El papel imprescindible del mentor en la startup

El papel imprescindible del mentor en la startup

Algunos de los aspectos en los que un mentor puede ayudar a lanzar un negocio serían la experiencia, la confianza, los contactos… El mentor es aquella persona que va a creer en la idea del proyecto y que va ayudar el proyecto sin buscar un beneficio económico de forma inmediata.

La confianza y la experiencia son dos aspectos indispensables que todo proyecto quiere en sus primeros pasos para arrancar con fuerza, algo que puede ofrecer un buen mentor. En este mundo tan cambiante y, sobre todo, en el emprendedor, es una figura más asentada.

El mentor va a proporcionar a los creados de la empresa una seguridad para dar sus primeros pasos y mejorar su posicionamiento en el sector que trabajen. Pero, a la vez, los emprendedores tienen que cuidar a su mentor.

¿Qué tipo de mentores nos podemos encontrar en el mercado?

En el mercado nos podemos encontrar diferentes mentores que han tenido distintos éxitos con sus propias empresas y ahora ofrecen su experiencia a los emprendedores, y profesionales que apoyan a nuevas ideas.

Los mentores de otros proyectos aportan una visión más práctica, mientras los mentores de las escuelas de negocios aportan conocimientos más técnicos. Lo ideal es mezclar ambos, son perfiles de mentores que se pueden encontrar en las aceleradoras e incubadoras.

Así como la característica del mentor tiene que ser altruista, el emprendedor tiene que saber escuchar los consejos. Se debe consolidar una relación entre el emprendedor y el mentor en que se pueda empezar a obtener beneficios por las dos partes, como sería contar con una participación en la startup.

¿Qué relación debe tener los emprendedores y el mentor?

El secreto de una buena relación es que el proyecto esté en el centro de todas las conversaciones, que se trabajen los objetivos y que el mentor empatice con los retos a los que se enfrenta cada día el emprendedor.

Para identificar el mejor mentor para el proyecto es importante saber que ha mentorizado proyectos de otras empresas de nuestro sector. Es esencial saber que el experto dispone de experiencia y de conocimientos sobre las diferentes áreas más importantes que quiere trabajar el emprendedor. También es imprescindible que tengan química entre las dos partes.

Los mentores antes de reunirse con los emprendedores, investigan sobre ellos, consultan en Linkedin sus perfiles, y estudian los diferentes miembros del equipo. Es importante que ambas partes sientan las oportunidades del negocio.

¿Cómo puede ayudar el mentor a los emprendedores?

La principal función de un mentor es ayudar a los emprendedores en preguntas concretas compartiendo sus conocimientos y los contactos que ha cosechado durante sus años de experiencia, por tanto, no se trata sólo que cumpla las funciones ejecutivas, sino que también entienda el proceso y evolución del proyecto.

Las aportaciones del mentor se suelen centrar en las áreas que tienen que ver con la estrategia financiera, ventas, expansión internacional o marketing. Por tanto, los emprendedores tiene que tener claro la ayuda que más le conviene, si necesita una visión más general o consejos puntuales para desarrollar parte de su empresa.

¿Qué participación piden los mentores a los emprendedores?

La relación entre el mentor y los emprendedores puede durar desde un par de meses hasta dos años, y para que el apoyo se formalice el contacto debe ser constante y realizar al menos una reunión al mes.

Con el tiempo el mentor puede comprar una parte de la empresa, que suele ser entre el 0,5 por ciento y el 1 por ciento, o contar con algún tipo de ventaja a la hora de realizar una ronda de financiación o hasta llegar a formar parte del equipo de la empresa.

Aunque lo normal que los mentores no invierten dinero, muchos también ejercen de business angels. Los emprendedores también tener cuidado ya que muchos inversores se hacen pasar por mentores y que no aportan capital hasta que el proyecto no se dirige por el camino que ellos quieren. Son aquellos que quieren obtener beneficios rápidos y que no tienen capacidades para aportar experiencia al proyecto.

Puede existir otro tipo de relación con el mentor al llegar al punto que el mentor decida invertir en la empresa. Es importante para el proyecto que los mentores inviertan en él. Esto significa que el mentor se está implicando a un nivel superior y que sigue apostando por el negocio.

¿Qué diferentes fases de apoyo da el mentor al proyecto?

Existen diferentes fases del asesoramiento del mentor a los emprendedores:

– Fase inicial: en esta fase el apoyo se centra en la incubación de la idea y cómo se puede lanzar el producto o servicio al mercado. En esta fase el mentor debe ofrecer un asesoramiento general al equipo de la startup.

– Fase de aceleración: la ayuda está especializada en el ecosistema del emprendimiento y se analiza dentro del proyecto cómo se va a ganar el dinero, así como la forma en la que se va a realizar el seguimiento de los resultados.

– Fase de crecimiento: el proyecto se debe convertir en una empresa y formalizar las estrategias de negocio para pasar a facturar. La ayuda del mentor se va a centrar en la gestión de la empresa.

¿Cómo se puede saber quién es un buen mentor?

Debemos observar el asesoramiento que ofrecen otros emprendedores o si han conseguido llevar adelante sus proyectos. A medida que el sector de la empresa madure, se tendrá más emprendedores con experiencia con éxitos y fracasos.

Va a resultar clave generar networking y entornos de colaboración, para democratizar y facilitar el acceso a la experiencia de esos emprendedores.

A continuación se detallan las claves para identificar a un mentor que de verdad desea ayudar:

– Un buen mentor es el que habla desde la experiencia y no de lo que ha leído de un libro o en un artículo de Internet.

– Un buen mentor escucha a los emprendedores, no los juzga anticipadamente, reúne toda la información posible y después les da sus recomendaciones.

– Un buen mentor sabe empatizar con los diferentes retos a los que se enfrentan los emprendedores y comparte sus experiencias para que sirvan de solución, en todo lo posible.

– Un buen mentor debe disfrutar contribuyendo en el desarrollo, evolución y avance del proyecto que está asesorando.

– Que el mentor sea útil o no al proyecto va a depender del emprendedor. La creación de una empresa no es una ciencia exacta y los profesionales deben saber distinguir, es decir, saber qué se debe escuchar y lo qué se tiene que ignorar.

 

Raúl Jaime es profesor en IEBS Business School en varios programas Máster, emprendedor de Empresa Formación y profesional del sector de finanzas. También investiga sobre la creatividad e innovación en la empresa. Autor del libro "El libro verde del emprendedor colaborativo": http://goo.gl/6zl3EY y del libro "Emprendedor social, ¡Tú puedes!": http://goo.gl/3cA1LG y colaborador programa TV 'Tribuna Finanzas' (México): http://goo.gl/DqJccH .

No hay comentarios

Dejar respuesta