7 cosas que debes tener en cuenta si tienes una buena idea

    7 cosas que debes tener en cuenta si tienes una buena idea

    El mundo se encuentra en permanente transformación y no obstante no nos es muy complicado observar a nuestro alrededor las enormes resistencias a las que se enfrenta cualquier intento de cambiar el status quo.

    No son pocas las organizaciones donde encontramos personas que dicen: “tengo ideas excelentes, pero no estoy seguro de que mi empresa las acepte”

    En cualquier caso no siempre es culpa del entorno, sí que existen ciertas variables que podemos controlar y que hacen que una idea sea presentada desde el punto de vista más atractivo para la otra parte.

    ¿Qué es lo que solemos hacer mal cuando presentamos una idea?

    1. Olvidar el por qué último y el impacto que tendrá la idea: Cuando quieres que otros cambien tienes que explicarles de manera clara qué impacto tendrá su propuesta para ellos. Siempre hay que explicar por qué es necesario cambiar, qué ventajas nos traerá a cada uno.

    2. ¿Qué impacto tendrá en el negocio? ¿Obvio? No tanto. Muchas ideas se olvidan de este importante aspecto y es complicado que lleguen muy lejos sin solventar esta cuestión.

    3. No te rindas tan pronto: ¿Cuantas buenas ideas se quedan en los cajones tras comentarlas con un compañer@ y recibir un feedback negativo? Si realmente crees en una idea, contrasta su idoneidad con más de una persona. Si tú no crees en esa idea ¿quién te la comprará?

    4. Implica a cuanta más gente mejor: Si quieres impulsar un cambio necesitarás gente que crea en tu idea, personas que cuestionen, hagan preguntas y finalmente convencidos impulsen la idea dentro de la organización

    5. Prueba: Cualquier idea, cualquier cambio requiere que se haya probado. Es importante testar la idea y obtener las respuestas para anticiparse a todas las objeciones que con seguridad recibiremos.

    6. Aguanta: No te tomes el rechazo como algo personal. Simplemente está en nuestra naturaleza humana. No nos gustan los cambios, mentalízate y aíslate de las críticas. Coge tu chaleco antibalas y ve por ello si realmente crees en tu idea.

    7. Filtra mínimamente tus ideas: Revisa si tu idea cumple todo lo anterior. Si morirías por tu idea. Hay personas que son tan imaginativas que son auténticas máquinas de disparar ideas y si sus ideas no han tenido un período de reflexión rápidamente son rechazadas porque o bien no son capaces de crear un impacto, bien no tendrán impacto en el negocio o simplemente han olvidado demasiados aspectos que claramente la invalidan.

    Es un hecho que los emprendedores (o intraemprendedores) que tienen éxito siempre se preguntan “¿Y si…?”, pero también es cierto que saben a qué batallas destinar sus energías, cuáles son las ideas que tendrán un impacto real.

    ¿Has tenido una idea y rápidamente te has rendido?

    ¿Tienes muchas ideas y te tomas personalmente las críticas?

    ¿Te guardas tus ideas para ti o te gusta compartirlas?