10 Consejos para que tu negocio Online sea un fracaso por @Esther_Roche

    10 Consejos para que tu negocio Online sea un fracaso por @Esther_RocheMe permito hoy ser un poco traviesa y utilizo la ironía para daros unos consejos… para que vuestro negocio online fracase estrepitosamente. Perdonad el tono condescendiente y patronising. Ha salido así.

    1. ¡A las bravas!, no planifiques ni nada de eso

    Lo primero que tienes que hacer para fracasar es lanzarte a las bravas. No falla. Quizá es que ya tengas tu negocio off-line y decidas que va siendo hora de estar presente en internet. O a lo mejor tienes una idea buenísima, tienes que ponerla en práctica de inmediato.

    Sea cual sea tu situación, el caso es que no tienes tiempo de ponerte a hacer esas chorradas de plan de marketing, planificación, proyecto, objetivos, canales de distribución, hoja de ruta. Eso son chorradas para la gente que realmente no tiene otra cosa que hacer.

    2. Hala, a hacer la web: 

    Pues nada, ya está decidido. “Voy a montar mi negocio online. Hoy en día si no existes en Internet, es como si no existieras”, has oído. Allá vamos, tienes que montarte una web, y tiene que ser lo más rápidamente posible. “Mmmm, bueno, no sé si hacérmela yo o decirle a mi amiga Menganita que me haga una, ella es diseñadora… ¿o contrato un servicio profesional?”.

    Tras unos minutos, incluso días de reflexión, decides cualquiera de las anteriores. Esto demuestra tu gran capacidad de análisis. Te sientes llen@ “de odguyo y satisfacción” porque eres de los que saben tomar decisiones rápidamente, bien pensadas y evaluadas. Has pensado en pros y contras de cada una de las anteriores y has tomado una decisión respecto a QUIÉN. Lo del cómo, para qué y por qué es para gente sin iniciativa.

    3. Preocúpate, sobre todo, de la apariencia:

    Claro, lo importante es lo que verán …. lo pocos posibles clientes que te van a llegar… y, de esos, que serán amigos tuyos, los que se queden, que es lo menos probable, ya verás después por qué. No te preocupes de la configuración interna de la web, de lo que no se ve. Ah… que es que no sabes de esas cosas de “meta descripciones”, “plugins”, “títulos de página”, “h1, h2, h3″… Bueno, pues ese es el objetivo, no? “Claro, eso de configurar es cosa de profesionales y yo no puedo estar con estas cosas ahora. Ya, si eso, ya…”.

    4. Olvídate de lo que hará que llegue tráfico:

    Alguien empieza a hacer tu web (tú, el diseñador que has contratado, tu amiga…). No veas qué subidón. En cuanto esté lista, la gente lo va a flipar. Para llevar a cabo tu objetivo, fracasar, es necesario que obvies, olvides o no sepas (aunque ahora ya lo sabes, no tienes excusa) que aunque estas personas (tú, el diseñador o tu amiga) seguramente podéis hacer una web bastante decente, ninguno sois expertos en marketing online ni posicionamiento. Si ignorabas que esto es esencial para tu negocio, puedes hacer dos cosas, ponerle remedio o felicitarte porque ¡estás consiguiendo el objetivo!: que tu negocio online sea un desastre.

    5. Por el número máximo de páginas para encajar la mayor cantidad de información posible:

    Pongamos entonces que sigues queriendo conseguir tu objetivo. Te pasas una semana entera, incluso dos, redactando el contenido de tu web, lo que necesitas que tus clientes lean, escuchen, vean.

    Pondrás 347 páginas para que les quede todo bien claro, ninguna duda. Que sepan todo lo que puedes ofrecer, desde las ofertas a las preguntas frecuentes, pasando por el blog, quiénes somos, datos de contacto, servicios, programas, cursos, recursos, fuentes, información detallada sobre ti, el lugar donde naciste, tus viajes con una mochila, desengaños amorosos, cómo se llama tu suegra, lo majos que son tus primos los del pueblo, cuánto admiras a la selección española de fútbol, tus preferencias de cine y lectura, el carisma que caracterizaba a tu tía Ambrosia y tu relación especial con la familia real de Moldavia.

    Todo esto último, claro, lo pones para que tus posibles clientes se den cuenta de lo humano que eres. No eres simplemente un vendedor detrás de una web. “Ay, qué satisfacción más grande, me ha costado horrores, escribir y diseñar y estructurar por páginas todo esto, por lo que ¡el esfuerzo TIENE que dar sus frutos!”. 347 páginas lleniiiitas de información. “Directo al fracaso. Qué gusto. Ya luego, si eso, a ver qué me queda por contar en el blog… bah, ya lo pensaré otro día”.

    6: Pon el máximo número de niveles de profundidad:

    Siguiente consejo: esas 347 páginas, estructúralas en múltiples niveles, cuanto más profundos mejor. Esto hará que a Google le cueste horrores indexar todas, que no se entere de qué va tu web, que se haga unos líos tremendos y jamás intente siquiera reconocer que existes por encima de la página 498 de los resultados que lanza. ¡Bien! Cuanto más alejada esté tu web del primer puesto, mejor!

    7: Olvídate de la identificación de las palabras clave origen del posicionamiento:

    Búscate en Google por el nombre de tu dominio. “rastreador y localizador de grillos sureños”. Vaya, qué faena. Sales el primero. ¡Pero si lo que tú querías era fracasar y salir en la última página! No te preocupes, en realidad lo has hecho genial.

    Seguramente nadie en el mundo mundial ni en cientos de años pondrá jamás en Google esas palabras clave. ¡Enhorabuena! Has hecho bien en ignorar del todo el tema de palabras clave, tanto en tus contenidos, como en el nombre de tus páginas, títulos de tu blog, etc. Identificar cuáles son los términos por los que mis clientes potenciales buscan el servicio que yo les puedo ofrecer, es una chorrada.

    8: Copia todo del contenido que puedas de otras webs:

    Efectivamente, ¿para qué molestarte en hacer el esfuerzo de crear contenido original, si ya hay cosas que han escrito otros que te sirven? ¡Claro! Tú sabes el tiempo que te puedes ahorrar? Qué más da, el caso es encontrar formas de fastidiar el funcionamiento de tu negocio online, (y de paso el de aquél a quien has copiado) y copiar contenido de otras webs y blogs es una de ellas.

    El contenido duplicado funde el posicionamiento. Ah! Y hablando de contenido, si de verdad no quieres que Google te encuentre, porque lo que quieres es tener una tienda sin escaparate en una calle por la que no pasa nadie, entonces no indexes tus contenidos, esto es, no envíes a Google un mapa de sitio de tu web.

    9: Pon enlaces internos sin ninguna coherencia:

    Exacto, ni aprendas cómo imprimir esa coherencia a los enlaces internos. Google podría empezar a subirte puestos y eso es todo lo que estamos intentando evitar. Así que, pon enlaces internos entre todas las páginas de tu web, a diestro y siniestro, cuantos más mejor, sin orden ni concierto,… AH! y sin tener en cuenta las palabras clave, eh?

    O bueno, también puedes optar por no poner ni un solo enlace interno dentro de tu web. Hacer cualquiera de estas dos cosas mejoraría tu posicionamiento, y mejoraría la navegación interna y la experiencia de tu usuario, tan valorada por Google. Pero tú no quieres eso. Al contrario, lo que quieres es un negocio online que se despeñe en cuanto salga a la luz. Así que, vas bien.

    10: Compra o intercambia Backlinks (enlaces externos):

    Bueno, si quieres fastidiarla un poco más, te aconsejo que vayas pidiendo a tus conocidos, contactos, etc., que pongan un enlace directo a tu web.

    Da igual a quién, aunque sus negocios online no tengan nada que ver con el tuyo. Y pon uno (un enlace de vuelta) tú también de sus webs en la tuya, esto se puede denominar “enlaces recíprocos”, y a Google le encanta encontrarlos para. ¡así penalizaros a todos!

    Consejo Bonus: Sigue tan sólo uno de estos consejos y, sino consigues un flor total de tu web, te acercarás mucho:

    Quiero decir, que si sigues solamente uno de los consejos, seguramente también conseguirás el objetivo: trastazo con la web. Por poner un ejemplo, quizá has estructurado más o menos bien la web, has configurado internamente los ajustes necesarios, el contenido es más o menos…, en fin, casi todo, pero no te preocupas de tus palabras clave, seguramente estás dejando pasar grandes oportunidades.

    Piénsatelo… ¿de verdad quieres fracasar tan estrepitosamente? Si eres principiante en internet (o no tanto) y quieres mejores consejos que estos, no tienes más que echar un vistazo al blog de Coach2Coach.

    Mi trabajo es acompañarte para que puedas hacer visible tu labor profesional. Aunque principalmente me dirijo a Coaches y profesionales del desarrollo humano, la técnica que utilizo es válida para toda persona que comienza en el mundo virtual y quiere hacerlo bien desde el principio. Mi misión, que te resulte más fácil y corto el camino para que consigas clientes a través de internet. Que te ahorres mucho tiempo y esfuerzo, que ya he invertido yo para poderte poner las cosas mucho más fáciles, poniendo mi combinación única (coaching, marketing, etc.) de conocimientos y experiencia a tu servicio.\r\nSoy Coach y Formadora, la única y primera coach de España que se ha especializado en este sentido que acabo de describirte y que ha desarrollado un programa específico para este fin, totalmente adaptable a cada persona. Soy autodidacta y mis resultados avalan mi experiencia. Por ejemplo, decenas de clientes que han llegado hasta mí a través de mi web y de mi labor personal de marketing online.\r\nEn la era de la tecnología es imprescindible tener visibilidad en la red. Hay miles de posibles clientes en internet que te están buscando y no te encuentran. ¡Tú puedes ser quien les ayude a hacerlo!\r\nSobra decir que mi línea de Coaching se centra en ti como persona y que sería una equivocación basar tu negocio en el mundo virtual, pero sí es importante que consideres su gran importancia si quieres conseguir más clientes. Yo ya cometí ese error y aprendí de ello. Y es por ese motivo que hoy tú puedes beneficiarte de mis errores porque no habría aprendido ni una cuarta parte de lo que te voy a enseñar.