Aprende finanzas con el Partido Popular por @Manzanerame

    Antonio Manzanera - Blogger en TodoStartupsHago otro breve receso en la promoción de mi novela “El informe Müller” para hablaros de finanzas y partidos políticos, en este caso el Partido Popular (PP), aunque conclusiones muy similares podrían extraerse de otras formaciones políticas españolas.

    Pero me ocupo ahora del PP porque ha publicado en su página web las cuentas anuales de los ejercicios 2008, 2009, 2010 y 2011. Merece la pena que echemos un vistazo a tales documentos pues contienen algunas cuestiones de interés para los emprendedores.

    En España los partidos políticos, como los sindicatos, viven de las subvenciones no de las aportaciones de sus afiliados vía cuotas.

    Las subvenciones son de dos tipos: las ordinarias que reciben cada año, y las electorales que sólo cobran si hay elecciones ese año. En otras palabras, los partidos políticos tienen un suelo de ingresos (unas ventas cautivas, podríamos decir) que serían el sueño de cualquier emprendedor. Sentarse a esperar y ver cómo el dinero cae mansamente en la cuenta corriente de su empresa sin tener que hacer nada.

    Es importante destacar entonces que en el caso del PP (como en el del PSOE y otros partidos políticos con representación parlamentaria) supone un evento financiero importante que ese año haya elecciones, pues los ingresos se disparan en los ejercicios electorales gracias a las subvenciones. Y los partidos han tenido suerte: de los cuatro años analizados, el único que no hubo elecciones fue 2010, y por ello los ingresos del partido fueron 84 millones, muy lejos de los 135 que hubo en 2011. Suerte. Eso es algo que los emprendedores necesitan. Los partidos políticos en España en ese sentido tienen mucha suerte.

    Ahora bien, si un año tienes muchos ingresos y el año siguiente tienes muchos menos, entonces entrarás en crisis. Cualquier emprendedor entraría en crisis, ¿no?

    Pues el PP, no. Los financieros del PP son unos magos, pues a pesar de que en 2010 los ingresos fueron muy inferiores, el beneficio a final de ese año casi cuadruplicó el de 2011 (de hecho a pesar de la crisis de estos años el PP siempre da beneficios, si fuese una empresa yo compraría acciones ya mismo).

    ¿Dónde está la magia? En que el PP buena parte del dinero que recibe de nosotros (perdón, quise decir de las subvenciones públicas) se lo gasta en publicidad, propaganda y “otros servicios” (que no se sabe muy bien qué son porque las cuentas no los detallan). En definitiva: si hay elecciones, cobran y gastan. Si no hay elecciones, no cobran y no gastan. Como veis es una buena política financiera. Con los 70 millones de euros que reciben de subvenciones ordinarias haya o no haya elecciones, el PP paga las nóminas y todos sus gastos corrientes. Lo demás es regalo. El “icing on the cake”.

    Otro aspecto interesante. El PP suele tener en tesorería unos 20 millones de euros. Como lo oís. La suma de los saldos de las cuentas corrientes del partido arrojan unos sabrosos 20 millones de euros. En inversiones financieras a corto en 2011 sólo tenía 2,5 millones de euros, luego alguien debería decirle al tesorero del partido (al nuevo, el antiguo llamado Bárcenas está en la cárcel) que tener esa cantidad en tesorería no es financieramente saludable.

    Otra lección para emprendedores: el PP sabe que la razón financiera por la que muere una empresa (en su caso, un partido) es la insolvencia o incapacidad de hacer frente a los pagos. Ellos no sufren ese problema, como veis. Le han puesto remedio.

    Además el PP no tiene problemas para gestionar su circulante. Empecemos por el cobro a clientes (las Administraciones Públicas). Fijaos: si bien en es cierto que el Ministerio del Interior debía al PP unos 30 millones de euros en diciembre de 2011, tened en cuenta que ese año recibieron subvenciones de 120 millones.

    Considerando que el Ministerio estaba al día en 2010, nos sale que el plazo de cobro del PP es de aproximadamente 3 meses. Eso no es muy bueno (diréis), sobre todo teniendo en cuenta que el PP es buen pagador y debía sólo 8 millones a proveedores en 2011 (gastó más de 92 millones en generales ese año).

    Entonces, ¿cómo consiguen los magos financieros del PP no pasar apuros de tesorería?

    Sencillo, con otra lección para emprendedores. Recurriendo al crédito bancario. En 2011 el PP tenía créditos bancarios concedidos por valor de… 30 millones de euros. Justo lo que le debía el Estado por subvenciones concedidas y no pagadas. El PP no tendrá problemas en cubrir la deuda pues sabe que antes o después cobrará del Ministerio y asunto concluido. La lección es: usa la deuda para financiar cobros ciertos de clientes.

    Alguno os estaréis diciendo. “Sin embargo yo voy al banco a pedir crédito para financiar mi circulante y el director de la oficina se ríe en mi cara. ¿Cómo hace el PP para que los bancos le abran el grifo del crédito?”

    Pues… eso yo no lo sé. Habrá que preguntárselo a Cospedal.