Expertos advierten sobre el emprendimiento latino: efímero, local y de necesidad

raul1
Fotografía: Raúl Barrón/TodoStartups

Existe un tópico cierto: América Latina es una de las regiones mas emprendedoras del mundo. Aunque la realidad es más amarga, ya que la motivación principal según diversos estudios es la necesidad. Los negocios de los emprendedores latinos no perduran en el tiempo ni en la economía, son locales y de perfil medio-bajo en nivel económico y educativo. Los Estados no facilitan ni mecanismos ni infraestructuras para la conexión con el mercado global, y no tienen, por tanto, un margen sostenible de crecimiento.

La mayoría de expertos concuerdan en atribuir el adjetivo de necesidad al emprendimiento entre los jóvenes de Latinoamérica. Así lo constatan los informes presentados en I-emprende, iniciativa de la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ), que destacan el perfil económico y educativo del innovador de la región como medio-bajo y con un nicho de mercado local, con poco acceso al mercado global y de poca supervivencia en el tiempo. Las conclusiones destacan la necesidad de reformas estructurales en educación y mercado laboral de los Estados, así como la ruptura de todas las barreras entre naciones para aprovechar la generación con más jóvenes de la historia.

Para los economistas Juan Vázquez y Guillermo de Lena, que acaban de explicar en Madrid las conclusiones de los últimos estudios sobre la materia, la situación es alarmante, con más de 70 millones de jóvenes sin trabajo y la futura inclusión en el mercado de 35 millones más. El número de desempleados es altísimo, las brechas entre géneros no hacen sino aumentar, el número de ‘ninis’ (ni estudian, ni trabajan) crece.

Por otro lado, para Max Trejo Cervantes, secretario general de la OIJ y moderador del encuentro, las demandas del mercado están totalmente interconectadas con la juventud, por su formación y su costumbre al cambio, la transformación y la deslocalización. Juan Vázquez, de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCED), avala así mismo a los jóvenes como fuente de oportunidad para las naciones y destaca que no se está aprovechando el potencial, ni por preparación ni por facilidades del mercado: “A partir de 2020 el número de jóvenes va a caer, hay que aprovechar la generación con más jóvenes de la historia”, al tiempo que apunta los beneficios de la inclusión de estos en el mercado laboral: “El PIB de los países iberoamericanos crecería un 4% si incluyera a todos los ninis e informales, tanto, como sumar una economía chilena a la región”.

La formación de los emprendedores

Como destaca Carmen Casero, directora general del Ministerio de Empleo de España, los jóvenes ya no quieren ser funcionarios, 6 de cada 10 universitarios optan por la vía del emprendimiento, aunque la realidad es que no todos los consiguen.

Por tanto se trata de iniciativas que promuevan reestructurar los métodos de educación, fomentando, en opinión de Javier Dorado, director general del Instituto de la Juventud de España (INJUVE), el entorno digital, alejándose de considerar la formación solo como una etapa de nuestras vidas focalizando en una educación de reciclaje constante que dote de las armas de la flexibilidad y la adaptación a jóvenes. En sus propias palabras: “El 20% de nuestros jóvenes suponen el 100% de nuestro futuro y los jóvenes tienen que competir en talento”.

Por otro lado Carmen Casero también alerta sobre los peligros de una “brecha peligrosa” entre los que pueden y no acceder a los estudios. Y los informes avalan sus augurios, ya que proponen abaratar y facilitar la educación universal para fomentar el emprendimiento de calidad entre los jóvenes.

Iniciativas para el fomento del emprendimiento.

Los expertos reunidos concuerdan que este tipo de estudios ayudan a arrojar mas claridad sobre el fenómeno, pero recuerdan que por su carácter generalista obvia las particularidades de cada escenario. Por tanto, valoran la realización de próximos estudios, más cercanos y que pongan el foco en cada uno de los actores.

Como conclusiones, alaban la colaboración de países que conlleven la destrucción de barreras tales como las migratorias o sociales que impidan el emprendimiento entre los jóvenes. Abogan también por cambios estructurales en educación y mercado para este fin. Para ellos el emprendimiento supone un futuro mejor para la producción que se aleja el característico problema de dependencia de los productos primarios que sufren algunos países.

Para finalizar, alertan sobre el peligro de la llamada ‘trampa del ingreso medio’, los Estados latinos han crecido en sus conquistas sociales en clase media, sin embargo la pobreza vulnerable ha crecido a la par, y por tanto es necesario un esfuerzo en el crecimiento económico, ya que sin este los Estados pueden quedarse estancados.

Periodista en el departamento de comunicación de la UDIMA. Redactor en Todostartups.com

No hay comentarios

Dejar respuesta