Entrevista. Jeroen de Wit (Teamleader): El orden en la empresa

Jeroen_CEO_Teamleader_2ok
Jeroen de Wit

La gestión del día a día de una empresa ya no se reduce el clásico ‘debe y haber’. En su globalidad, sigue siendo así: hay que observar siempre con atención nuestros gastos e inversiones y nuestros ingresos y beneficios, de modo que no se vaya al traste nuestra iniciativa. Pero facilitar esa gestión ordinaria es clave, aún más en tiempos en que lo digital impregna todo cuanto rodea al empresario. Teamleader trata de ‘poner orden’ a todo eso. Entrevistamos a Jeroen de Wit, su CEO y cofundador.

¿De qué modo puede ayudar Teamleader a la pyme en su gestión ordinaria?

En una frase resumida podríamos decir que Teamleader les ayuda a crecer a través de un ahorro de tiempo y de esfuerzos: se trata de una herramienta all in one que reúne en un mismo sitio y en la nube las tres funciones básicas que una pyme (y cualquier empresa en general) debe controlar; facturación, CRM y gestión y planificación de proyectos. Así, los directivos o emprendedores pueden ahorrar tiempo de tareas mecánicas y rutinarias para dedicarse a lo que de verdad importa, que es hacer crecer su negocio, construyendo mejores relaciones con los stakeholders, como clientes, potenciales clientes y proveedores. Por otro lado, el sistema permite analizar los flujos de trabajo, y detectar de esta manera problemas, sobrecargas y posibles soluciones reasignando tareas; así como la comunicación entre los trabajadores y con colaboradores y clientes, ofreciéndoles una panorámica del estado de los proyectos y permitiendo contactar con la persona que se esté ocupando de una determinada acción. En la era de la economía colaborativa los procesos internos de una empresa no podían ser menos.

¿Qué distingue a Teamleader de otros servicios similares?

Unas ‘cinco T’ del trabajo inteligente, y por tanto de Teamleader, serían la facilidad de uso; el ser asequible para todo tipo de empresas, desde la más grande multinacional hasta una pyme o una startup, permitiéndoles a éstas además competir al mismo nivel que las de mayor tamaño; el contar con equipos locales que den una mejor servicio y experiencia de cliente; abarcar todo el flujo de trabajo, de manera holística, y el incluir un Marketplace que permite la integración de más de cien aplicaciones  que los usuarios también pueden estar utilizando, sin necesidad de estar accediendo a múltiples sitios y permitiéndoles customizar su herramienta de trabajo.

¿Cómo está creciendo la compañía y qué planes tiene de expansión?

Sería estupendo que nuestra historia y evolución pudiesen servir de esperanza y motivación para todos aquellos que quieren lanzarse al emprendimiento o tenga en sus manos ahora mismo una pyme. Nosotros comenzamos siendo solo tres compañeros que al salir de la universidad montamos una empresa de marketing diseño web en Bélgica y ahora, en cinco años, estamos ya en cinco países (Bélgica, Holanda, Alemania, España e Italia) y nuestro plan de expansión incluye, a corto plazo, abrir este mes en un sexto país, Francia, con una oficina París, y a largo plazo convertirnos en la compañía líder de cara a las pymes en Europa.

Jeroen_CEO_Teamleader_ok
Teamleader estuvo presente en South Summit 2017

¿Con cuántos clientes cuenta actualmente la compañía?

Actualmente más de 6.000 clientes han decidido trabajar de manera más inteligente, o ser ‘work smarter’, como decimos nosotros. Estamos muy contentos de ayudar a otras empresas, porque nosotros mismos sabemos todo lo que una pyme vive, lo hemos experimentado, sus dificultades y retos… De hecho, Teamleader no es más que el resultado de haber convertido una necesidad propia en una idea de negocio.

¿Qué plantilla tiene Teamleader y qué tipo de profesionales la forman?  

Desde los tres trabajadores que éramos al principio hemos crecido hasta formar un equipo de 160 personas. En cuanto a perfiles profesionales puedo decir algo que además considero clave en una compañía hoy en día, como mencioné en South Summit. Es necesario incluir distintas generaciones, aprovechando las ventajas competitivas que cada una de ellas puede aportar. Yo, por ejemplo, tengo 28 años, pero contamos con profesionales de edad muy variada. La gran mayoría del equipo está formada por jóvenes que aportan ideas, innovación, una mentalidad out of the box y mucho entusiasmo. Pero es muy importante incorporar además perfiles seniors en puestos de dirección, que puedan introducir una perspectiva de experiencia en el terreno multinacional y nos ayuden a avanzar más rápido y en la línea óptima. En el mercado español uno de estos perfiles es María Abad, directora de Marketing, y otro Pedro Mardomingo, country manager de Teamleader.

¿El futuro de la gestión empresarial está en la nube sí o sí? 

Sí. ‘En cualquier lugar’ y ‘siempre’ son dos pautas que deben ir unidas al big o small data de las empresas. Es clave para el buen desempeño de una compañía. En la época de la globalización, por un lado, y la colaboración, por otro, la nube es un elemento al que no podemos renunciar. Sería, como internet en su conjunto, el oxígeno de los negocios. A esto se suma el hecho de la ayuda que aporta a aquellas compañías que quieren ser flexibles con sus trabajadores, permitiéndoles conectarse desde diversos puntos, o en momentos de urgencia donde tienes que acceder en un momento determinado a una información crucial o hacer una consulta rápida.

En 5 años has llevado tu compañía a 6 países. Con tu experiencia, ¿qué aconsejarías a las startups que quieren internacionalizar sus negocios?

Para convertirse en una scale-up internacional recomendaría incluir talento multidisciplinar, multicultural y, como he comentado, procedente de distintas generaciones. También, pese a ese anhelo de internacionalización, aconsejaría no abandonar la presencia local: hay mercados muy distintos, con lenguas diferentes, costumbres distintas y esto se une a la necesidad de los clientes de sentir que están tratando con alguien que verdaderamente les comprende. También, a nivel de procesos internos, es crucial (no solo para internacionalizarse sino incluso para sobrevivir y poder competir en cualquier mercado) buscar el ahorro de tiempo y esfuerzos en tareas mecánicas. A nivel de fases diría que primero hay que centrarse en el producto, su utilidad real y las mejoras y luego pensar en escalar. Por último diría, aunque no por ser menos importante, de hecho el trabajo inteligente lo haría todo más fácil para todos: hacer a los clientes, colaboradores y trabajadores más felices.

 

 

Luis Miguel Belda
Director de Comunicación en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Redactor jefe en TodoStartups

No hay comentarios

Dejar respuesta