El Entorno PreMercado, la opción de financiación bursátil para las startups

(De izq.a dcha.) Carlos Ochoa (EpM), Victoria Majadas (BigBanAngels), Javier Hernani (BME) y Vicente Olmos (Bolsa de Valencia) este martes en la Bolsa de Madrid. |FOTOS: Alberto Orellana.

El Entorno PreMercado (EpM) es un puente extendido entre las empresas y el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) al que estas desean acceder. En el III Investor’s Day del Entorno PreMercado se ha puesto de manifiesto que el objetivo de esta iniciativa no es otro que lograr “que las startups conozcan el mercado bursátil y puedan acceder a nuevos inversores”, como apuntó Vicente Olmos, presidente de la Bolsa de Valencia. Una manera de “ayudar a tener un mercado más grande, más líquido y más diversificado”, añadió Javier Hernani, consejero delegado de Bolsas y Mercados Españoles (BME).

El EpM aparece como el “paso previo” de una empresa que desea salir a bolsa, como dijo Antonio Fernáncez, CEO de Biomar Microbial Technologies. Este empresario de servicios de tecnología microbiológica destacó que lo más importante del EpM para su empresa fue “el apoyo que se da para formarse en las distintas necesidades para salir al mercado. La seguridad de ir por un camino en el que alguien ha marcado ya los hitos que tienes que alcanzar”. Su empresa es una de las cinco que ya se benefician de la iniciativa EpM, y que compartió su experiencia junto a las dos nuevas empresas (TheLogicValue y Embention) que se incorporarán próximamente.

Olmos destacó durante el acto celebrado este martes en la Bolsa de Madrid, que la misión de esta iniciativa es “transmitir a las empresas la opción de la vía bursátil como alternativa o complemento a otras fuentes de financiación”. El directivo de la Bolsa valenciana explicó que las empresas veían demasiadas complejidades para incorporarse al MAB: principalmente los excesivos y arduos requerimientos normativos, así como “el desconocimiento del papel de las instituciones y miembros del mercado”, detalló.

“Barreras” que, como dijo Olmos, “son más difíciles de superar en el caso de las pequeñas empresas”. Para poder facilitarles la información necesaria y poder considerar la vía bursátil como fuente de financiación, el Entorno PreMercado brinda a las startups las herramientas necesarias con las que acceder al MAB.

Las empresas Housers, Nvlandis, Biomar y Cuatrochenta comparten sus experiencias en el Entorno PreMercado durante el III Investor’s Day EpM, este martes en la Bolsa de Madrid. | FOTO: Alberto Orellana.

¿Cuáles son esas herramientas? Por un lado, el EpM ofrece un programa formativo dirigido a los equipos directivos de las empresas, sus socios, los accionistas y los profesionales que trabajan con ellos. En este programa se les transmite “las normas, el funcionamiento de los mercados, las obligaciones de información y transparencia… Las necesarias adaptaciones societarias y de gobiernos corporativos necesarios para convertirse en una S.A cotizada”, desgranó Olmos.

“Con este puente ves los pasos que hay que dar, lo que ayuda a profesionalizar la empresa y el concepto startup, así como a generar el interés que da el impulso para salir al MAB”, describió Alfonso Martínez, de la empresa de software Cuatrochenta. Otra de las empresas previamente seleccionadas por la organización Big Ban Angels dedicada a la conexión entre Business Angels (BA), y colaboradora del proyecto EpM con Bolsas y Mercados Españoles (BME).

“En nuestro caso el EpM, además de una alternativa de financiación a largo plazo, nos ha ofrecido un respaldo a la gestión de la compañía”, compartió Miguel Navalón, CEO de Navlandis. Para el fundador de esta empresa dedicada a solucionar los problemas del  flujo de contenedores de mercancías, al adaptarse “a las exigencias que impone el propio EpM” se consigue una “garantía para inversores actuales y potenciales de que las cosas se están haciendo bien”.

Además, si por un lado supone una alternativa de financiación, el Entorno PreMercado también otorga visibilidad a través de eventos como el Investor’s Day y su programa formativo: una especie de “training para cualquier compañía que quiere dar el salto al MAB”, como explicó Tono Brusola, cofundador de Housers.

El directivo de esta empresa de amparo inversor inmobiliario destacó que muchos de los temas que se tocan en estas sesiones de formación del EpM, son para “que las empresas se acostumbren a los formalismos” que hay que cumplimentar. Así, el salto al MAB es más fácil al prepararse para “ser una empresa cotizada” en un mercado con “una supervisión regulada”, en este caso por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Dejar respuesta