7 Formas de Rechazo Organizacional por @Carlos_Togaz

    Carlos Togaz - Blogger en TodoStartupsLos “Job-Seekers”, nos enfrentamos todos los días al “rechazo” organizacional, lejos de deprimirnos, debemos usar esas experiencias para aprender, hacernos más fuertes, estar preparados, y sobre todo no tomarlo como algo personal.

    Pero, ¿qué hacer, cuando ni siquiera sabemos que nos han rechazado?, es decir, acudes y pasas entrevistas, pruebas de conocimientos, tests de personalidad, etc., y al final sin saber en qué momento, simplemente nos dejan de contemplar, sin previo aviso, ni posterior. Por eso, nuevamente, basándome en mi “triste” experiencia, les presento: 7 formas de darse cuenta de que han sido rechazados, desplazados, dejados de lado, terminados.

    Todo, con el fin de evitarles falsas esperanzas y dejar de perder el tiempo esperando una respuesta que (sépanlo) nunca llegará.

    1. “Tu perfil se adecua más a ‘tal’ área de la empresa…”

    Dan la impresión de que te toman en cuenta para otro puesto, pero en realidad están diciéndote que no eres apto o no cumples con el perfil solicitado, así que no, no continuarás.

    2. “Estás sobre-valorado para  el puesto…”

    Cuando te dicen esto, no importa cuánto intentes para hacerles ver que puedes adaptarte, que no te importa, es inútil.

    3. “Aún no hemos tomado una decisión”

    Es común que te digan algo así, cuando te comunicas después de una semana o la fecha en que quedaron “formalmente” de avisarte. De igual forma, esto indica que ya no te están contemplando.

    4. “Nos interesa mucho tu perfil, pero para una vacante que se abrirá dentro de una semana…”

    Pues, no existe tal vacante, puedes ir en busca de otra oportunidad.

    5. “El proceso de reclutamiento se está alargando demasiado, te recomiendo que busques otras opciones”

    ¿Necesita explicación?

    6. “Si nos interesa tu perfil, pero solo podemos ofrecerte ‘una mie…’ de sueldo”

    Con este argumento intentan obligarnos a bajar nuestras expectativas salariales, aprovechándose de nuestra necesidad. En este caso, es nuestra obligación decir NO, puesto que si nos conformamos y malbaratamos nuestro trabajo, esto nunca cambiará y acostumbraremos a las empresas a que pueden pagarnos lo que se les antoje, lo cual, no solo nos afecta directamente, si no a las nuevas generaciones de egresados.

    7. “(nada)”

    Así, tal cual, no dicen ‘nada’, llamamos y nos dan largas, o quedan de comunicarse y ‘nada’, pasa el tiempo y ‘nada’, y seguirá sin pasar ‘nada’ porque no están interesados. A pasar página.

    Lo más correcto sería, desde mi punto de vista, que se fuera sincero con los postulantes, retroalimentarlos, hacerles saber la verdad, sobre que estuvo ‘mal’ o que necesitan ‘corregir’ o en que necesitan capacitarse, para cuando se enfrenten a una situación similar puedan obtener resultados diferentes. Sin embargo, la mayoría de las veces todo queda así, incierto, es no queda más que aprender y seguir.