Las causas más comunes por las que se cierran ecommerce

Las causas más comunes por las que se cierran ecommerce

Tras el boom emprendedor del 2012 en el que se lanzaron multitud de negocios online y offline, comenzamos a ver los resultados de aquellos planes de negocio trazados a tres años buscando el umbral de rentabilidad.

Ni que decir tiene, que muchos de ellos se realizaron sin datos realistas o con escenarios demasiado optimistas. Es el momento de ver cuáles han sido las desviaciones, si es que las hay, y de analizar cuál de ellos ha sobrevivido al periodo de prueba.

Las estadísticas nos dicen que ocho de cada nueve negocios que se lanzan al mercado fracasan, y además que el emprendedor alcanza el éxito con su séptima empresa, las anteriores sólo le han dado experiencia.

Con estos datos tan poco alentadores nos encontramos con un escenario no muy positivo en el que emprender con éxito es solo de unos pocos elegidos pero que lo vemos constantemente en los medios de comunicación, pero pocos son aquellos que reconocen que desean o deben venderse su negocio.

Comúnmente se suele hablar de éxito cuando una empresa es rentable, un pensamiento erróneo. Facebook aún no es rentable, y sin embargo, su éxito es indiscutible, por lo que es conveniente matizar cuándo un negocio tiene éxito y cuándo fracasa.

Como no nos gusta hablar de fracaso, ya que es una palabra demasiado dura y que quizá es demasiado cruel para dedicársela a una persona: “has fracasado”; y mucho más para conseguir que hable de ello a pesar del tabú, hablemos mejor de cierre.

¿Cuándo un negocio se plantea cerrar? Y en este caso, y dado nuestro campo de experiencia, ¿por qué un negocio online decide cerrar? ¿Es la única opción?

Existen dos tipos de emprendedores, los de oportunidad y por necesidad. Emprendedores por oportunidad son aquellos que detectan un nicho de mercado que ningún otro competidor, o muy pocos satisfacen, o que incluso no siendo un nicho de mercado, encuentran la opción para aportar un valor diferenciador como puede ser el liderazgo en costes, y por tanto competir en precio. Emprendedores por necesidad en cambio, son aquellos que no han tenido otra opción que emprender; no encuentran trabajo en su campo de especialidad por cuenta ajena, por lo que deciden autoemplearse y hasta en muchos casos montar una sociedad con la finalidad de generar negocio.

¿En qué casos deciden cerrar sus negocios online?

Las cuestiones económicas suelen ser una causa de un problema mayor que hay que analizar previamente.

 

  1. Por falta de tiempo

El emprendedor por necesidad que se autoemplea, consigue un trabajo por cuenta ajena, y ve que es imposible compaginar ambas actividades si quiere ofrecer un buen servicio.

O aquellos que pensaron que con dedicarle una o dos horas al día al ecommerce sería suficiente para poder gestionarlo de forma eficaz. Gran error. Como todo en esta vida, un negocio online requiere de mimo y dedicación diaria. Siempre hay multitud de cuestiones que se pueden mejorar para seguir creciendo, si limitamos el tiempo, también limitamos su escalabilidad.

  1. Falta de entendimiento entre los socios

Puede ser por intereses contrarios, o porque ambos estén formados en el mismo campo, y no ayuden a solventar las deficiencias que tiene el propio negocio.

  1. Síndrome del pulpo en un garaje

¿Cuántas veces vemos a alguien que no sabe del producto o servicio que comercializa? Parece mentira que algo que tiene en sus manos todos los días, no sea capaz de dominar, pero así es.

El desconocimiento del propio producto o servicio no es el único motivo. También existe la opción que desconozca cómo gestionar determinadas partes de su negocio: técnica, comercial, gestión del equipo,… Pueden ser muchos los motivos para que el equipo gestor de un negocio le salga grande administrarlo.

  1. Dependencia de un solo proveedor

Este es el gran error de “novato”. No se puede basar la estrategia y crecimiento de un negocio en los acuerdos firmados a día de hoy con un único proveedor. Si el proveedor decide realizar cambios en el acuerdo, deja de ofrecernos determinadas calidades o precios, o incluso deja de existir, nuestro valor añadido desaparece.

  1. Comercial y marketing

Es importante saber hacer fuego, un poco menos importante saber cómo hacer que ande un coche, pero si este conocimiento no somos capaces de transformarlo en un producto o servicio y que se venda, no obtendremos ingresos, por tanto la viabilidad del negocio es inexistente.

  1. Rentabilidad

Una vez que le hayamos otorgado nuestra experiencia y posicionamiento al negocio, una buena oportunidad puede ser venderlo, sacar una rentabilidad, e invertir en otro.

El traspaso de negocios online aún es una práctica desconocida en España, pero que merece la pena que le eches un vistazo y veas todas las oportunidades que ofrece.

No hay comentarios

Dejar respuesta