La ilusión, amiga o enemiga del emprendedor

La ilusión, amiga o enemiga del emprendedor

Estoy empezando mi negocio y no hago más que disfrutar y crear. La ilusión que tengo en cada minuto irradia por cada poro de mi piel, incluso toda persona que está a mi alrededor lo nota, ¡estás que te sales!

Sí, estoy que me salgo. Ideas y más ideas que no parecen parar bajan en cascada constantemente y todas son buenas. Guau, eso es genial, eso es que estoy alineada/o con mi camino, incluso he vuelto a levantarme con ilusión. Es que realmente, no puedo pedir más, bueno, si, una cosa, aunque ya sé que va a ser así, pero por favor que todo esto funcione…

¿Te suena todo esto? Es una situación por la que muchos emprendedores pasamos por algún momento. Ideas que van y que vienen, cosas y más cosas que se nos ocurren para hacer crecer nuestro proyecto e ir mejorándolo cada día. Y en medio de todo este festín…alguien en algún momento debería decirnos: ¡FRENA!

Si, tal como lo lees, frena. Si quieres que tu proyecto tenga más posibilidades de que funcione, frena. Toda la fluidez de ideas, de hacer más cosas y de la gran motivación que se siente (en ocasiones) por hacer más cosas hay un momento que puede ir totalmente en nuestra contra. La acumulación de ‘haceres’ en nuestra agenda y en nuestro pensamiento, se convierten en miles de metas que queremos conseguir para ayer y como mucho para hoy. En medio de tanta prisa y velocidad es conveniente frenar y empezar a poner orden a todo aquello que queremos poner en marcha si es que no queremos acabar enfermos o no alcanzado nuestros objetivos.

Frena

Frenar es importante para saber en qué punto me encuentro del camino. Que se está haciendo, que no, a qué ritmo va y a qué ritmo voy yo…

Haz una lista de todo lo que quieres hacer y empieza a priorizar. Una buena idea es ir poniendo fechas de finalización de cada cosa o ordenarlo en una lista. Nuestra mente funciona mejor cuando nuestros objetivos están ordenados y precisamente es lo que estamos buscando.

Abarca aquello que puedas abarcar

Si, ya sé que con la ilusión da la sensación de poder hacerlo todo, yo también he pasado por eso, pero realmente, ¿Qué puedes abarcar manteniendo un estado de serenidad en ti? Si realmente quieres dar lo mejor de ti en este nuevo proyecto, asegúrate de estar haciéndolo, porque cuando entramos en estados de ansiedad y estrés por querer abarcar más de lo que realmente podemos, ese porcentaje empieza a caer proporcionalmente tal como aumenta nuestro grado de estrés. No nos damos cuenta, pero es así.

Sigue Andando

Con mejor organización y más serenidad, puedes seguir andando con mayor efectividad. La organización aporta en ti mayor sensación de control y por lo tanto tu seguridad aumenta. ¿Cómo sería si te sintieras más fuerte y más seguro/a en tu proyecto?

En conclusión, saber gestionar la ilusión y la felicidad de un nuevo proyecto es un punto imprescindible que todo emprendedor debería saber para no morir de ello.

Coach y emprendedora. Me apasiona acompañar a otras/os emprendedores a que alcancen sus sueños. Dedicada a trabajar por una sociedad más respetuosa e igualitaria a través de varios proyectos y asociaciones sin ánimo de lucro.

No hay comentarios

Dejar respuesta