Adaptarte y pivotar

    Quiero que se fijen bien en la siguiente imagen, quiero que la reconozcan bien , me gustaría que estuviesen unos segundos mirándola:

    Esta imagen, representa a un camaleón cambiando de color, camuflándose con el ambiente, por diversas razones. Ahora, se preguntarán.. ¿qué tiene que ver un camaleón con una startup, o con el proceso de emprendimiento? Tiene que ver muchísimo.

    Los camaleones, se camuflan en el ambiente para defenderse, para conseguir alimento etc.. en conclusión: se camuflan en el ambiente para sobrevivir.

    ¿Les recuerda a algo la palabra “sobrevivir”? Sí, exacto: las startups llevan a cabo una supervivencia en uno de los ambientes más agresivos, competitivos y peligrosos del mundo.

    Y de hecho, el camuflaje es uno de los elementos esenciales en las startups también, porque implica una adaptación al medio. Sobre eso es sobre lo que vengo a hablar hoy, sobre la necesidad de adaptarse y de pivotar (en el caso de que fuera requerido) para triunfar en el nuevo “juego empresarial”.

    Adaptarse es esencial, eso es algo que nadie puede discutir; que las startups deben adaptarse, también.  Cuando entras a formar parte de este ambiente, lo primero que hay que hacer es estar abierto a todo: no sabes quien te va a ayudar o quién no lo va a hacer. Y dependiendo de las situaciones que se vayan dando, es necesario adaptarte a lo que te vaya sucediendo, no decir que no a nada a no ser que sea realmente algo dañino.

    Y aquí interviene el hecho de pivotar, que quiere decir, cambiar radicalmente de vía (más o menos). Sobre este hecho, voy a contar una historia, porque considero que la mejor forma de explicar este tipo de elementos es con ellas:

    Todo el mundo conoce Flickr, eso seguro. Muchos de ustedes seguro que cuelgan allí fotos (espectaculares, por cierto) de lo que más desean: eventos, viajes, personales etc… y mucha gente ha conseguido trabajo (a través de exhibirse) gracias a sus galerías de fotos.

    Lo que ya no es más común conocer, es que Flickr no nació con la intención de ser la galería de fotos que es actualmente: Flickr nació con la idea de ser un juego. Sí, sí, un juego en el que los usuarios interactuaban y podían invertir su tiempo allí.

    Lo que sucedió fue que la mayoría de los usuarios usaban un chat que estaba habilitado para enviar fotos, para enseñarse fotos unos a otros. La finalidad del chat, obviamente, no era esta, sino la de comentar acciones del juego u otros elementos relacionados con él.

    Los creadores de Flickr, se dieron cuenta, de que la gente dejaba de usar el juego y solo entraba al chat para comentar las fotos, para enviar sus propias fotos etc… con lo que reaccionaron abandonando el juego y centrándose en pulir el hecho de que pudiesen enviar fotos.

    Esto no sucede muy a menudo: hay un miedo que propicia no cambiar, que propicia no dar un paso más y hacer lo que realmente el cliente quiere. A veces, la solución a muchos problemas está ahí delante, y sólo hay que cogerla.

    Porque realmente, adaptarse es algo necesario, y pivotar también.

    “No puede impedirse el viento. Pero pueden construirse molinos.”