La universidad también cuenta con los emprendedores “doblemente valientes”

El alcalde de Tres Cantos, Jesús Moreno (centro) junto a los principales directores del proyecto la URJC, como RIcardo Moreno (dcha.) de la Unidad de Atención a personas con discapacidad. | ALBERTO ORELLANA

La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) en colaboración con la cátedra de emprendimiento Fundación Konecta fomenta el apoyo a emprendedores con discapacidad para lograr una inclusión completa de estos trabajadores autónomos en el plano laboral. Desde 2014 organiza eventos como el de este viernes en Tres Cantos (Madrid) junto a múltiples instituciones como el Observatorio de Innovación de Madrid y empresas como OHL para “asesorar, formar y acompañar” a los proyectos emprendedores y autónomos en España.

En presencia del alcalde del municipio madrileño, Jesús Molero, y los directores de la Fundación Konecta, Graciela de la Morena, y de la Unidad de Atención a personas con discapacidad de la URJC, Ricardo Moreno, la jornada se desarrolló en torno a tres mesas redondas. En ellas se abordaron temas como la actualidad de la Ley de Autónomos o el papel de las Universidades en el impulso del emprendimiento. Pero sobre todo de la necesidad de seguir “sensibilizando y e inspirando” a más organizaciones para “lograr alianzas entre empresas” y universidades con las que potenciar los proyectos de personas discapacitadas. Mensaje emitido por Pablo Martín, director de la revista ‘Corresponsables’.

Francisco Blanco Jiménez, codirector de la cátedra Fundación Konecta, dio un gran ejemplo de estas alianzas cuando habló de lo que definió como ‘Spin-On‘ a través de las universidades. “Empresas de fuera que se apoyan en la universidad” que ofrece, “en muchas ocasiones sin saberlo” un asesoramiento muy valioso para los proyectos emprendedores. Dentro de la red de viveros empresariales de la URJC, Jiménez demostró la importancia que tiene este tipo de formación “que evita que te equivoques”, pues aunque “hay excepciones que tiran del resto, la mayoría de los emprendedores, no nace, se hace”.

Los emprendedores discapacitados pertenecen al 80% del empleo creado en España (PYMES y autónomos) además de haber generado muchos terceros puestos de trabajo con sus negocios (más de 360.000 empleos entre 2011 y principios 2017) y que han crecido un 4,16% durante el último año (20.000 autónomos discapacitados en el tercer trimestre de 2017). Cifras que indican que, aunque “todavía estamos lejos” de conseguir una regulación completa de estos “trabajadores autónomos por exclusión”, sí reflejan una evolución del emprendimiento social en nuestro país, como declaró Ignacio Tremiño, presidente de la Comisión Nacional Sobre Discapacidad y diputado del Partido Popular.

dav
El diputado y presidente de la Comisión Nacional sobre Discapacidad, Ignacio Tremiño, junto a Celia Ferrero, vicepresidente ejecutiva de ATA, en Tres Cantos. | ALBERTO ORELLANA

Tremiño, en compañía de la vicepresidenta ejecutiva de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), Celia Ferrero Romero, repasó algunas de las modificaciones que por primera vez tocan una Ley Orgánica por motivos de discapacidad (la Ley de Trabajadores Autónomos) ampliando la tarifa plana de 50€ de seis a doce meses, o modificando la base de cotización hasta cuatro veces al año. Todo para que estos emprendedores “doblemente valientes, por ser emprendedores y al mismo tiempo hacer frente a las barreras diarias que todavía existen en la sociedad”, puedan integrar plenamente y contribuir a la riqueza del país, como dijo Graciela de la Morena.

Hay que seguir impulsando los proyectos de empleo de personas con discapacidad, “como ya hacen todas las PYMES” según afirmó Tremiño, que tienen sus propios programas de inserción, algo que ha ido cambiando en los últimos 25 años. Programas de emprendimiento como el de la Fundación ONCE (desde 1988) bajo el auspcio del Fondo Social Europeo desde el año 2000. Su técnica de formación, empleo y proyectos, Ana Belén Martínez Redondo, recordó que los emprendedores discapacitados “llevan a cabo proyectos cada vez más innovadores y tecnológicos, muy implicados en el impacto que puedan tener en la sociedad”, por lo que es esencial prestarles un asesoramiento y apoyo inicial a sus proyectos.

Un asesoramiento que puede llegar desde asociaciones sin ánimo de lucro, como el caso de SECOT, donde tutorizan y llegan a financiar “a puro riesgo” los proyectos emprendedores, como desatacó su vicepresidente Adolfo Torres Torres, o desde fundaciones adscritas como la FREMAP. Su director del Área de Readaptación Profesional, José Antonio Zarzuela, explicó la labor que tiene FREMAP a la hora de readaptar laboralmente a aquellas personas que han quedado en situación de incapacidad tras un accidente laboral. Una gran variedad de cursos para que elaboren un plan de negocio y que cuenta con ayudas económicas que alcanzan los 60.000 euros, pues saben (y más en este caso) que “emprender no es fácil”.

No hay comentarios

Dejar respuesta