Emprender un negocio sin renunciar a mi trabajo, ¿es posible?

Emprender un negocio sin renunciar a mi trabajo, ¿es posible?

Algún día seré mi propio jefe. Me gustaría iniciar un negocio para aumentar mis ingresos, pero no tengo tiempo para hacerlo crecer o incluso independizarme 100% en el futuro pero no puedo dejar la “estabilidad” de un trabajo por un sueño, yo puedo vivir con eso pero no puedo arrastrar a mi familia a un escenario como ese.

Durante mucho tiempo pensé de esa forma y no me avergüenza decirlo, porque de todo se aprende, más triste me pone el hecho de ver que esa realidad que yo viví en su momento se replica en tantos trabajadores muchas veces disconformes con sus ingresos o que aceptan un trabajo que no les satisface por miedo a dejar esa “estabilidad”.

¿Estabilidad?

En primer lugar hablemos de ese mito y analicemos que tan estable o seguro es un trabajo por cuenta ajena o dependiente. La mayoría de las empresas del mundo en las que nosotros trabajamos pertenecen a lo que se llamarían pymes, generalmente asociadas a un solo dueño, una empresa familiar o un par de socios, es sabido que las pymes son el motor de la economía.

En ese escenario, ¿Qué podría ocurrir si el único dueño de la compañía tiene un accidente y muere?, es altamente probable que el trabajo se termine y sino al menos cambien bastante la condiciones, ¿Es realmente seguro que nuestra única fuente de ingresos dependa de otra persona?.

Ok, tal vez trabajas en una gran empresa, te voy a contar la experiencia de mi padre. Durante más de 30 años presto servicios una de las universidades publicas más reconocidas de Chile, comenzó en un cargo muy pequeño hasta convertirse en el conservador general de inventario de toda la universidad, pero cuando vino una crisis y  necesidad de cambios al interior de su departamento se vio obligado a llegar a un acuerdo para salir de ahí y aunque de eso han pasado 10 años nunca más encontró un trabajo como ese, no porque no tuviera capacidades (un hombre honesto y con grandes habilidades técnicas) sino porque el “mercado” dice no necesitarlo o poder pagar lo que el vale.

Te cuento todo esto para que reacciones, no te estoy diciendo que salgas corriendo de tu trabajo actual, no hay nada de malo en ser un empleado por cuenta ajena si eso es lo que te gusta, pero debes saber que poner los huevos en una sola canasta es más arriesgado de lo que podría ser comenzar a construir un negocio alternativo que te sostenga en caso de cambios. Hoy la duración promedio en un trabajo es de 4 años, en la época de mi padre, más de 30, simplemente el mundo cambió.

¿Es Posible?

Ahora que ya hemos aclarado este punto tan importante viene la pregunta ¿Puedo empezar un negocio mientras tengo un trabajo?, aunque la mayoría te va a decir que eso no es posible y debes renunciar para dedicarte a tu negocio 100% para que tengas resultados yo me voy a permitir decirte que eso no siempre es así, hoy más que nunca en la historia existen oportunidades para iniciar negocios en paralelo e ir diversificando tus fuentes de ingreso, tener un respaldo que mitigue los efectos de un despido y quien sabe un día lograr vivir de eso.

Hace 10 años trabajo por cuenta ajena, me he desempeñado en distintas funciones y con el paso de los años fui desarrollando una carrera en paralelo, consiguiendo mis propios clientes y adquiriendo más experiencias. No es mi intención formar una empresa, al principio solo quería aumentar mis ingresos, pero con el paso de los años me di cuenta que esto podía convertirse en un negocio, aun no renuncio a mi trabajo, es más veo a mi actual empresa como un futuro consumidor de mis servicios, como una plataforma de aprendizaje y para la cual pongo mi mejor esfuerzo en hacer las cosas bien. Trabajo en tecnologías, creo aplicaciones y sitios web para mis clientes, escribo en blogs y sitios web, doy algunos cursos en línea o asesorías remotas, estoy en un espacio de negocio diferente al de mi empleador y no se me pasa por la cabeza quedarme con alguno de sus  clientes, por un tema de valores personales y porque he descubierto que es pan para hoy y hambre para mañana, como siempre dice mi madre.

¿Quieres saber cómo iniciar un negocio ya sea 100% dedicado a él o en paralelo a tu ocupación actual?, primero tengo que advertirte que no vengo a venderte un ideal, la vida es dura pero hay algo clave para que esto tenga sentido, es la siguiente pregunta ¿Qué te gusta hacer y que habilidades tienes?.

Esto de trabajar por tu cuenta no consiste en andar en pijama, levantarte a la hora que quieras y no depender del resto, todo eso es una parte solamente, pero al final del día hay que comer amigo y si tu único fin al iniciar un negocio será ganar dinero es mejor que te quedes solo con tu empleo o te busques uno que realmente te haga feliz, pero si eres inquieto y tienes un sueño, si hay algo que disfrutas mucho haciendo, créeme que por ahí puede que encuentres tu próximo negocio.

Simplifiquemos las cosas

He leído y aplicado muchos libros sobre el tema, pero no voy a compartir contigo una inmensa lista de pasos mágicos para concretar tu negocio, te voy a contar lo que he hecho y como sigo trabajando en esto después de 10 años, en 3 simples pasos:

  1. ¿Qué Quieres Hacer?: Mira, sé que siempre has oído que se necesita la gran idea, yo también por mucho tiempo por mi trasfondo tecnológico estuve pensando en el próximo facebook, tengo carpetas en mi PC llenas de ideas que nunca concreté y ¿sabes que?, la respuesta está más cerca de lo que crees y es más sencilla de lo que la mayoría piensa.

¿Qué harías aunque no te pagaran?, ¿En qué área destacas sobre el resto y quizá habría gente dispuesta a pagarte por eso?, si observas un poco de eso te será más fácil encontrar el camino que estás buscando, se de gente que paga porque le corten el césped, le paseen al perro, le lleven el auto al servicio técnico, le administren su cuenta de facebook y hasta respondan el 90% de sus correos electrónicos.

No puedes avanzar al siguiente paso sin tener la respuesta a esta pregunta y no porque deberás analizar tanto tu idea de negocio, sino porque echar adelante un proyecto, trabajar horas que otros dedican al ocio o a dormir solo será posible si haces lo que realmente te apasiona, sino te lo aseguro (muchas veces me metí en negocios pensando en ganar dinero aunque no me gustaban) será un total martirio.

  1. Como lo vas a Hacer: Ok, ya soñamos un ratito, ya elegimos a que nos vamos a dedicar. Aunque suene increible la mayoría de las ideas de negocio mueren antes de comenzar, en esta fase cuando hay que determinar un plan de acción muchos pierden el entusiasmo. Según lo que a mí mismo me pasó fue porque me preocupaba de armar enormes planes de negocio o proyecciones de ventas y me sentía tan abrumado que simplemente desistía en el camino.

Así que no te estoy diciendo que saltes al vacío, te estoy indicando que te sientes por un momento a definir estrategias para concretar el negocio. Quizá para esto podría servirte una plantilla de Business Model Canvas, pero la verdad que basta con un lápiz y un papel. ¿Cómo es la gente que pagaría por mis servicios?, ¿Dónde está esa gente?, ¿Tengo acceso a alguno de ellos en mi círculo cercano?, preguntas como esa pueden marcarte el camino.

Cuando ya tienes claro quién es tu cliente y donde encontrarlo te sugiero que vayas a conversar con algún potencial comprador de tu círculo cercano, alguien a quien puedas preguntar que podría hacer por ti o como podría darte un servicio mejor que el que tienes hoy o que cosas te duelen hoy y te gustaría mejorar.

  1. Cuando lo vas a hacer: Si en la fase 2 muchos quedan en el camino, aunque estoy hablando de algo que no debería tomarte más de un par de semanas en realizar, es al momento de actuar el que yo llamo la hora de la verdad. Y no lo llamo así porque en el sabremos si realmente me compraran lo que vendo (si tienes pasión irás mejorando tu oferta) sino porque es aquí donde se ve si realmente quieres concretar tu plan.

Ponerse metas simples, en corto plazo, que se puedan cumplir y que sean medibles nos pone al fuego, nos obliga a dejar de soñar, de reclamar por la situación actual y nos pone al volante del vehículo para producir el cambio, ahora eres tú, no es tu familia, no es el jefe, no son tus padres, eres tú, solo tú. Las acciones deben ser concretas, eso de tener más clientes en 3 meses es muy difuso, estoy hablando de algo como por ejemplo:

  • Buscar el contacto de 3 posibles clientes (recuerda que ya sabes cómo es tu cliente según lo que hayas marcado en el paso 2) en los próximos 3 días.
  • Concretar una reunión con ellos o enviar una propuesta de servicios los 5 días siguientes.
  • Realizar mi primera venta en los próximos 30 días.

Bueno querido amigo, si llegaste leyendo hasta aquí de corazón espero que actúes  respecto de este tema, la vida es muy corta, solo estamos de paso y no vale la pena quedarnos entre excusas y temores, además que como te he contado no te estoy invitando a saltar al vacío, más bien a armar un colchón sobre el que puedas lanzarte con cierto grado de seguridad o que al menos amortigüe tu caída en caso de que te empujen por la ventana.

¿Te gustaría recibir más contenidos útiles como este?, estoy escribiendo cada 15 días aquí en TodoStartups y sé por experiencia propia que los demás contenidos que ellos publican cada día son de altísima calidad.

Además te cuento que tengo mi sitio dedicado especialmente a los autónomos y profesionales freelance donde comparto muchos contenidos útiles y espero podamos aprender todos juntos, me pondría muy contento si te das una vuelta por ahí.

Bonus Track

Para complementar lo que leíste aquí te dejo uno de los últimos artículos de mi blog de regalo, que habla sobre cómo convertir tus servicios en productos espero te sea útil.

Carlos Astudillo Jamett
Ingeniero en Informática. Certificado en Desarrollo de Aplicaciones Lotus Notes, Apasionado por la tecnología y el emprendimiento. Creador del portal Geeklancers donde comparto consejos útiles para freelancers, autónomos y emprendedores que quieren aumentar sus ingresos y consolidar su independencia. Me he desempeñado como Supervisor de Soporte Tecnológico, Docente, Desarrollador Freelance y por cuenta ajena.

No hay comentarios

Dejar respuesta