7 claves para optimizar la gestión del tiempo en el trabajo por @IEBSchool

    IEBSchool - Blogger en TodoStartups“El tiempo es dinero”, esa tiene que ser nuestra máxima en la gestión del tiempo para sacarle el máximo rendimiento. En una sociedad llena de distracciones que absorben continuamente nuestro tiempo, aprender a administrarlo correctamente es fundamental para optimizar nuestra productividad, nuestro rendimiento y, lo más importante, evitar sufrir las consecuencias provocadas por el estrés que genera la sensación de no ser capaces de abarcar todas nuestras funciones.

    El tiempo es el activo más valioso que tenemos. Sin embargo  expresiones muy comunes como “no hay tiempo” son usadas incorrectamente, sería más conveniente hablar de una mala administración del mismo. ¿Estás preparado para mejorar la gestión de tu tiempo?

    Para sacar el máximo partido a nuestro tiempo tenemos que trabajar en un entorno ordenado. Por ejemplo, una mesa desorganizada nos hará consumir tiempo buscando ficheros y documentos, al mismo tiempo que nos generará frustración. Dedicar unos pocos minutos al finalizar la jornada laboral a organizar nuestros documentos en archivos y carpetas y a despejar nuestra mesa de trabajo nos permitirá optimizar el tiempo.

    El uso de una agenda es fundamental. Gracias a ella podremos planificar, organizar y priorizar todas nuestras labores.

    El establecimiento de objetivos ambiciosos pero realistas y alcanzables es el primer paso en la gestión del tiempo. Marcar objetivos inalcanzables no sólo nos impedirá aprovechar bien el tiempo sino que, además, nos generará frustración y desmotivación.

    Con los objetivos ya fijados es el momento de planificar las acciones necesarias para alcanzarlos. Realizar una reunión semanal para repasar las tareas asignadas en la semana anterior y marcar las acciones a realizar en la presente no sólo no nos hará perder tiempo sino que, además, nos permitirá ser mucho más eficiente en el desempeño de las tareas.

    El control de las acciones realizadas es elemental en la gestión de tiempo. Nos permite determinar que acciones se han ejecutado, cuáles no, investigar las causas  y proponer mejoras que nos permitan desempeñar las labores de un modo más eficiente.

    Puede que la mala gestión del tiempo tenga su origen en mecánicas de trabajo inapropiadas o, incluso, obsoletas. El cuestionamiento continuo sobre el desempeño de nuestras tareas es esencial en el ahorro de tiempo.

    Y, por último, identifica aquellos factores que te hacen perder tiempo en el trabajo. Identificarlos será el primer paso para corregirlos y mejorar nuestra eficiencia.

    ¿Te ha gustado este artículo? Si quieres aprender más sobre la gestión de los Recursos Humanos pulsa este enlace… ¿Estás preparado?