No cierres un negocio, véndelo

No cierres un negocio, véndelo

No siempre el emprendedor online consigue aquello para lo que lleva tiempo trabajando, día y noche, quitándose horas de sueño, de hobbies y familia: hacer que su negocio sea sostenible.

Hay muchos factores que no controla y que pueden ser condicionantes a la hora de alcanzar el éxito.

A priori puede parecer un trabajo sencillo: conseguir un autoempleo que pueda hacerse desde casa, y compaginarlo con otras tareas… Pero cualquier emprendedor experimentado te lo podrá decir: ¡Es muy difícil!

Emprender online requiere de un esfuerzo arduo y constante.

Internet nos ofrece la posibilidad de vender nuestros productos o servicios a cualquier persona en cualquier parte del mundo, pero… ¿y cómo llegas a esa persona?

Hay multitud de tareas que debes realizar tú mismo, y otras muchas que tendrás que delegar ya sea en empleados, o en empresas a las que subcontratar ese servicio, o… ¿cómo mandarías una televisión a Australia?

En este campo, el horizonte temporal de cualquier negocio que empieza es de 3 años, a partir del cual en teoría se alcanza el umbral de rentabilidad y se entra en zona de beneficios. Este tipo de plazos es el general, pero depende también mucho de las circunstancias personales del emprendedor y del fondo de maniobra para actuar que tenga.

En el caso que finalmente decida “abandonar el barco”, la última opción debe ser cerrar el negocio, aunque actualmente sí sea la más común.

Hay muchas otras alternativas previas a esperar que la página web pierda toda su valor y dejar de renovar el alojamiento y dominio. Lo bueno de los negocios online es que todo lo que acontece es prácticamente medible. Existen KPIs para todo, por lo que el emprendedor puede conocer casi al minuto la marcha de su empresa.

Toda esta información es un potente activo de cara a tomar decisiones. Antes de llegar a la tesitura final de tener que cerrar el negocio al 100%, debe analizar todas las posibilidades que tienes a tu disposición:

  • Reciclar la tecnología para otro tipo de negocio. Con la experiencia adquirida podrá ver otras opciones en las que pivotar. Quizá pueda reutilizar los contactos y clientes, o incluso proveedores para emprender otro negocio online, diversificar el que ya tiene, o incluso realizar un cambio radical. La idea es no tirar todo el trabajo e inversión de tiempo a la basura, y si el beneficiario de todo el know-how puede ser el propio emprendedor, mejor que mejor.
  • Si tiene una inversión importante en stock, debe buscar otro canal de distribución con el fin de poder liquidar de alguna forma, o recuperar un porcentaje de la inversión.
  • Vender el negocio en su conjunto. Buscar un comprador que pueda interesarle el sector, la base de clientes, el posicionamiento, o todo en general y negociar con él un precio de venta y los detalles del acuerdo.

Para este tipo de casos, se pueden encontrar multitud de interesados, que por uno u otro motivo les interese el negocio, aunque no tenga resultados positivos,  por lo que siempre es conveniente adjuntar un informe detallado con la gestión del negocio, histórico, oportunidades de cara a futuro, y una correcta valoración del negocio en el mercado, no vale su valor contable: realizado por alguna empresa especializada en este campo.

No hay comentarios

Dejar respuesta