Yo soy mi marca personal

Yo soy mi marca personal

“La identificación con el ciudadano corriente requiere vestirse como el ciudadano corriente”,

Rubén Amún, El País

Con esta frase de Rubén Amún quiero empezar mi artículo de hoy sobre la marca personal. Y es que realmente esta afirmación indica muy bien lo que hoy quiero reflejar.

Una de las tareas que todo emprendedor debe hacer antes de lanzar su producto a la sociedad, es identificar su target. ¿A quién va dirigido mi producto? ¿Qué edades tiene? ¿Por dónde se mueve? ¿Qué comportamientos tiene? ¿Cómo viste? ¿Quién es? ¿Cómo se llama? ¿Qué problemas tiene en su vida? ¿Cuáles de esos problemas quiero solucionarle yo con mi producto?

Si yo quiero vender a este tipo de persona en concreto, entonces, ¿Qué actitudes, comportamientos e imagen debo tener yo para que mi target se fije en mí?

No podemos olvidar que cuando conocemos a alguien, vemos por primera vez una página web, leemos un artículo sobre alguien, siempre y absolutamente siempre, emitimos un juicio. Evidentemente ese juicio se forma a partir de mis mapas mentales, es un juicio por lo tanto que habla de mí, pero es un juicio que quedará instalado en mí como mis nuevas lentes para observar e interpretar cualquier acontecimiento que provenga de esa persona, web, etc…

Por lo tanto, la imagen si es importante. Nuestra imagen cuenta. Nuestra imagen, es lo que yo transmito al mundo, lo que los demás ven de mí. No puedo olvidar que yo soy mi marca personal, yo me estoy vendiendo en todo lo que hago, me dé cuenta o no. Por lo tanto…

¿Qué imagen quiero dar para que mi target me compre? ¿Qué valores he de transmitir?

En el ejemplo con el que he empezado este artículo queda muy claro como la imagen de los diputados de Podemos quiere acercarse a su público objetivo, a las personas que ellos consideran y quieren representar. La imagen es su marca personal, su punto diferenciador. Estemos de acuerdo en su ideología política o no, con solo observarlos emitimos unos juicios sobre quiénes son, que hacen y que valores tienen. Como consecuencia de ese juicio los escucharemos de una manera o de otra, pondremos unos filtros más gruesos o más finos, pero los pondremos en base a nuestras conclusiones primeras.  Eso no quiere decir que más delante en nuestra flexibilidad tomemos la decisión de cambiar de opinión teniendo en cuenta otros factores, pero siempre será una decisión posterior, más tardía en el tiempo.

Por lo tanto, y como mensaje que quiero transmitirte hoy, es que tú eres tu marca personal, y si quieres enfocarte en un tipo de público primero de todo tienes que definirlo y saber cómo tienes que ser y que tienes que hacer para que ese público te compre.

Otro debate interesante es, si la marca persona que estoy creando de mí es coherente o no conmigo mism@, con mis valores y con mi ser. Y qué ocurre si no es así.

Coach y emprendedora. Me apasiona acompañar a otras/os emprendedores a que alcancen sus sueños. Dedicada a trabajar por una sociedad más respetuosa e igualitaria a través de varios proyectos y asociaciones sin ánimo de lucro.

No hay comentarios

Dejar respuesta