¿Te gustaría vender en el mercado chino? Aprender con facilidad y a una velocidad de vértigo es posible, incluido el chino. Tal habilidad le dará a un emprendedor una ventaja competitiva inimaginable. Pilar Jericó, presidenta de Be_UP, lo ha contado en Emprende TVE, junto con Juanma Romero, director del programa.

Un emprendedor ha de aprender continuamente, si quiere hacer del éxito su compañero de viaje, expuso la experta, quien a continuación desveló que aprender lo que se necesita de manera eficaz y sin agotamiento está al alcance de cualquier persona, con interés: desde nuevos idiomas a programación informática.

Durante el programa, Pilar Jericó contó que en plena Guerra Fría, un médico psiquiatra búlgaro, Georgi Lozanov, desarrolló el método de aprendizaje más revolucionario de las últimas décadas: la sugestiología. Era la época en que los espías necesitaban aprender idiomas a marchas aceleradas. En 1960, lozanov, a instancia de su gobierno, seleccionó a quince personas de distintas profesiones entre veintidós y sesenta años que no hablaban ni una palabra de francés y les entrenó durante un día en su “Centro de Sugestiología”.

Una vez allí, en una agradable sala, les sentaron en unos cómodos butacones en círculo. Durante los primeros minutos les enseñaron un tipo de respiración muy relajante y, posteriormente, comenzaron a escuchar música clásica. Mientras la música sonaba, una mujer entonaba frases en francés con distintas tonalidades: a veces en un tono susurrante, otras de un modo más duro o imperativo. Así durante horas y horas. Los alumnos estaban muy relajados, no tomaban notas sino que sencillamente estaban tumbados o con los ojos cerrados… Cuando terminó la sesión, les hicieron un examen de lo aprendido y aquí llegó la sorpresa” –recalcó la experta: “El 95 % de los alumnos había aprendido 1.000 palabras en solo un día. No fue un milagro, sino el resultado de un nuevo método: el superaprendizaje”.

Para Jericó, la conclusión es que “podemos ser muchísimo más de lo que somos, lo que necesitamos son otras vías distintas para aprender, más eficaces, menos agotadoras y que están a nuestra disposición incluso de adultos. Sin embargo, hay que introducir claves nuevas: el superaprendizaje y el miedo son opuestos. Solo cuando retiramos el temor a fallar, la competición, los esfuerzos titánicos y accedemos a estados mentales y corporales muchos más relajados, aprendemos mucho más y recordamos con mayor claridad (en el experimento los quince voluntarios recordaron palabras francesas después de varios meses. Casi nada)”, enfatiza.

A los emprendedores y seguidores de Emprende de TVE, Jericó les dio una segunda clave, según dijo, importante de partida: “Toda persona tiene un cuerpo, una mente lógica y una mente creadora y solo cuando integramos los tres centros, logramos el superaprendizaje. Por eso, no es de extrañar que los voluntarios comenzaran la sesión aprendiendo a respirar con técnicas basadas en el raja yoga, porque el objetivo era que el cuerpo entrara en ondas alfa”.

No obstante, el método de Lozanov, según la experta, trabajaba también con la mente creativa (o lo que tradicionalmente se ha asociado al hemisferio derecho) a través de la música clásica. “Ahora bien, no vale cualquiera, sino aquella que tiene una cadencia especial: 60 pulsos por minuto. La barroca era la preferida para este tipo de sesiones. Y por último, la mente lógica (o tradicionalmente denominado hemisferio izquierdo) se alimentaba de las nuevas palabras pero con otro pequeño truco, con distintas tonalidades y una cadencia armoniosa”.

Aunque todo esto ocurrió hace cincuenta años y todavía es un campo con mucho potencial, la experta avanzó que en la actualidad la neurociencia ha confirmado las propuestas de Lozanov: “nuestro cerebro es plástico, podemos aprender a cualquier edad y solo necesitamos otras vías para ello”.

Para finalizar, Pilar Jericó preguntada por Juanma Romero, expuso que “el superaprendizaje depende del cociente potencial del individuo, no del cociente intelectual y este solo se consigue cuando recuperas algo que no es nuevo, sino algo que conoces: a ti mismo, a ti misma, sin miedos, con el potencial de tu creatividad, tu cuerpo y tu mente lógica, dispuesto a relajarte y a disfrutar del placer de aprender cosas nuevas”.

No hay comentarios

Dejar respuesta