasivo que irá acompañada de una disminución del dinero efectivo de la empresa.
    Al mismo tiempo, puede que la empresa sea propietaria de activos tales como acciones de otras empresas que le producirán como remuneración dividendos, o inversiones en valores de renta fija, imposiciones a plazo y préstamos realizados a terceros cuyo rendimiento será unos intereses. Todos estos rendimientos –dividendos e intereses– constituyen los ingresos de carácter financiero.
    También tienen la naturaleza de ingresos financieros las variaciones del tipo de cambio por operaciones en moneda extranjera que supongan una ganancia para la empresa.
    El resultado de restar al resultado neto de explotación los gastos e ingresos financieros se denomina resultado antes de impuestos.
  • Beneficio neto o beneficio después de impuestos (BDI). Se obtiene a partir del beneficio antes de impuestos menos el gasto por el impuesto sobre beneficios.
    Por último, si la empresa ha tenido beneficios en el periodo, debe cumplir con sus obligaciones fiscales y deberá pagar un impuesto sobre dicho beneficio, que será un porcentaje (de acuerdo con el momento y la fiscalidad que le resulte aplicable a la empresa).
    El resultado de restar al resultado antes de impuestos el importe de la carga tributaria se denomina resultado después de impuestos.

<< 3. Fuentes de financiación | 5. El presupuesto de tesorería >>