España puede ser una potencia industrial, pero necesita un pacto de Estado

dig
Los ponentes del desayuno informativo sobre política industrial celebrado en el Eurostars Madrid Tower, este jueves. | Fotos: Alberto Orellana

La industria es un sector fundamental en la economía de España como generador de empleo y riqueza, representando un 14% del PIB, pero en nuestro país ha perdido peso en los últimos años respecto al crecimiento en Europa. “España tiene la ambición de ser una potencia industrial” y “sabemos cuál es el diagnóstico” para potenciarla, pero necesitamos reforzar y enfocar las decisiones políticas a través de un pacto de Estado de cara al futuro del sector a nivel europeo y mundial.

Es la principal conclusión alcanzada durante el debate informativo organizado este jueves en Madrid, bajo el título de ‘Una nueva política industrial para España’.

Las palabras son de Teresa Santero, ex secretaria general de industria, quien lanzó la clave que necesita nuestro país para alcanzar una verdadera reindustrialización. “Si sabemos cuáles son las necesidades de la industria, ¿por qué no progresamos?”, planteó. Porque “la política industrial no se hace en un ministerio sectorial, sino que se hace en todo el Gobierno”. Las medidas relevantes para la industria se toman “simultáneamente en casi todos los departamentos ministeriales”, explicó la ex secretaria.

Según un informe reciente del Banco Mundial (BM) la industria española ha perdido 7,3 puntos en el PIB entre 1995 y 2016. Un dato que aislado puede no significar nada, pero que representa “lo que aporta el todo el sector del turismo internacional” como dijo Miguel Sebastián, ex ministro de industria. Una caída que además no se produjo durante la crisis, sino mayormente durante los años de “falsa bonanza” -entre la llegada del euro y el año 2008- como señaló Sebastián, encargado de dirigir el debate.

Para desarrollar una política industrial exitosa hay que centrarse en las decisiones que se pueden tomar de manera coordinada en todos los ministerios. Porque la política industrial “se hace en Hacienda, en Fomento, Justicia, Medio Ambiente…”, apuntó Santero. Y actualmente “todas las actuaciones están dispersas” en cada ministerio, cuando “necesitan la colaboración de toda la actividad del Gobierno”, destacó la también profesora del IE University.

sdr

Si España quiere alcanzar el objetivo europeo de que la industria represente el 20% del PIB debe afinar ese diagnóstico y reconocer que estamos “atascados” políticamente como para alcanzar dicho pacto nacional. Así lo reconoció el presidente del Club Diálogos por la Democracia, organizador del evento, Antonio Gavilanes Dumont, quien recordó que “sólo con diálogo y consenso” se puede superar esta situación, igual que han hecho potencias como Alemania.

Hay que ser conscientes de que cuando una zona es industrial “es más rica y resiliente” a los efectos de la crisis, y nuestra industria “dejó de ser sexy durante muchos años”, resaltó con particular énfasis Mario Armero. El vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) destacó la importancia de potenciar las industrias más estratégicas -algo que Santero sabe por experiencia que será muy difícil- y de “atraer a los agentes sociales” a la política industrial. Porque “sin industria no hay futuro ni en España ni en Europa”.

Según Armero necesitamos una nueva política de innovación y desarrollo, que debemos simplificar: “No podemos tener seis o siete agencias encargadas de impulsar el I+D+i”. Además tenemos que lograr una propuesta de valor en la competitividad que hay entre las empresas de las diferentes áreas industriales (automóvil, químicos, bienes de equipo, videojuegos…) que nos lleven a la meta europea del 20-20 industrial (representar el 20% del PIB en el año 2020).

Armero, también ex presidente de General Electrics España y Portugal, señaló la importancia de mejorar la formación (1.700 millones que “debemos aprovechar mejor”) porque por mucho que la revolución industrial 4.0 en la que estamos sea “robotizada, el epicentro seguirán siendo las personas”.

En definitiva, el clamor de los ponentes por la necesidad de potenciar la industria con un pacto de Estado fue evidente. Armero sentenció: “No quiero que España sea un museo, un spa o un lugar en que sólo haya Hoteles”; necesitamos industria”. Por su parte Santero resumió su análisis de la situación: “No se trata de que nos parezca bien la actividad industrial, sino que toda la actividad del Gobierno debe estar centrada en mantener esa actividad”.

Dejar respuesta