Digital Sisters 2017: “Innovación disruptiva” y apoyo entre corporaciones y startups

(De izq. a dcha.) Javier Sánchez Pérez, Marta del Amo, Esteban Redolfi y Marisol Menéndez, este jueves en la Digital Sisters 2017 en Madrid. | ALBERTO ORELLANA

La residencia del embajador de Francia en España acogió este jueves la séptima edición del evento Digital Sisters, impulsada junto a la agencia nacional francesa para la internacionalización de la economía Business France. Un evento en el que se reunieron hasta 18 startups galas que apuestan por España, y en el que el embajador francés Yves Saint-Geours aprovechó para recordar que “es un momento de auge para las startups” en ambos países.

El evento se centró en la mesa redonda en la que se habló especialmente del concepto de “innovación disruptiva” y de la colaboración o “apoyo técnico” que los partners  (corporaciones) de gran tamaño pueden dar a las startups para desarrollar proyectos a nivel europeo y también internacional.

La periodista científica y jefa de redacción en la revista ‘Mit Technology Review’, Marta del Amo, coordinó el debate entre los diversos ponentes sobre los temas de innovación, éxitos y fracasos en el entorno startup de España y Francia, y también a nivel Europeo e internacional. Tres grandes empresas (BBVA, RTVE y el programa ‘4YFN‘ de emprendimiento startup) que vieron que “había que atender a las startups, porque estaban haciendo cosas muy interesantes”, como dijo Marisol Menéndez, directora de innovación del proyecto ‘Open Talent‘ de BBVA. “Las startups, más que dinero, necesitan clientes”, apuntó.

Javier Sánchez Pérez, director de estrategia del Centro de Innovación de RTVE, puso encima de la mesa las complicaciones que presenta la innovación en el sector público (y audiovisual en este caso) apostando por la llamada “innovación disruptiva” o apoyo entre corporaciones y startups, que huye del sistema de estándares europeos, más continuo pero demasiado regulado. Un concepto que, siendo dinero público, y con las partidas tan definidas que tiene RTVE, no se entendía muy bien inicialmente en la abogacía del Estado.

“No es tirar dinero público, es gente de mi corporación que innova, pero la innovación está ahí fuera” indicó Sánchez Pérez. Es la única manera de atraer esa innovación sin tener que pasar por el concurso público, “muy rígido y demasiado lento”. Se trata de “conseguir un producto que pulir con la startup” pero también en función de los intereses del partner. Se ofrece “un apoyo técnico a la startup”, definió el director de estrategia de RTVE.

El embajador de Francia en España, Yves Saint-Geours, abrió el Digital Sisters 2017. | ALBERTO ORELLANA

Se trata de aportar un “apoyo técnico” para hacer frente a las pruebas que requiere el testeo del negocio (algo que en ocasiones conlleva al fracaso por no hacerlo) y que habitualmente necesita de maquinaria o infraestructuras que “cualquier startup es incapaz de abordar”, remarcó Sánchez Pérez.

Con ello coincidió Esteban Redolfi, director del programa de apoyo startup ‘4YFN’ (4 Years From Now), que busca un impacto muy a corto plazo en este tipo de empresas. Según Redolfi, en el ecosistema actual, “si en cuatro años una startup no ha triunfado tiene que mutar”. Un alto porcentaje de mortalidad en este tipo de empresas que se debe al territorio tan complejo de tecnologías y oportunidades al que se dirigen.

La función de ‘4YFN’ es dar apoyo e internacionalización al ecosistema que se está desarrollando en España. Con dos entornos tecnológicos referentes como Barcelona o Madrid -donde se ha citado la Digital Sisters este año-, ahora hay que hacer que uno de los “players” que comienzan a ser relevantes como es España se sume a los acuerdos entre startups y corporaciones europeas para competir con las grandes como Silicon Valley.

Estas colaboraciones con las starups son las que “van a permitir que España siga compitiendo a nivel europeo” y que el ecosistema evolucione. Se produce así una inversión en la que la corporación “pone una musculatura que la startup no tiene” (dinero, mercado, infraestructuras), explicó Redolfi. A pesar de no tener inicialmente una aportación monetaria por parte de la startup, sí se genera un intercambio económico ‘WinWin’. “Cada uno aporta lo mejor que puede dar y a partir de ahí se construye algo nuevo, que el partner de renombre utiliza en su negocio, y donde la startup se lleva conocimientos, recursos y las puertas abiertas” a un amplio abanico de mercados y clientes.

No hay comentarios

Dejar respuesta