Educando a un genio

“Soy el resultado de lo que una gran mujer quiso hacer de mí”

3 pequeñas Razones por las que no deberías emprender y un solo gran motivo por el que sí debes hacerlo

“Soy el resultado de lo que una gran mujer quiso hacer de mí”. Esta frase está dedicada a la señora Nancy Matthews Elliot pero no por su marido ni tan siquiera por un admirador secreto. Esa frase se la dedicaba su hijo, Thomas Alva Edison.

La historia puede verse en el canal de YouTube Historia España de The History Channel Iberia. En él, se reproduce un momento clave en la vida de Edison. Siendo niño recibe en mano una carta de la escuela para entregarla en casa. Al llegar, se la entrega a su madre y ella sin vacilar le dice que en la carta le comunican que es un niño muy especial, que es el más listo de la clase y que de ahora en adelante su educación deberá correr por parte de ella, ya que la escuela ya no sabe como educar a un niño tan talentoso.

Acto seguido, nos muestra una evolución de la vida de Edison y la dedicación de su madre en su educación, día tras día mientras el pequeño Thomas se va haciendo mayor. Se muestran imágenes de sus logros y reconocimientos por parte de la comunidad científica. Se estaba forjando un genio, el mago de Menlo Park.

Nancy fallece en 1871 y aparece la escena en la que Thomas Edison vuelve a casa de sus padres, ya vacía de vida, y en una antigua caja encuentra la carta que la escuela le dio en su día. Efectivamente, la escuela se ponía en contacto con la señora Nancy por el rendimiento de su hijo pero esa carta calificaba a Edison de “estéril e improductivo”, que Thomas era expulsado de la escuela por ser un pésimo estudiante y que la educación la recibiera en casa.

Gracias a la especial dedicación de una madre, al creer en una persona sin importar lo que se diga de él y al inculcar a un hijo el amor por la lectura y un conjunto de valores, nació una de las mentes más privilegiadas de la historia de la humanidad.

Esta pequeña historia, nos puede hacer reflexionar y darnos una gran lección sobre motivación y liderazgo.

Cualquier persona es capaz de todo si se siente motivada y acompañada por un referente que cree en él, que no duda de que la persona que tiene delante es la persona indicada para realizar grandes cosas. Todas las personas, y en especial los niños, tienen un enorme potencial y cualquier impedimento o rechazo puede ser totalmente destructivo en su carrera personal y profesional.

La historia está plagada de descubrimientos fruto de la casualidad o incluso de frustraciones personales, pero existen también un conjunto de invenciones que han cambiado el rumbo de la historia que no son fruto de la serendipia si no de la investigación, el ensayo y del conocimiento empírico.

Nancy consiguió lo que se proponía en cuanto a la educación de Thomas a causa de que ella creía que podía conseguirlo y ello le hizo contribuir al excelente rendimiento de Edison. La visión de una madre inspiró a su hijo. Es lo que se conoce como el efecto Pigmalión positivo.

Si trasladamos ese comportamiento al ámbito de las organizaciones, es obvio que un trabajador motivado tendrá unos resultados totalmente diferentes a uno que no lo está. Si las capacidades y aptitudes de un trabajador no son vistas, son ignoradas o incluso son cuestionadas por parte de la dirección o de la escala jerárquica superior la productividad y el desempeño de ese trabajador disminuirán a causa de la desmotivación generada.

Son famosas frases el propio Edison sobre el fracaso y el esfuerzo. Después de mil intentos por conseguir una lámpara eléctrica incandescente sentenció: “No he fracasado, sólo he descubierto 999 maneras de como no hacer una bombilla” y en cuanto al esfuerzo y a la experiencia basada en la práctica, decía: “El genio es un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento transpiración”.

La dedicación de una madre, la pasión por enseñar y la motivación que sentía Edison gracias a este comportamiento propio de los mejores líderes, hizo que un estudiante “estéril e improductivo” se convirtiera en el inventor con más patentes de la historia, concretamente la última fue a sus 83 años, de los 84 que vivió, y fue la que hacía 1093 de su lista personal.

Está claro que cualquier persona, con la dosis adecuada de motivación, unos líderes que guíen su camino, unos objetivos claros, una dedicación constante y pasión por el trabajo, puede conseguir unos resultados extraordinarios.

No hay comentarios

Dejar respuesta