3. Fuentes de financiación

El objetivo de este epígrafe es el estudio de los diferentes instrumentos con los que un responsable financiero puede contar a la hora de hacer frente a necesidades de dinero en el desarrollo de la actividad empresarial.

En este sentido, y considerando la idea de la maximización del valor de la empresa como objetivo último de la gestión empresarial, hay que tener en cuenta que la consecución de los fines empresariales exige una adecuada estructura económica e, íntimamente unida y correlacionada, una estructura financiera.

Resulta indispensable el conocimiento de las diversas fuentes de financiación y su correspondiente coste financiero, lo cual nos permitirá analizar, comparar y elegir correctamente la que mejor se adapta a cada circunstancia concreta.

Las necesidades de financiación de la empresa son distintas en cada momento. Estas presentarán la típica estructura de «dientes de sierra» que nos revelan el carácter dinámico de las necesidades en el tiempo y la obligación de adecuarse con el fin de la optimización de los recursos y minimización del coste financiero.

Típica estructura de «dientes de sierra» que nos revelan el carácter dinámico de las necesidades en el tiempo y la obligación de adecuarse con el fin de la optimización de los recursos y minimización del coste financieroUna adecuada financiación de estas necesidades pasa por prestar atención al carácter permanente o variable de las mismas y teniendo en cuenta que la estructura financiera debe considerarse desde una perspectiva dinámica, que pueda adaptarse a las necesidades propias de la empresa así como al entorno.

La selección de una estructura concreta de financiación debe prestar atención a tres aspectos fundamentales:

  • Nivel de endeudamiento. Se refiere a la proporción de recursos ajenos (deudas) y propios (capital social y reservas) existente, ya que un nivel excesivo de endeudamiento dificulta y en algunos casos impide la solicitud de más financiación bancaria.
  • Equilibrio financiero. Se trata de garantizar la liquidez de la empresa, permitiendo disponer de tesorería para hacer frente a las deudas a medida que vayan venciendo.
    Es necesario, pues, mantener cierta relación entre la naturaleza de lo que se vaya a financiar y el tipo de financiación que se elija. Así, por ejemplo, no se financiará de la misma forma la compra de una máquina que el pago de una mercancía que necesitamos para nuestra actividad y que, en breve tiempo, cobraremos a nuestros clientes.
  • Adecuada elección. Necesidad de conocer el funcionamiento de cada fuente financiera, su coste financiero, etc. que nos permita elegir correctamente la que mejor se adapta a cada circunstancia concreta.

Prestando especial importancia a la obligatoriedad de garantizar la liquidez suficiente en la empresa, se trata de disponer de recursos suficientes para hacer frente a la totalidad de necesidades previstas e incluso a las inesperadas, distinguiendo entre:

  • Financiación a corto plazo. Los denominados créditos de funcionamiento, que incluyen todas aquellas fuentes financieras bancarias habituales en el día a día de la actividad empresarial: crédito bancario, descuento, factoring y confirming.
  • Financiación a largo plazo. Incluirá fórmulas de financiación como son los préstamos, leasing y renting.

A continuación se describen brevemente cada una de ellas.

3.1. CRÉDITO BANCARIO

Raro es encontrarse con una empresa que no disponga de, al menos, una póliza de crédito contratada con una entidad financiera. Y ello es porque, al mismo tiempo que como instrumento de financiación (la más usada), es la vía a través de la cual se articula gran parte de los cobros y pagos de la actividad ordinaria.

En primer lugar, conviene diferenciar el crédito que nos permite esta modalidad de financiación frente al conocido préstamo bancario. La diferencia está en tres puntos:

  • El préstamo se solicita para la financiación de algo concreto (inmueble, vehículo, ordenador, etc.), mientras que en el crédito no se sabe para qué se va a emplear la financiación.
  • El crédito permite la disposición gradual de las cantidades necesarias, en la cuantía y por el tiempo que se desee. Mientras que en el préstamo se dispone en una sola vez de toda la cantidad solicitada.
  • En el crédito se paga por la cantidad dispuesta y en función del tiempo de disposición. Por el contrario, en el préstamo se paga por el total solicitado.

Los créditos se formalizan en un contrato en el que se establecen las condiciones de funcionamiento: límite del crédito, tipo de interés, comisiones, frecuencia de liquidación, etc., instrumentándose a través de una cuenta bancaria que funciona, y se liquida de forma parecida a las cuentas corrientes, que permite cuantificar cómo se ha usado el dinero del banco y, en consecuencia, calcular el coste de la operación. Los costes son:

  • Comisión de apertura. En función del límite de crédito contratado, pagadera de una sola vez en el momento de la formalización.
  • Intereses. Calculados sobre la parte del crédito que se haya dispuesto. Su cuantía dependerá de las cantidades dispuestas y el tiempo durante el que se haya empleado. Se liquidan periódicamente, a lo largo de la vigencia del contrato.
  • Comisión de disponibilidad. En función del saldo medio no dispuesto, es lo que hay que pagar por la parte del crédito contratado (límite) y no utilizado. Supone una compensación económica a pagar a la entidad financiera por la parte que no ha sido empleada. Se liquidan, junto con los intereses, de forma periódica.

3.2. DESCUENTO COMERCIAL

El descuento comercial es una operación financiera que consiste en la presentación de un derecho de crédito en una entidad financiera para que esta anticipe su importe y gestione su cobro. El poseedor (empresa) cede el título a la entidad financiera y esta le abona su importe en dinero, descontando el importe de las cantidades cobradas por los servicios prestados.

El importe anticipado por la entidad al cliente se denomina efectivo o líquido, y se obtiene restando del importe del derecho de cobro anticipado (nominal) el importe de todos los gastos originados por la operación (intereses, comisiones y otros gastos).

Los intereses se calculan en función del nominal descontado, el tiempo que se anticipa su vencimiento y el tipo de interés aplicado por la entidad financiera. Las comisiones, por el contrario, solo dependen de la cuantía de la cantidad que se anticipe.

Si llegado el vencimiento del derecho de cobro, este no resulta atendido por el cliente que lo tiene que pagar, la entidad financiera reclamará a la empresa cedente (que lo descontó) que se haga cargo del mismo, puesto que el riesgo de insolvencia lo mantiene la empresa y no el banco.

3.3. FACTORING

El descuento comercial y el factoring son fórmulas de financiación muy parecidas desde el punto de vista financiero. La ventaja que aporta el factoring es la prestación de servicios adicionales a la financiación.

Se puede definir el factoring como un contrato entre una sociedad de factoring y las empresas clientes, para la prestación de unos servicios administrativos y financieros respecto de los créditos comerciales a corto plazo, originados por la venta de mercancías o la prestación de servicios, que le cede la empresa vendedora a la compañía de factoring.

El factoring se basa en la cesión mercantil o transmisión de los créditos comerciales derivados de la venta a plazo que efectúa la empresa vendedora, de forma que el comprador o deudor viene obligado a satisfacer su importe a la sociedad factor.

Aunque existen diferentes criterios para realizar su clasificación, la más habitual e importante es la que tiene en cuenta quién asume el riesgo de insolvencia de los derechos de cobro que han sido objeto de esta operación. Según este criterio, podemos diferenciar dos modalidades:

  • Factoring con recurso. El factor no asume el riesgo de insolvencia del deudor, por lo que si este no paga, aquel recupera su crédito del acreedor cedente.
  • Factoring sin recurso. El factor adquiere el crédito y asume el riesgo de insolvencia del deudor hasta el vencimiento del crédito.

Los costes de los servicios de factoring vienen a ser la suma de los siguientes conceptos:

  • Comisión de administración (o comisión de factoraje), cuyo porcentaje se calculará sobre el importe nominal cedido.
  • Intereses (o carga financiera), por la financiación obtenida. Estará en función de la cuantía de las facturas y el plazo del anticipo.
  • Otros gastos, en concreto los ocasionados como consecuencia de la gestión de cobro.

Normalmente, todos los gastos se cobran por anticipado, deduciéndolos del importe de las facturas que la empresa decida factorizar, como ocurre con el descuento comercial.

3.4. CONFIRMING

El confirming se puede definir como un servicio de gestión integral de pago a proveedores, por el cual una empresa encarga a una entidad financiera todos los aspectos relativos a la gestión del pago a sus proveedores por suministro de mercancías o servicios prestados, ofreciéndoles a estos últimos la posibilidad de anticipar sus cobros.

La entidad financiera asume por cuenta de la empresa el pago de las facturas de sus proveedores, en las condiciones que se le indiquen (importe, vencimiento y medio de pago). Esta labor de intermediación de la entidad financiera entre la empresa y sus proveedores no se limita a la gestión del pago de las facturas a su vencimiento, ya que también puede ampliarse tanto a financiación (anticipar el pago al proveedor o retrasar el cargo a la empresa) como a la colocación de fondos (recompra por la empresa de los créditos anticipados a los proveedores o retraso del vencimiento a los proveedores). Asimismo, podrá financiar a los proveedores, anticipándoles, si lo desean, el importe de las facturas pendientes que han de cobrar en un futuro.

Así pues, el confirming funciona para la empresa que lo contrata como un servicio para la gestión de los pagos a sus proveedores. Al mismo tiempo, los proveedores de la empresa que lo ha contratado pueden obtener financiación a partir de las facturas pendientes, sin tener que realizar ningún contrato específico ni presentar ninguna documentación a la entidad financiera que le ofrece dicha financiación.

3.5. PRÉSTAMOS

Quizá no conocemos la definición formal de lo que es un préstamo, pero sí tenemos una idea bastante clara de lo que supone. Pues bien, el préstamo es una operación financiera en la que una parte (llamada prestamista) entrega una cantidad de dinero (C0) a otra (llamada prestatario) que lo recibe y se compromete a devolver el capital prestado en el (los) vencimiento(s) pactado(s) y a pagar unos intereses (precio por el uso del capital prestado) en las fechas señaladas en el contrato.

La devolución de la deuda (amortización) se suele hacer fraccionadamente en el tiempo, así como el pago de intereses que esta genera. La operación de amortización consiste, pues, en distribuir con la periodicidad acordada la devolución del principal (C0), junto con los intereses que se vayan devengando a lo largo de la vida del préstamo.

3.5.1. Datos de la operación

  • Importe del préstamo. Cantidad prestada por la entidad financiera y que el prestatario devolverá en los términos acordados.
  • Plazo (duración). Tiempo a lo largo del cual se produce la devolución de la deuda contraída, así como el pago de los intereses generados.
    No solo basta con conocer la duración, sino que es importante saber la frecuencia con la que se harán los pagos (mensual, trimestral, etc.) y así determinar el número de pagos totales a realizar durante la operación.
  • Tipo de interés nominal (TIN). Coste básico de la operación para el deudor o prestatario. Viene expresado en términos anuales porcentuales, ajustado a la frecuencia con la que se realizarán los pagos.
    Para determinar el importe de la carga financiera, esto es, la cantidad de intereses correspondiente a cada periodo, se utilizarán siempre los tipos de interés nominales, nunca la TAE (tasa anual equivalente).
  • Sistema de amortización. Es el conjunto de reglas (fórmulas) que la entidad financiera considera para determinar el importe y composición de cada uno de los pagos que el deudor realizará a lo largo de la operación.
    A la hora de amortizar un préstamo se puede optar por:

    • Amortizar de una sola vez al final, si bien el pago de intereses se puede hacer periódicamente o acumulados al final junto con el principal.
    • Amortizar fraccionadamente la deuda, pagando periódicamente los intereses devengados (el sistema más habitual).
  • Comisión de apertura. Sobre el importe del préstamo, a pagar de una sola vez a la formalización del contrato.
  • Otros gastos. Todo gasto (intervención de fedatario público, gastos registrales, gestoría, tasación, etc.) de carácter externo que pudiera corresponder al cliente.

Tanto la comisión de apertura como los gastos de formalización, registro, nunca se tendrán en cuenta a la hora de determinar el importe de los pagos que periódicamente deberá efectuar el prestatario, dado que, al pagarse en efectivo, no son objeto de financiación.

3.5.2. Terminología empleada

La terminología que vamos a seguir es la siguiente:

C0 = Importe del préstamo, cantidad financiada.
n = Número de pagos a realizar durante el tiempo que se mantiene contraída deuda.
TIN = Tipo de interés nominal contratado, coste de la financiación.
Ct–1 = Capital pendiente de amortización (deuda viva) en el momento t – 1, principios del periodo t.
It = Cuota de interés del periodo t, cantidad destinada a remunerar al prestamista por el periodo correspondiente.
Los intereses de cada periodo se calculan sobre el capital vivo a principio del periodo, al tipo de interés nominal vigente para ese momento y en función de la frecuencia con la que se realicen los pagos (k = 12, pagos mensuales; k = 4, pagos trimestrales; etc.).
It = Ct–1 × TIN × 1 / k
At = Cuota de amortización del periodo t, cantidad destinada a devolver deuda (amortizar principal) en cada vencimiento.
El capital a amortizar siempre es la suma aritmética de todas las cuotas de amortización.
C0 = A1 + A2 + … + An
at = Cuota al final del periodo t, pago total realizado por el prestatario en cada vencimiento (mensual, trimestral, semestral, etc.) por intereses y por devolución de capital.
at = It + At
mt = Total amortizativo al final del periodo t, suma total de las cuotas de amortización realizadas hasta una fecha determinada.
mt = A1 + A2 + … + At

 

Cuando se opta por fraccionar la deuda para su devolución y pago de intereses, el gráfico que refleja la evolución de la operación (deuda pendiente y pagos realizados) durante tres periodos será el siguiente:

Gráfico que refleja la evolución de la operación (deuda pendiente y pagos realizados) durante tres periodos

Estudiando la evolución de la deuda pendiente se observa que esta va creciendo dentro de cada periodo debido a los intereses que se van generando y que no se pagarán hasta la finalización del mismo. Al final de cada periodo, además de pagar los intereses, se devolverá una parte de la deuda inicialmente contraída, con lo cual después de cada pago (at), la deuda irá progresivamente disminuyendo.

En estos casos, donde periódicamente se pagan intereses, así como una parte de la deuda, resulta útil recoger en un cuadro el proceso de amortización del préstamo, reflejando de forma clara y concisa el valor que toman las principales variables a lo largo de la operación.

La denominación de esta tabla será la de cuadro de amortización, y en él vamos a reflejar las cuantías de las cuotas (at), las cuotas de intereses (It) y las cuotas de amortización (At) correspondientes a cada uno de los periodos, así como las cuantías del capital vivo (Ct) y del capital amortizado (mt) referidos a cada periodo de la operación.

El cuadro resultante es:

Periodos Cuota Cuota de interés Cuota de amortización Total amortizado Capital pendiente
0 C0
1 a1 = I1 + A1 I1 = C0 × TIN × 1/k A1 m1 = A1 C1 = C0‒ A1
2 a2 = I2 + A2 I2 = C1 × TIN × 1/k A2 m2 = A1 + A2 C2 = C0‒ A1‒ A2
3 a3 = I3 + A3 I3 = C2 × TIN × 1/k A3 m3 = A1 + A2 + A3 C3 = C0‒ A1‒ A2‒ A3 = 0

3.5.3. Clases de préstamos

Atendiendo al importe de los pagos a realizar durante toda la operación, los más habituales son:

  • Préstamo lineal. La cantidad destinada a amortizar deuda (cuota de amortización) se mantiene constante durante todo el préstamo. Por eso también se le conoce como sistema de amortización constante.
    Como las cuantías que periódicamente paga el deudor incluyen además de la cuota de amortización (constante) los intereses que la deuda pendiente genera en cada periodo, y como esta va disminuyendo con el paso del tiempo, la cuantía total a pagar (cuota) irá disminuyendo a medida que pasa el número de cuotas satisfechas.
  • Préstamo francés. La cantidad total a pagar en cada periodo por intereses y por amortización de deuda (cuota) se mantiene constante durante toda la operación.
    A diferencia del préstamo lineal, el prestatario siempre pagará lo mismo, cualquiera que sea el periodo. Lo que va cambiando con el paso del tiempo es la composición de esos pagos: al principio, una gran parte de lo que se paga son intereses y poca cantidad se destina a disminuir deuda; finalmente, los últimos pagos incorporan poca cuantía de intereses y gran parte del mismo se destina a amortizar capital pendiente.

3.5.3.1. Préstamo lineal

Para construir el cuadro de amortización de un préstamo necesitamos conocer algunos datos de la operación, a saber:

  • Importe: 12.000 euros.
  • Plazo: 1 año.
  • Tipo de interés nominal: 6 por 100 anual, pagadero mensualmente.
  • Sistema de amortización: cuotas de amortización mensuales constantes.

Descripción de los pasos a seguir para construir el cuadro:

  • Se calcula la cuota de amortización a través del fraccionamiento del importe del préstamo en el número de pagos iguales en los que se quiere devolver:

Fórmula que calcula la cuota de amortización a través del fraccionamiento del importe del préstamo en el número de pagos iguales en los que se quiere devolver

  • Las cuotas de interés se calculan sobre el capital pendiente a principios de cada periodo (columna tercera), multiplicando por el tipo de interés nominal y dividiendo por 12. Se pagan al final del mismo.
  • La cuota, pago total a realizar por el prestatario en cada periodo, será la suma de lo que destina a amortizar así como de los intereses que la deuda pendiente ha generado a lo largo del periodo (columna tercera = columna cuarta + + columna quinta).
  • La deuda pendiente se obtendrá de restar al capital pendiente a principios de cada periodo la cuota de amortización de ese mismo periodo.

El resultado es el siguiente cuadro de amortización:

Meses Capital inicial Cuota Cuota de interés Cuota de amortización Capital final
0 12.000
1 12.000 1.060 60 1.000 11.000
2 11.000 1.055 55 1.000 10.000
3 10.000 1.050 50 1.000 9.000
4 9.000 1.045 45 1.000 8.000
5 8.000 1.040 40 1.000 7.000
6 7.000 1.035 35 1.000 6.000
7 6.000 1.030 30 1.000 5.000
8 5.000 1.025 25 1.000 4.000
9 4.000 1.020 20 1.000 3.000
10 3.000 1.015 15 1.000 2.000
11 2.000 1.010 10 1.000 1.000
12 1.000 1.005 5 1.000 0
Totales 12.390 390 12.000

3.5.3.2. Préstamo francés

En este caso lo que se pacta que se mantenga constante durante toda la operación es el importe total a pagar en cada momento por el prestatario (la cuota, suma de intereses y de amortización).

El cálculo de esta cuota periódica constante se realiza de la siguiente forma:

Fórmula para construir el cuadro de amortización del préstamo

Si queremos construir el cuadro de amortización del préstamo de la operación anterior pero con este sistema de amortización, los datos serán los siguientes:

  • Importe: 12.000 euros.
  • Plazo: 1 año.
  • Tipo de interés nominal: 6 por 100 anual, pagadero mensualmente.
  • Sistema de amortización: Sistema francés, con cuotas mensuales constantes.

Pasos a seguir:

  • Se calcula el importe de la cuota mensual a través de la fórmula anterior.

Fórmula para calcular el importe de la cuota mensual

    Al ser la frecuencia de los pagos mensual se divide el tanto nominal por 12. Si los pagos fueran trimestrales habría que dividir por 4.

  • La cuota de interés se calcula sobre el capital pendiente a principios del periodo correspondiente (columna tercera) por el tipo de interés nominal y dividiendo por 12. Se pagan al final del periodo al que corresponde.
  • La cantidad destinada a amortizar será la diferencia entre el total pagado en el periodo (cuota –columna tercera–) y lo que en ese periodo se destina a intereses (cuota de intereses –columna cuarta–).
  • La deuda pendiente al final de un periodo se obtendrá de restar al capital vivo a principios de ese periodo la cuota de amortización de ese mismo periodo.

El cuadro de amortización resultante es el siguiente:

Meses Capital inicial Cuota Cuota de interés Cuota de amortización Capital final
0 12.000
1 12.000 1.032,8 60 972,8 11.027,2
2 11.027,2 1.032,8 55,14 977,66 10.049,54
3 10.049,54 1.032,8 50,25 982,55 9.066,99
4 9.066,99 1.032,8 45,33 987,46 8.079,53
5 8.079,53 1.032,8 40,4 992,4 7.087,13
6 7.087,13 1.032,8 35,44 997,36 6.089,77
7 6.089,77 1.032,8 30,45 1.002,35 5.087,42
8 5.087,42 1.032,8 25,44 1.007,36 4.080,06
9 4.080,06 1.032,8 20,4 1.012,4 3.067,66
10 3.067,66 1.032,8 15,34 1.017,46 2.050,2
11 2.050,2 1.032,8 10,25 1.022,55 1.027,66
12 1.027,66 1.032,8 5,14 1.027,66 0
Totales 12.393,57 393,57 12.000,00

Al hacer un estudio comparativo de los dos casos anteriormente vistos, se observa que, a pesar de tener las mismas condiciones contractuales (importe financiado, número de pagos y tipo de interés), en el sistema francés (el habitualmente empleado por las entidades financieras) se pagan más intereses que en el sistema lineal. La explicación hay que encontrarla en el volumen de financiación que la entidad bancaria nos está dando en cada momento, que es mayor en el préstamo francés que en el lineal.

Dicho de otra forma, en el lineal se pagan menos intereses pero el deudor tiene que pagar antes. Si se analizan ambas tablas, se ve que los pagos del préstamo lineal son mayores al principio que en el francés, invirtiéndose la situación en los últimos periodos.

3.5.3.3. Préstamo francés con Excel

La función financiera de Excel que permite calcular la cuota de un préstamo francés es la función PAGO.

Sintaxis → PAGO(tasa;nper;va;vf;tipo)

          • Tasa. Es la tasa de interés del préstamo (en porcentaje), esto es, el interés nominal dividido entre el número que represente la frecuencia en la que se pagan las cuotas (1, anual; 2, semestral; 4, trimestral; 12, mensual).
          • Nper. Es el número total de pagos del préstamo, definido por el plazo de la operación y la frecuencia de los pagos.
          • Va. Es cantidad total financiada: el importe del préstamo.
          • Vf. Saldo en efectivo o remanente que desea que aún siga pendiente después de efectuar el último pago. Si el argumento Vf se omite, se asume que el valor es 0 (por ejemplo, el valor futuro de un préstamo es 0).
          • Tipo. Indica el vencimiento de pagos. Podrá ser 0 si los pagos se pagan por vencido (al final del periodo) o 1, si son prepagables o anticipados (al principio del periodo).

El resultado se expresa con signo negativo porque entiende que este flujo es de signo contrario al del importe del préstamo (si el importe del préstamo es positivo, Excel lo considera como cobro; por tanto, la cuota será un pago).

Si aplicamos la función PAGO al ejemplo anterior, el resultado es el siguiente:

Imagen de la función financiera de Excel que permite calcular la cuota de un préstamo francés es la función PAGO

3.6. LEASING

El leasing es una fórmula de financiación que permite a las empresas que necesiten cualquier activo la posibilidad de disponer de ellos durante un periodo fijo de tiempo, mediante el pago periódico de una cuota, de tal manera que, una vez finalizado dicho periodo, el arrendatario dispone de tres opciones:

          • Devolver los bienes a la entidad arrendadora.
          • Convenir un nuevo contrato de arrendamiento.
          • Adquirir los bienes por un valor establecido (opción de compra).

Desde el punto de vista financiero, el leasing es básicamente igual que un préstamo con algunos matices. Las principales diferencias entre el préstamo y el leasing se dan en el tratamiento fiscal que tienen ambos instrumentos.

3.7. RENTING

El renting es un alquiler a medio o largo plazo de un bien elegido por el cliente (cuya propiedad la ostenta la empresa de renting), en el que se incluyen los gastos habituales derivados del uso y disfrute del mismo (gestión, mantenimiento, reparaciones, asistencia, seguros, etc.), así como cualesquiera otras prestaciones accesorias que se quieran incluir.

Mediante el pago de una cuota periódica se puede disponer del activo elegido y de los servicios necesarios para su funcionamiento que se quieran contratar.

El más extendido es el renting de vehículos.

<< 2. Gestión presupuestaria | 4. La cuenta de resultados >>