El franquiciador: un empresario plus

El franquiciador: un empresario plus

La palabra empresario es, desde luego el término de moda, continuamente oímos hablar de emprendedores, empresariado, jóvenes empresarios, grande y pequeña empresa. Sin embargo al hablar de franquicias se suele hablar de franquiciador y de empresa franquiciadora.

El empresario que se decide a desarrollar su negocio adquiere una serie de compromisos, compromisos vinculantes orientados, no sólo a alcanzar sus objetivos y expectativas, sino a gestionar de forma óptima las necesidades y visión de futuro de sus franquiciados, empresarios al mismo tiempo.

¿Cuáles son las características de un buen franquiciador?, ¿qué aptitudes y actitudes personales debe de tener?.

El franquiciador debe de tener, en primer lugar, una visión global de su negocio, ser capaz de salir de su área de confort, para someter periódicamente a revisión sus procesos de trabajo, su oferta de producto y la demanda de un cliente final que. Procesos de trabajo que, probablemente sean en muchos casos, distintas a las habituales de la localidad en la que ha operado habitualmente.

Deberá por lo tanto, habituarse a trabajar con herramientas de análisis, establecer objetivos claros, comunicarlos adecuadamente, trabajar con procesos, gestionar su capacidades productivas y logísticas y tener como prioridad absoluta la gestión de la reputación de su marca. La capacidad de orientar sus esfuerzos hacia la satisfacción de las necesidades de sus franquiciados, y de integrar éstas en su planificación a corto y medio plazo, es otra de las aptitudes indispensables para el correcto desarrollo de su franquicia.

La empatía, la capacidad de adaptación a los tiempos y a las tendencias, la flexibilidad y la rapidez de respuesta, serán asimismo actitudes indispensables para pasar de ser empresario a empresario plus, un gran reto y una gran responsabilidad, ya que franquiciar un negocio significa pasar de ser una pequeña empresa a comprometerse a garantizar un crecimiento sostenido y sostenible con todas las implicaciones que dicho crecimiento conlleva.

La elaboración de este artículo ha sido posible gracias a la colaboración de Laura Alonso, de Conteam Franquicias

No hay comentarios

Dejar respuesta