El talento y el esfuerzo permiten “brillar en cualquier parte”

sdr
Los ponentes durante las exposiciones de sus experiencias laborales de éxito en el extranjero.| Texto: Alberto Orellana | Foto: Marta Peiro

Ser emprendedor en España no es fácil para todos, por lo que muchas personas con grandes ideas deciden abandonar nuestro país para desarrollar sus proyectos. Iberdrola reunió este miércoles en Madrid a cinco personas que lograron llevar a cabo sus sueños fuera de España en su espacio Gente que brilla, creado para dar a conocer historias de pequeños empresarios que arriesgaron y unieron su talento y esfuerzo hasta dar vida a sus propios negocios y vivir de lo que realmente les gusta.

Bajo el título ‘El talento español vuelve a casa por navidad‘ se escucharon historias que se acercan a los más vulnerables y propuestas innovadoras que demuestran que “se puede brillar en cualquier parte”, como dijo Sofía Jímenez, y que todos compartían. Esta cooperante de la ONG Kubuka, contó su experiencia en el evento celebrado en las instalaciones del ISDI (la primera escuela nativa de negocio digital.

“Yo no vivo de lo que estudio porque hago de todo”, confesó Jiménez, antigua estudiante de publicidad y márketing que decidió irse a Zambia y que hoy busca la autosostenibilidad de la organización. Su objetivo es conseguir desarrollar una serie de proyectos (educativos, sociales, emprendedores, de microcréditos…) para que estos “puedan seguir creciendo” cuando la ONG ya no esté presente, trabajando para ello “de la mano” de los zambianos.

Quien también se formó en algo de lo que ahora no vive es Miguel Feijóo, confundador de la escuela de música Havana Music School en Cuba. Este licenciado en administración y dirección de empresas inició su carrera profesional en el sector financiero hasta que se dio cuenta de que este le estaba “atrofiando su potencial”. Tras diferentes experiencias laborales terminó en Cuba impartiendo clases de música y desarrollando lo que hoy es la web de la escuela en la que trabaja.

Un profesor satisfecho que recuerda que “nunca hay que cerrar las puertas a aprender cosas nuevas” aunque en ese momento pensemos que no nos van a servir, “sobre todo en la era digital”. Él estudió economía y hoy vive según el SEO y “gracias a Google y Facebook”, como resumió.

El proyecto de noticias infantiles instructivas ‘The Huge News’ de DODO. | Foto: Marta Peiro

Hay que reinventarse cada día y pensar en lo que cada uno realmente quiere hacer, incluso si eso fracasa y aunque te lleve a empleos más precarios que para nada te satisfacen. Así lo hizo Rubén Martín Hernández, quien aprovechó la crisis para irse a Berlín y terminó creando DODO, un proyecto que inició su camino como revista infantil y que hoy abarca iniciativas lúdicas y educativas para los más jóvenes.

Este estudiante de publicidad y relaciones públicas, también formado en diseño gráfico, demostró que su inspiración y creatividad de historias increíbles tuvieron que esperar y le provocaron absolutos derroches económicos. Pero hoy le mantienen al frente de su “versión actualizada de los boyscouts” como la definió él mismo. Un proyecto que incluye actividades educativas (gymkanas) para explicar a las generaciones más pequeñas algunos de los fenómenos de la actualidad (cambio climático, posverdad,…).

La mayoría se enfrentó al reto de aprender un idioma extranjero y todos experimentaron las ventajas e inconvenientes de sostener por sí solos el devenir de su proyecto. Algunos casos como el de Estela Pérez, estudiante de económicas y tenista en Estados Unidos, critican la falta de ayuda de los jóvenes talentos en España. Otros apuntan a la necesidad de “perseguir un sueño pero siendo realista”, como apuntó Clara Ortiz, diseñadora de moda.

En general la mayoría coincidió en que el esfuerzo diario es imprescindible, pero hay que “saber a qué se renuncia” y “qué es el éxito para ti”. De este modo el éxito vendrá de la combinación de una pasión que se lleva dentro y de “no derrumbarnos si nuestros sueños no se cumplen”, como destacó Martín Hernández. El objetivo es ante todo “conocerte a ti mismo” y encontrar el lugar en que tus intereses puedan enriquecerse más, para que así termines trabajando “sin darte cuenta de que lo estás haciendo”, señaló Feijóo.

Dejar respuesta