El mayor coste para un emprendedor a la hora de cerrar una inversión es el tiempo

El mayor coste para un emprendedor a la hora de cerrar una inversión es el tiempoPara una startup, conseguir financiación es una de las más importantes tareas a llevar a cabo cuando pone en marcha un negocio, pero no suele ser una tarea fácil. De hecho, según indica la firma especializada en asesoramiento de startups Ad&Law, el mayor de los costes para un emprendedor será el tiempo que tendrá que dedicar a contactar con posibles inversores y acudir a eventos para presentar su proyecto de negocio.

En concreto, esta firma destaca que el emprendedor tardará una media de 45 días en cerrar alguna reunión con inversores, por lo que todo el capital necesario para mantener viva la empresa dependerá de sí mismo y de las aportaciones que haya obtenido por otras vías.

Es el caso del CEO de AboatTime, una startup dedicada al alquiler online de barcos, Álvaro Pérez, que indica que “destinamos el 80% de nuestro tiempo y en torno a un mes y medio en buscar inversores”. Durante ese tiempo se cerraron 20 reuniones en las que todos mostraron interés y de los cuales al final sólo diez decidieron invertir en una ronda que fue de 800.000 euros.

Al tiempo de contacto con los inversores se añade el dedicado al cierre de la operación en sí. Esta firma, a través de un comunicado, señala que este proceso en el que el inversor interesado en invertir revisa toda la información contable, fiscal, laboral y las proyecciones de la empresa, suele durar entre las seis y ocho semanas, aunque podría alargarse meses.

En el caso de Llollo, su CEO, Hans Crhist, señala que se emplearon más de cuatro meses en recopilar y presentar toda la infromación” y resalta que no sólo se invirtió tiempo, sino también hubo un coste económico. Y es que, de media, una empresa gasta entre 2.500 y 5.000 euros al mes en preparar toda la documentación necesaria.

Sin embargo, en la mayoría de las rondas de inversión son los propios fondos los que asumirán el trabajo de due diligence, sin que ello suponga un coste adicional para el emprendedor que sólo tendrá que dedicar su tiempo para llevar a la asesoría toda la documentación requerida. Ahora bien, a veces deben pasar por un proceso de auditoría que, aunque no es obligatorio, es en ocasiones aconsejable, lo que puede tener un coste de entre 2.000 y 5.000 euros, dependiendo del trabajo a realizar. En el caso de que se rompa la negociación, el encargado de haberlo hecho deberá correr con los costes.

Otro de los gastos a los que se enfrenta el emprendedor a lo largo de este proceso es la asesoría, ya que es importante llevar al día, organizada y analizada la parte legal, laboral y financiera, lo que supondrá también un coste, de entre los 200 y los 1.000 euros al mes.

A esto hay que sumar el coste de un abogado mercantilista que será el encargado de asesorar al emprendedor en el proceso y en la negociación de las cláusulas.

Ad&Law concluye en este comunicado que “el logro de cerrar una ronda de financiación no sólo garantiza que la empresa obtendrá el capital necesario para crecer sino que, también, servirá para respaldar el proyecto ante futuros inversores”.

No hay comentarios

Dejar respuesta